Secciones

Cambio Climático ¿Podría volver a ser verde el gran desierto del Sáhara?

Hace millones de años ya lo fue, y se cree que podría volver a tener vegetación

En algún momento, entre 11.000 y 5.000 años atrás, después de terminar la última edad de hielo, el Sahara se transformó. Sobre las dunas arenosas del desierto más grande del mundo creció vegetación y el aumento de las lluvias formó nuevos lagos.

Cerca de 9 millones de kilómetros cuadrados del norte de África se volvieron verdes, atrayendo animales como el hipopótamo, antílope, elefante o el uro. Este exuberante paraíso se fue hace mucho tiempo, pero ¿podría regresar alguna vez?

Hace miles de años el Sáhara pudo tener un aspecto mucho más verde que en la actualidad. Fuente : NASA

La respuesta es que sí. La formación del Sáhara verde, también conocido como el período húmedo africano, lo causó un cambio en la rotación orbital de la Tierra, un patrón que se repite cada 23.000 años. Sin embargo, debido al aumento continuo de las emisiones de gases de efecto invernadero generadas por los humanos, el cambio climático podría retrasar la llegada de otro futuro periodo más verde.

La formación del Sáhara verde, también conocido como el período húmedo africano, lo causó un cambio en la rotación orbital de la Tierra

El aumento del verdor en el Sáhara, ocurrió porque hace unos 8.000 años, la inclinación del eje terrestre comenzó a variar de unos 24,1 grados hasta los 23,5 grados. Esa variación de inclinación marcó un antes y un después de como sería el desierto.

Un Sáhara con más vegetación podría ser una realidad, aunque los científicos aún no han calibrado del todo el impacto que tendrá el aumento de los gases efecto invernadero sobre la vuelta de ese potencial escenario.

Durante ese periodo, el hemisferio norte está más cerca del sol durante los meses de invierno. Sin embargo, durante el periodo más verde del Sáhara, el hemisferio norte estaba más cerca del sol durante los meses de verano.

Ese cambio produjo un aumento de la radiación solar en el hemisferio norte de la Tierra durante los meses de verano. La mayor cantidad de energía procedente del sol amplificó el monzón africano, provocando un cambio de viento estacional en la región causado por las diferencias de temperatura entre la tierra y el océano.

El Sáhara hoy, aunque un día estas grandes superficies de arena podría cubrirse de verde.

El aumento de temperaturas sobre el Sáhara, creó una zona de bajas presiones que favorecía el transporte de humedad desde el océano Atlántico hacia el desierto. Por lo general, el viento sopla desde tierra firme hacia el Atlántico, transportando polvo en suspensión qué fertiliza la selva amazónica y construye playas en el Caribe.

Con el aumento de humedad el Sáhara se fue transformando. Antaño una gran extensión arenosa, llegó a ser como una estepa cubierta de hierba y arbustos. A medida que los animales prosperaban, los humanos también lo hacían. Finalmente domesticaron búfalos y cabras e incluso crearon un sistema temprano de arte simbólico en la región.

Una Tierra tambaleante

Pero, ¿por qué cambió la inclinación de la Tierra en primer lugar? Para comprender ese cambio monumental, los astrónomos han observado otros planetas vecinos de la Tierra en el sistema solar.

«La rotación axial de la Tierra se ve perturbada por las interacciones gravitacionales con la luna y los planetas más masivos que en conjunto producen cambios periódicos en la órbita de la Tierra. Uno de esos cambios es un «bamboleo» en el eje de la Tierra.

Un aumento del flujo de aire desde océano Atlántico convirtió este gran desierto en una extensión verde hace miles de años.

Ese bamboleo es precisamente lo que coloca al hemisferio norte más cerca del sol en verano, lo que los investigadores llaman un máximo de insolación de verano del hemisferio norte, cada 23.000 años.

Según un estudio publicado por primera vez en la revista Science en 1981, se estima que el hemisferio norte tuvo un aumento del 7% en la radiación solar durante ese periodo del Sáhara Verde en comparación con ahora. Ese aumento podría haber aumentado las lluvias monzónicas africanas entre un 17% y un 50%, según otro estudio publicado posteriormente en 1997 también en la revista Science.

Se estima que el hemisferio norte tuvo un aumento del 7% en la radiación solar durante ese periodo del Sáhara Verde en comparación con ahora

Lo que resulta especialmente interesante para los investigadores, es la manera abrupta en la que apareció y desapareció ese verdor, ya que tuvo lugar en tan solo 200 años. Es un periodo relativamente corto de la historia climática de nuestro planeta.

El cambio en la radiación solar fue gradual, pero el paisaje cambió de repente. Es, según dicen los investigadores, un ejemplo de cambio climático abrupto a una escala que los humanos notarían.

Se prevé que el próximo máximo de insolación de verano en el hemisferio norte, volverá a ocurrir dentro de unos 10.000 años, entonces podríamos volver ver un  Sáhara Verde. Pero lo que los científicos no pueden predecir, es cómo afectará el aumento de los gases de efecto invernadero a este ciclo climático natural.

Durante el Sáhara verde aparecieron animales como el rinoceronte.

Existe evidencia geológica basada en el análisis de sedimentos oceánicos, de que estos eventos del Sáhara Verde debido a cambios orbitales ocurrieron ya en la época del Mioceno hace entre 23 y 5 millones de años. Entonces, había períodos en los que la concentración de dióxido de carbono atmosférico era similar, y posiblemente más alta, que los niveles actuales.

Por lo tanto, es muy probable que un futuro el gran desierto del Sáhara se vuelva a teñir de verde. El aumento de los gases de efecto invernadero de hoy podría incluso tener su propio efecto ecológico en el Sáhara, aunque no con el grado de intensidad producido por esos cambios orbitales.

VÍDEO RELACIONADO: LOS COLORES ORIGINALES DEL PLANETA SIN LA HUELLA DEL CAMBIO CLIMÁTICO