Secciones

Consejos ¿Puedo bañarme en el mar con tormenta?

El agua salada es un excelente conductor de la electricidad y los rayos siempre buscan el camino más corto para llegar a la superficie

Durante el verano es muy frecuente que a mitad tarde nos veamos sorprendidos por una tormenta, y en muchos casos nos coge bañándonos en el mar. Casi todo el mundo se ha preguntado alguna vez qué hacer cuando empezamos a oír truenos y cuál es la peligrosidad real de las tormentas cuando nos encontramos en la playa dentro del agua.

El agua salada es un excelente conductor de la electricidad y los rayos siempre buscan el camino más corto para llegar a la superficie. De esta forma, un bañista podría ser el camino ideal, lo que le provocaría la muerte en el mayor de los casos. Por ello, el mejor consejo es que en cuanto oigamos un trueno, salgamos del agua para evitar que la tormenta se acerque aún más y pueda ponernos en peligro.

¿Cómo calculamos la distancia a la que está una tormenta?

Saber a la distancia que está una tormenta es una tarea bastante sencilla. Únicamente tenemos que contar los segundos que transcurren desde que se produce el relámpago hasta que se escucha el trueno.

Hay que recordar que la luz viaja a una velocidad de 300.000 kilómetros por segundo, mientras que el sonido lo hace a tan sólo 331 metros por segundo. Por ello, para calcular la distancia de la tormenta en kilómetros, debemos realizar la siguiente fórmula matemática. Distancia= Nº de segundos/3. Por lo tanto, si entre el relámpago y el trueno existe un espacio de tiempo de nueve segundos, significa que la tormenta está a una distancia de tres kilómetros.

Se aconseja que empecemos a tomar medidas cuando el intervalo de tiempo sea inferior a 30 segundos, es decir cuando la tormenta esté a menos de 10 kilómetros. Sin embargo, muchas veces cuando estamos practicando deportes como el surf, que se realizan mejor con condiciones meteorológicas adversas, no somos conscientes de la peligrosidad y pasamos mucho tiempo en el agua.

El mejor consejo es que en cuanto oigamos un trueno salgamos del agua para evitar que la tormenta se acerque aún más y pueda ponernos en peligro

Tampoco hay que olvidar a las pequeñas embarcaciones. Son lugares especialmente peligrosos con tormenta en el mar, pues ahí hay muchas posibilidades de que la descarga nos seleccione al no haber nada más que destaque alrededor. Sin embargo, no hay que alarmarse demasiado, porque casi todas las embarcaciones van equipadas con sistemas pararrayos en los palos mayores.

Por lo tanto, ¿debemos bañarnos en el mar durante una tormenta?

La respuesta es no. Bañarse en el mar durante una tormenta conlleva cierto riesgo, existiendo la posibilidad de quedar electrocutado. El rayo provoca en la superficie marina una gran dispersión de energía, debido a la evaporación instantánea de parte del agua.

Esto atenúa la intensidad de la corriente, por lo que unos pocos miliamperios (Un rayo alcanza unos 50.000 amperios) pueden alcanzar un radio de decenas de metros. Aún así, hay que destacar que la electricidad se transmite por toda la masa del agua, y solo una pequeña parte alcanzaría al bañista.

La conductividad relativa del organismo respecto a la del agua salada es la que hará que la corriente tome una u otra dirección, siendo la probabilidad de que coja la del bañista muy baja.

Consejos si nos encontramos en el mar durante una tormenta:

-Dos formas de reducir el riesgo de ser alcanzado por un rayo son salir del agua y buscar refugio o sumergirse hacia lo más profundo.

-Al salir del agua, si no encuentras refugio lo más recomendable es agacharse en posición fetal en lugar de tumbarse en el suelo.

-No es recomendable nadar, al quedar expuestas las manos o la cabeza en la superficie y haber mayor riesgo de impacto.

-Los relámpagos buscan el camino más corto para llegar a la superficie. Si estás solo en mar abierto, las posibilidades de ser alcanzando aumentan considerablemente.

-A mayor profundidad, menor riesgo de ser alcanzado. Esto hace que los peces apenas sufran peligro.