Secciones

Actualidad Películas del espacio: Cómo hacer la tuya paso a paso

¿Eres un apasionado del cine de ciencia-ficción? ¿Crees que puedes llegar a ser como Spielberg? Y no me refiero a viejo y medio calvo.

Si te gustan películas como 2001: Una odisea del espacio, Alien;El octavo pasajero, Interstellar, Star Wars o WALL-Ecoge papel y lápiz para apuntar la receta de cómo preparar tu propia película ambientada en el espacio.

Estos son los ingredientes necesarios para hacer películas del espacio

 

Consigue un protagonista de renombre

Matthew McConaughey en Interstellar, Sandra Bullock en Gravity, Tom Hanks en Apolo 13, Matt Damon en Marte o Chris Patt en Guardianes de la Galaxia, son solo algunos ejemplos de esta regla.

Así que ya sabes, si quieres triunfar con tu película, te va a tocar sacar la cartera para poder pagar el caché de unos buenos actores. Aunque siempre quedan vuestras armas de seducción, con las mías desde luego, me va a tocar rascarme el bolsillo.

Contrata a un director experimentado

Directores como Stanley Kubrick, Christopher Nolan, Ridley Scott, Steven Spielberg, George Lucas o James Cameron han rodado una o varias películas espaciales.

Muchos de los grandes directores de cine han utilizado la inmensidad del espacio como escenario cinematográfico. ¿Por qué no contratar a alguno de ellos para que lo vuelva a hacer?

Es cierto que seguramente tengáis que volver a sacar vuestras armas de seducción, pero no me digáis que Spielberg o Ron Howard no tienen su puntillo.

Invierte en efectos especiales

No nos vamos a engañar, por mucho que nos guste un buen guion o unas interpretaciones brillantes, cuando hablamos de ciencia-ficción nos gusta que todo sea extremadamente espectacular.

Por eso la producción de la película Avatar ascendió a los 261 millones de dólares, algo menos fue Guardianes de la Galaxia con 196 millones de dólares, seguido de Wall-e con 180 millones.

Haz que tu película tenga moraleja

Ya que te pones a hacer una película, haz que tus espectadores saquen algo de valor para su vida. Un pequeño mensaje para recordar, un chiste para contar a los amigos, o simplemente un rato aburrido del que poder quejarse después en las redes sociales. Lo importante es que tengan algo que hacer después de ver tu película.

Por ejemplo 2001: Una odisea del espacio nos enseña que la inteligencia humana evolucionará hasta que las máquinas nos superen en ello. Interstellar nos muestra como el planeta Tierra nos va a echar a patadas si seguimos tratándolo así. Y Armageddon nos ilustra como en caso de catástrofe mundial, Estados Unidos es nuestra única esperanza, que raro.

Un toque de humor nunca viene mal

Claro está que sacando una sonrisa al público, tienes mucho ganado a la hora de que valoren tu película. Pero no es sencillo hacer humor de calidad, sin caer en los tópicos de siempre, el chiste fácil y la violencia gratuita. Menos si eres Santiago Segura, que lleva 5 entregas de Torrente recurriendo a los mismos chistes y haciendo una gran recaudación en cartelera.

Películas como Mars Attacks, La loca historia de las galaxias, Star Trek IV, La guía del autoestopista galáctico o Guardianes de la Galaxia son claros ejemplos de películas espaciales que utilizan el humor en su narrativa y han tenido gran éxito entre los espectadores.

Comete errores científicos

Si en algo está especializado el ser humano, a parte del noble arte del cotilleo, es en cometer errores, así que este punto lo tenéis casi hecho de fábrica. No es extraño ver a la comunidad científica indignada acudiendo a la casa de directores y guionistas con antorchas y rastrillos en mano pidiendo explicaciones.

Algunos de estos errores más comunes son las comunicaciones en tiempo real entre una nave y La Tierra, la gravedad dentro de la nave espacial, los viajes a la velocidad de la luz, seres humanos que explotan al exponerse al espacio exterior (como ocurre en Total Recall) y sobre todo el sonido en el espacio.

Y es que en realidad no podríamos comunicarnos en la inmensidad del espacio, ya que el sonido no tendría un medio a través del que viajar. Por tanto cualquier conversación en el espacio, sonido de una explosión o simplemente de pisadas, es pura ciencia-ficción.

Pero señores científicos (y cuñados) del mundo, si hay algo que nos gusta del cine es poder hacer todo cuanto esté a la altura de nuestra imaginación (y presupuesto). Por eso la ciencia-ficción consiste en romper las reglas de la naturaleza, así que vamos a calmarnos y disfrutar un poco más del cine.

¿Por qué hacer solo una película?

Si el universo que has creado tiene posibilidades para contar más de una historia, ¿por qué no seguir explorándolo? Como siempre se ha dicho, segundas partes nunca fueron buenas, y es cierto que muchas veces se cumple. No hablemos ya de las terceras o cuartas… Pero todo lo que suponga seguir ganando un dinerito bienvenido sea.

Alien, Star Wars, Star Trek o dentro de poco Avatar, son algunas de las sagas cinematográficas ambientadas en el espacio. No perdáis la oportunidad de crear vuestra propia saga, quién sabe hasta dónde podréis llegar. Sino que se lo pregunten al joven George Lucas al mando de la primera entrega de Star Wars.

Ya tenéis todo lo que necesitáis para crear vuestra propia película de ciencia-ficción ambientada en el espacio. Solo os falta un poco de tiempo, algo de dinero y sobre todo mucha imaginación.

No olvidéis que si lográis triunfar en el mundo del cine con estos consejos, estoy abierto a todo tipo de agradecimiento económico y/o culinario. Solo tenéis que dejar un comentario justo aquí abajo y mi secretaria se pondrá en contacto con vosotros.

Te puede interesar: