Secciones

Actualidad ¿Playa, piscina o río? Expertos explican dónde podrían producirse más contagios

El CSIC publica un informe sobre la superviviencia del SARS-CoV-2 en ambientes acuáticos.

VIDEO. ¿PUEDE HABER CONTAGIOS DE CORONAVIRUS EN EL MAR O PISCINA?

Gran parte de España ha dado un paso más en la desescalada al entrar en la fase 1. La mayor permisividad y libertad de movimientos dentro de una provincia, permitirá nuevas actividades en ríos, piscinas o en el mar (la apertura de las playas está prevista en la fase tres de la desescalada). Pero, ¿cuál es la probabilidad de contagiarnos en estos entornos?

Investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) han elaborado un informe sobre la superviviencia del Covid-19 en ambientes acuáticos. Concretamente ha hecho una distinción entre piscinas, ríos, pozas, arena, mar, e incluso en la brisa marina.

Agua de mar

Pese a que el virus puede llegar al mar a través de vertidos de aguas residuales, no hay evidencia científica de que el virus puede sobrevivir en el agua salada.

Sin embargo, el texto asegura que «la acción conjunta de la sal del agua de mar, la radiación ultravioleta solar (UVB) y la alta temperatura de la arena son favorables para la desactivación de los agentes patógenos».

Estos factores junto a la presencia de sal (biocida eficaz) contribuirían a una disminución de la carga viral y a una capacidad limitada de transmisión y contagios.

barco en el mar

Arena de la playa

La polémica ha llegado a las playas tras la fumigación de la arena con lejía en Azahara de los Atunes (Cádiz). Precisamente el informe ha hecho referencia a este tipo de productos asegurando que «no es recomendable la desinfección con los procedimientos habituales para espacios públicos urbanos».

El virus queda desactivado en la arena a una temperatura superior a 56 grados, asegura el estudio

El virus puede quedar depositado en la arena por gotículas de los infectados, y aunque la radiación solar lo desactiva, factores como la latitud, época del año, o condiciones meteorológicas pueden alterarlo.

Se ha demostrado que la arena a una temperatura de más de 56 grados puede matar el virus, aunque el CSIC recuerda que el calor o la radiación solar varían mucho en función del lugar y época.

playa de la concha en San Sebastián

Ríos, lagos y pozas

El informe asegura que estos entornos son los más favorables para las transmisión del coronavirus al tratarse de «ambientes naturales de agua dulce«.

Destaca especialmente limitar el uso de pozas, de agua remansada, un posible «foco de acumulación del virus». Estos medios acuáticos son los más desaconsejables para uso recreativo por su mayor capacidad de contagios.

Las pozas son los medios acuáticos más favorables para la transmisión del coronavirus

Respecto a los ríos y lagos aconseja «respetar la distancia en el espacio exterior al área de baño«, así como no sobrepasar los límites en el número de bañistas.

bañista en lago

Piscinas

A pesar de que el estudio reconoce que “no hay evidencia de que el virus pueda transmitirse a las personas a través del agua en piscinas, jacuzzis, o spas«, es necesario que tengan una concentración de cloro libre recomendada de entre 1 y 3 mg/L. «Se debe realizar una monitorización correcta de las concentraciones de cloro libre presentes en todo momento en el agua».

nadador en piscina

Brisa marina

¿Son los aerosoles que se generan a la orilla del mar por el rompimiento de las olas y la brisa marina capaces de transportar al coronavirus?

El CSIC asegura que no hay suficientes estudios que permitan su propagación. Ni la OMS, ni los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades han advertido que el virus pueda propagarse por la brisa marina o la brisa costera». Por lo que no hay evidencia de que el viento en la playa pueda favorecer a los contagios por COVID-19.

VER MÁS. ¿PODRÍA AYUDAR EL CALOR A ERRADICAR EL CORONAVIRUS?