Secciones

Actualidad ¿Podemos esperar más nieve en febrero? Las efemérides responden

En febrero, último mes del invierno, todavía se pueden producir grandes nevadas. Recordamos algunas de ellas.

VÍDEO: EFEMÉRIDES DEL MES DE FEBRERO

Después de un enero lleno de nieve, muchos se preguntan si febrero nos puede traer otra gran nevada. En Febrero la temperatura media sube entre 1ºC y 2ºC y los días son cada vez más largos, pero el invierno continúa y todavía se suceden los temporales de nieve. Rescatamos algunas de las efemérides que así lo confirman.

Número medio de días de nieve en febrero, para el periodo de referencia 1981-2010. Fuente: César R. Ballesteros.

Las nevadas pueden ser aún copiosas, sobre todo en el tercio norte peninsular. Fue en febrero cuando se produjo una de las nevadas históricas más recordadas en Cantabria y Asturias. El 14 de febrero de 1888 comenzó a nevar y no paro hasta el día 20. La región quedó totalmente incomunicada y en el Puerto de Pajares las avalanchas llegaron a arrastrar caseríos, acabando con la vida de muchas personas.

Más recientemente, en el 2015, Cantabria volvió a vivir otro gran temporal de lluvia y nieve. Tal fue la nieve acumulada en los valles cantábricos del centro y las zonas altas de la mitad occidental, que la localidad de Tresviso, a 900 metros de altitud, quedó totalmente incomunicada durante 28 días.

San Sebastián

La nieve también ha sorprendido más de una vez a la costa guipuzcoana. El 20 de febrero de 1996 las intensas nevadas paralizaron la ciudad de San Sebastián. Los espesores de nieve alcanzaron los 28 cm en algunos puntos de la ciudad y el suelo permaneció cubierto de nieve hasta cuatro días más. 22 años más tarde la estampa se volvió a repetir, con acumulados de hasta 14 cm el 28 de febrero de 2018.

Más habituales son las nevadas en el Pirineo Navarro y Aragonés. El 11 de febrero de 2009 se acumularon espesores superiores a un metro en menos de 24 horas en toda la red del Pirineo Aragonés. En el 2015 las nevadas, también de un metro de espesor en la zona de Roncesvalles y el Valle de Aezkoa, alcanzaron la ciudad de Pamplona, dejando hasta 15 cm de nieve.

Palma de Mallorca

Aunque la nieve también puede llegar a las islas del Mediterráneo. En el 2012, en la que fue la peor nevada desde 1956, la nieve al nivel del mar llegó a cortar varias carreteras en Palma. Tres años más tarde, en el 2015, la nieve volvió a cubrir Mallorca, con espesores que superaron los 35 cm en altitudes superiores a los 500 metros.

Por tanto, por muy poco probable que sea que se vuelva a repetir una nevada como la causada por Filomena, todavía puede ser pronto para despedirnos de la nieve.