Secciones

Cambio Climático ¿Comer pescado protege nuestros cerebros de la contaminación del aire?

Los nutrientes que aporta el pescado, como el Omega-3, pueden ayudar a combatir la inflamación del cerebro y su mantener ante ciertos contaminantes, según un estudio.

El pescado no solo es una de las comidas básicas de una dieta equilibrada también podría ayudar a proteger el cerebro de los efectos nocivos de la contaminación del aire.

Así lo asegura un reciente estudio que destaca que ingerir una o dos veces a la semana pescados o mariscos puede aportar los nutrientes suficientes, como ácidos grasos omega-3, para contrarrestar la polución.

dieta-pescado-contaminacion

«El pescado es una excelente fuente de ácidos grasos omega-3 y fácil de agregar a la dieta así que exploramos si los ácidos grasos omega-3 tienen un efecto protector contra otra neurotoxina y las partículas finas que se encuentran en la contaminación del aire «, apunta Ka He autor principal del estudio y científico en la Universidad de Columbia en Nueva York.

El consumo de pescado pueden preservar el volumen cerebral

Además, los autores aseguran que se ha demostrado que los ácidos grasos Omega-3 combaten la inflamación, mantienen la estructura cerebral en los cerebros envejecidos y que reducen el daño cerebral causado por neurotoxinas como el plomo y el mercurio.

Análisis de dietas y escáneres

Este trabajo, realizado por investigadores de la Academia Americana de Neurología y publicado en la revista científica Neurology, ha evaluado la dieta de más de 1.300 mujeres de una media de edad de 70 años.

Así, gracias a la obtención de datos a través de varios cuestionarios sobre la dieta, analizaron la cantidad promedio de pescado que consumía cada mujer de media, ya sea pescado a la parrilla o al horno, atún enlatado, ensalada de atún y mariscos. No incluyeron los alimentos fritos ya que los expertos aseguran que la fritura daña los ácidos grasos omega-3 de los pescados.

dieta-pescado-contaminacion-aire

Tras realizar cientos de escáneres cerebrales a las participantes del estudio, los investigadores encontraron que las mujeres que tenían los niveles más altos de ácidos grasos omega-3 en la sangre tenían mayores volúmenes de materia blanca en el cerebro que aquellas con los niveles más bajos.

Asimismo, durante la recogida de datos, los expertos observaron que ante niveles altos de contaminación las personas que ingerían más pescado sufrían una reducción menor de dicha materia.

Es importante hablar con un médico sobre qué tipos de pescado

«Nuestros hallazgos sugieren que los niveles más altos de ácidos grasos omega-3 en la sangre debidos al consumo de pescado pueden preservar el volumen cerebral a medida que las mujeres envejecen y posiblemente proteger contra los posibles efectos tóxicos de la contaminación del aire», recalca He.

No obstante, hay que tener en cuenta que este estudio es una asociación y que no demuestra que comer pescado mantenga el volumen cerebral, aseguran los expertos.

“Dado que varios estudios aseguran haber encontrado que algunas especies de peces pueden contener toxinas ambientales, es importante hablar con un médico sobre qué tipos de pescado comer antes de agregar más pescado a su dieta «, advierten.