Secciones

Consejos Piel más seca en invierno: qué hacer para que no se reseque con el frío

La bajada de las temperaturas y los cambios bruscos pueden alterar la salud de la piel 

VÍDEO: CÓMO CUIDAR DE LA PIEL EN INVIERNO

La llegada del frío y los cambios bruscos de temperatura puede provocar que la piel esté más seca durante los meses de otoño e invierno. Estas alteraciones ambientales, unido a otras como la falta de hidratación, pueden alterar la salud cutánea de muchas personas. 

Condiciones como el frío, el viento, los contrastes de temperatura por la calefacción pueden alterar la barrera hidrolipídica de la piel. Esto provoca una deshidratación y sequedad que daña la salud cutánea.

Por ello, desde Eltiempo.es te ofrecemos una serie de consejos para evitar que la piel se reseque por culpa de estos factores. 

Para evitar la piel seca en invierno lo más conveniente es aplicar cremas hidratantes de forma frecuente ya que estas lociones impiden esta deshidratación.

Es más, en la época invernal se aconseja que la composición de estas cremas sea aún más grasa en otros periodos del año.

Hidratación frecuente pero no abusiva 

El momento idóneo para aplicarlas es después de secarse al finalizar la ducha. En este aspecto, es fundamental secarse perfectamente el cuerpo, especialmente las zonas con pliegues de la piel, como axilas, corvas de las rodillas, etc. para que la crema se absorba de forma correcta.

En este momento, ya se puede hidratar la piel con estas lociones, pero sin hacerlo de forma abusiva ya que un exceso de grasa e hidratación también puede derivar en otras patologías cutáneas como la aparición de hongos.

Lo más adecuado es acudir a un profesional sanitario para que evalúe la posible patología

En función de cada caso, esta hidratación debe hacerse de forma más o menos frecuente ya que algunas personas requerirán cremas incluso varias veces al día.

Por ejemplo, aquellos pacientes que sufren algún tipo de dermatitis como la psoriasis o la dermatitis atópica, son personas en los que una crema de uso diario ayudará a mantener una piel sana durante el invierno.

Protección y precaución 

Además, hay que recordar que a pesar de que sea otoño e invierno, la incidencia directa de los rayos del sol también pueden dañar la piel y aumentar su sequedad.

Debido a ello y para protegerse de la radiación se aconseje utilizar protectores solares con un filtro adecuado que no solo hidratan la piel, sino que la protegen 

mascarillla-crema-solar-protector

No obstante, si la salud de la piel no se recupera al adoptar estas medidas, lo más adecuado es acudir a un profesional sanitario para que evalúe la posible patología causante de esas lesiones, realice un diagnóstico y paute el tratamiento específico.