Secciones

Consejos Parches cosidos a la ropa para sustituir a la calefacción

Un equipo internacional de científicos ha diseñado unos circuitos flexibles que, adheridos a la ropa, producen una temperatura confortable.

Mantener una vivienda con una temperatura adecuada supone un gasto importante para las familias y también la emisión de gases contaminantes a la atmósfera para generar ese calor. Ahora, un equipo internacional de científicos ha diseñado unos parches que cosidos a la ropa pueden producir el calor suficiente en cualquier parte del cuerpo gracias a su flexibilidad.

Estos dispositivos disponen de un diminuto cableado de plata muy moldeable, son muy económicos y ofrecen un gran poder calorífico con respecto a otros elementos similares. Además, funcionan gracias a pequeñas baterías, del tamaño de una moneda, con lo que reducen notablemente el consumo de energía.

La gestión térmica personal es una solución potencial emergente

Desperdiciamos mucha energía al calentar edificios enteros, en lugar de calentar selectivamente el cuerpo humano«, señala Rajiv Malhotra, autor principal del trabajo y profesor asistente en el Departamento de Ingeniería Mecánica y Aeroespacial de la Universidad de Rutgers. Según las estimaciones de los expertos, cerca del 47% de la energía consumida se destina a calefacción en los edificios y más del 40% de esta climatización se desperdicia al calentar espacios y no a las personas.

Calor personalizado en la ropa

Por ello, los autores plantean que una de las soluciones para controlar la demanda actual es reducir la energía destinada a la calefacción de los inmuebles. “La gestión térmica personal, que se centra en calentar el cuerpo humano según sea necesario, es una solución potencial emergente y,con estos parches, también pueden calentar a cualquier persona que trabaje o juegue al aire libre en un futuro ”, apuntan los autores en un comunicado.

parche-termico-calefaccion

El diseño de estos innovadores parches térmicos se basa en nanocables de plata, mil veces más finos que un cabello humano, cosidos a unas fibras de poliester. Entre sus grandes virtudes destacan que generan más calor que otros elementos similares actuales, que su funcionamiento no se deteriora con los lavados o la humedad y que no se quiebran al doblarse gracias a su flexibilidad.

Por el momento, los dispositivos son un prototipo pero los expertos esperan crear nuevos tejidos e incluir en ellos sensores u otros circuitos electrónicos. Asimismo, también quieren determinar con exactitud el número de parches necesarios para calentar a una persona y los lugares adecuados en los que debe colocarse para ser más eficientes y eficaces.

VÍDEO RELACIONADO: 5 CONSEJOS PARA ‘SOBREVIVIR’ AL FRÍO