Secciones

Actualidad Playas y coronavirus: ¿cómo puede afectar el viento al contagio en la costa?

El viento puede acelerar la sedimentación del coronavirus, aunque también es un posible factor de incremento de la distribución de sus partículas

VÍDEO: ¿PUEDO CONTAGIARME DE CORONAVIRUS EN LA PLAYA Y PISCINA?

En las últimas semanas, el número de fallecimientos y afectados con por el coronavirus COVID-19 se ha visto reducido de forma notable. Unas cifras notablemente inferiores que han permitido comenzar la desescalada en gran parte del territorio español.

Sin embargo, con el comienzo del desconfinamiento y sus distintas fases también se ha iniciado la toma de decisiones, medidas y acciones para la vuelta al comienzo de la ‘nueva normalidad’. Estas estrategias en un país turístico, de sol y mar, deben tener en cuenta áreas tan populares como las playas.

Pero ¿cómo puede afectar el viento al contagio del coronavirus COVID-19 en las playas?

Playa de El Postiguet, Alicante

En palabras de Víctor Jiménez Cid, catedrático del departamento de Microbiología y Parasitología en la Universidad Complutense de Madrid, inicialmente la fuerza del viento podría ofrecer múltiples ventajas en la lucha contra el coronavirus.

“En principio el viento tendría un efecto beneficioso acelerando la sedimentación de las partículas y su desecación”, destaca Jiménez Cid.

Dispersión y capacidad infectiva

No obstante, hay que tener en cuenta que el aire y la brisa puede también incrementar la distancia de incidencia de estos patógenos. “En el caso de partículas pequeñas o aerosoles, se aumentaría sobre todo distribución, pero también las diluiría en el ambiente lo que reduciría notablemente su capacidad infectiva”, detalla Jiménez CID.

Si se disemina el virus, también hay menos riesgo de que se pueda inhalar la cantidad suficiente

En este sentido, la semana pasada Fernando Simón portavoz del Ministerio de Sanidad contra la pandemia del coronavirus COVID – 19 ya señalaba que si el viento disemina el virus también hay menos riesgo de que otras personas puedan inhalarlo.

“Las playas con mayor viento lo que hacen es dispersar más los posibles virus”, indicaba Simón en rueda de prensa. No obstante, también hacía hincapié en que por el momento se desconoce el peso que el viento y la diseminación puede tener en el incremento de los riesgos de acudir a una playa.

Playa vacía de Benidorm, Alicante

«Lo cierto es que si se disemina el virus, también hay menos riesgo de que ciertas personas puedan inhalar la cantidad suficiente«, apuntaba Simón en dicha comparecencia.

COVID-19 y relación con el viento

Debido a la rapidez con la que se ha producido la pandemia, por el momento muchas de las dudas de los ciudadanos y cuestiones asociadas al coronavirus COVID-19 todavía no tienen una respuesta clara por la comunidad científica.

Así, varios estudios realizados en los últimos meses han evaluado la relación de ciertas condiciones atmosféricas, como el viento, en la propagación del virus. Aunque sus resultados no son muy concluyentes.

Las playas con mayor viento lo que hacen es dispersar más los posibles virus

De este modo, una investigación realizada en base a los datos recogidos en 166 países evaluó diversos factores como el calor, la lluvia, la fuerza del viento, la edad de la población y el índice sanitario, entre muchos otros.

Estos expertos concluyeron que “la pandemia de COVID-19 puede ser parcialmente suprimida con aumentos de temperatura y humedad”, sin hacer referencia clara a los factores de viento y la influencia que tienen las corrientes de aire en la propagación del coronavirus.