Secciones

Actualidad Por dónde se ‘cuela’ el polen en tu casa y cómo evitarlo

Toma nota de estos consejos para evitar que tu casa sea un «coladero» de alérgenos que perjudiquen tu salud

Muchas veces creemos que nuestro hogar es un lugar seguro, un espacio en el que confiar, libre de cualquier amenaza. Pero, no siempre es así. Los alérgicos no tienen por qué encontrar en sus casas precisamente su principal zona de ‘confort’.

De hecho, en muchas ocasiones, los estornudos, el escozor de ojos o el cosquilleo en la nariz -síntomas comunes de la alergia- suelen aparecer en espacios cerrados e interiores.

¿Por qué el aire de nuestro hogar está contaminado?

La contaminación del aire de los espacios interiores puede ser hasta cinco veces más alta que la del exterior. Además de las partículas en suspensión procedentes del polvo y ácaros, el polen suele ser otro de los grandes ‘enemigos’ de los espacios cerrados.

No creas que el contacto con el polen sólo se produce en espacios arbolados, parques o jardines. Tampoco son las plantas que tienes en casa las culpables de que los síntomas de tu alergia se agraven cuando entras por la puerta.

Muchas veces, somos nosotros mismos los responsables de impregnar el ambiente de alérgenos y abrirle las puertas de nuestra casa al polen.

Purifica el aire y olvídate

Impactados a diario por los alérgenos y la contaminación atmosférica que azota a las ciudades, cobra especial importancia conseguir espacios libres de agentes contaminantes, principalmente en zonas cerradas.

Es importante saber de dónde proceden estas partículas para intentar cercarlas, pero una vez dentro es igualmente relevante conocer que existen soluciones para erradicarlas.

Los purificadores se han convertido en la mejor alternativa para eliminar las partículas nocivas de los espacios interiores. Una tecnología capaz de eliminar de forma rápida y sencilla los gases contaminantes y alérgenos que se encuentren en el hogar.

Por ejemplo, los purificadores de aire Dyson no son sólo un ventilador. Son capaces de eliminar más del 99,9% de los alérgenos y agentes contaminantes, incluyendo el polen, las bacterias y las partículas ultra-finas, además de los olores.

Te ayudarán a limpiar el aire de tu hogar rápidamente y podrás respirar tranquilo en tu propia casa.

¿Por dónde entran los alérgenos?

Los gametos de las flores viajan sin control por el aire, y no sólo movidos por el viento. Realizan su travesía adheridos a otros elementos. De ahí, que sea importante conocer las vías de entrada a nuestra casa que tienen los alérgenos:

Ropa, zapatos y pelo

La ropa suele ser el principal transmisor de alérgenos a espacios interiores. Los granos de polen se quedan atrapados en los tejidos y en los zapatos, y así entran con facilidad no sólo a nuestras casas, sino también a nuestros armarios. Lo mismo ocurre con nuestro pelo, sobre todo en las largas melenas.

-Se recomienda: en épocas de elevada polinización cámbiate de ropa nada más llegar a casa y métela a la lavadora. Como alternativa, puedes cepillarte la ropa antes de entrar. Haz lo mismo con tu cabello. Si dejas los zapatos en la entrada, mejor que mejor.

Ropa tendida

Tender en el exterior tiene sus ventajas, pero lo cierto es que para los alérgicos no tiene ninguna. Durante los meses de primavera no conviene en absoluto tender fuera, ya que las prendas se impregnan de polen con facilidad, sobre todo durante las primeras horas del día y al atardecer durante los periodos de floración.

-Se recomienda: revisa los niveles polínicos y rescata tu tendedero de interior cuando éstos estén elevados. Tiende dentro y evitarás que el polen entre en casa a través de tu ropa limpia.

Ventanas

Ventilar correctamente las viviendas es una de las tareas principales a la hora de sanear el aire contaminado del interior. Sin embargo, abrir las ventanas en horas no recomendadas puede ser igual de peligroso que no abrirlas nunca.

-Se recomienda: Los intervalos de tiempo entre las cinco y las diez de la mañana y los comprendidos entre las siete y las diez de la noche son los que mayor acumulación de polen protagonizan. Intenta evitar estas franjas horarias para ventilar.

Peluches

Nos encantan los peluches para los niños, pero lo cierto es que tenemos que mantener una limpieza rigurosa de los mismos para evitar problemas sanitarios. Su pelaje es un «nido» perfecto no sólo para el polvo y los ácaros, sino también para los alérgenos.

-Se recomienda: lava los juguetes y peluches de los niños con frecuencia (una vez a la semana si tu hijo es alérgico) y hazlo con temperaturas altas. Evita aquéllos que tengan mucho pelo o recovecos donde se pueda acumular la suciedad.

Cortinas, alfombras y ropa de cama

Tras una simple alfombra, un tapete, una cortina o una manta se puede esconder la verdadera razón de que estés estornudando. Los ácaros del polvo son la principal causa de alergia en España y encuentran en el mobiliario y textiles su lugar favorito para anidar.

-Se recomienda: si tienes alergia evita textiles con «pelo» en la medida de lo posible (mantas, colchas, alfombras…). Puedes limpiar los muebles con una tela húmeda o una aspiradora una vez a la semana. En el caso de los colchones y almohadas puedes protegerlas con cubiertas anti-ácaros.

Mascotas

Las mascotas transportan los alérgenos igual que las personas y anidan en ellos igual que en una manta. Sus paseos por los parques, por la hierba y entre plantas les convierte en principales portadores, y su largo pelaje en un inconveniente para desprenderse de ellos.

-Se recomienda: pásale por las patas al entrar en casa una toalla húmeda y lávalos con frecuencia durante los meses de primavera. Cepilla su cabello a diario antes de entrar a casa y evita que se suba al sofá y a la cama.