Secciones

Cambio Climático ¿Por qué al agua del mar está más caliente en septiembre que en julio?

Las características del agua hacen que el aumento de la temperatura del mar se retrase dos meses respecto a la subida de las temperaturas en tierra

En septiembre arranca el otoño climatológico. Nos despedimos de los días estivales de calor y sol y damos la bienvenida a las temperaturas más frescas. Sin embargo, si nos acercamos a la playa en septiembre u octubre, descubriremos que la temperatura del mar puede ser más agradable que al principio del verano.

¿Cómo es posible que al agua esté más cálida en septiembre que en julio?

Para entender el por qué tenemos que tener en cuenta las principales características físicas del agua. Además de ser un mal conductor del calor, el agua tiene una gran capacidad para retener la energía.

Esto hace que, por un lado, para aumentar solo un poco la temperatura del agua se necesite mucha energía. Y, por otro lado, una vez que la temperatura ha aumentado, el calor ganado se disipa muy lentamente.

¿Cómo se calienta el agua del mar?

El sol es el responsable de que el agua del mar se vaya calentando a lo largo del año. Durante los largos días del verano la radiación solar y el aumento de la temperatura del aire calienta los primeros centímetros de la capa superficial del océano.

A medida que aumenta la temperatura del agua superficial disminuye la densidad de este agua. De modo que el agua cálida superficial es menos densa que el agua fresca del fondo. Estas zonas de diferente densidad favorecen la circulación del agua y poco a poco se van calentando también los niveles de abajo.

Temperatura superficial del mar el 1 de julio de 2020. Datos GHRSST Level 4 MUR. Fuente: NASA Worldview.

Con la llegada del otoño disminuye la radiación solar y la temperatura del aire comienza a bajar. Pero no así la temperatura del agua del mar, que es capaz de retener el calor ganado. Las temperaturas del agua no empiezan a bajar hasta el final del otoño.

El cambio de temperatura del agua del mar se retrasa 2 meses respecto al aumento de la temperatura del aire.

¿A qué temperatura está el agua de nuestras costas?

Existen grandes diferencias en las temperaturas del agua de nuestra costas. En el cálido Mediterráneo a principios de julio las temperaturas del agua en Barcelona o Valencia rondaban los 25ºC y 26ºC, respectivamente. Al finalizar agosto las temperaturas ya superan los 27ºC.

Hasta 8ºC de diferencia con las aguas de la costa gallega, abierta al Atlántico. Aunque su temperatura también a aumentando en torno a 2ºC desde principios de julio cuando estaba cerca de los 17ºC.

Temperatura superficial del mar el 30 de agosto de 2020. Datos GHRSST Level 4 MUR. Fuente: NASA Worldview.

En la costa cantábrica y las Islas Canarias, aun estando en el Atlántico, las temperaturas son más agradables. En la cornisa cantábrica, con su situación más protegida del mar abierto, las temperaturas oscilan entre los 20 y 22ºC entre inicio y fin del verano. Las Islas Canarias, en cambio, se ven favorecidas por su latitud más cercana a los trópicos y alcanzan hasta los 23ºC en septiembre.

Impacto del cambio climático

Además de la variación estacional de la temperatura superficial del mar, el cambio climático está provocando un fuerte aumento de las temperaturas. En el norte del Atlántico se estima que desde 1981 la temperatura media del mar ha aumentado cerca de 0,2 °C por década. En el Mediterráneo el aumento ha sido de más de 1ºC desde 1982.

Anomalía de la temperatura superficial del mar Mediterráneo respecto al periodo de referencia 1993-2012. Fuente: Copernicus Marine Environment Monitoring Service.

Como muestran los últimos estudios, el aumento de la temperatura del mar se ha acelerado las en las últimas cinco décadas y se prevé que este aumento de la temperatura continuará durante este siglo.