Secciones

Cambio Climático Alicante: la provincia que más olas de calor sufrirá

Un estudio indica que Alicante es la provincia que tiene mayor probabilidad de registrar un aumento de las muertes por olas de calor

Durante los últimos años ha crecido la investigación relacionada con el impacto que las olas de calor tendrán sobre el índice de mortalidad de la población mundial en un futuro clima más cálido.

Uno de estos estudios, realizado por científicos del Instituto de Salud Carlos III, ha llegado a la conclusión de que entre todas las provincias de España, Alicante es la que tiene mayor probabilidad de registrar un aumento de las muertes por olas de calor. 

Las grandes ciudades registran las temperaturas más elevadas y por lo tanto un mayor riesgo de que sus habitantes puedan fallecer debido a las olas de calor

El equipo de investigadores ha llevado a cabo un exhaustivo análisis del impacto que las elevadas temperaturas tendrán sobre el índice de mortalidad para los periodos 2021-2050 y 2051-2100, en comparación con el periodo 2000-2009.

Los datos meteorológicos utilizados son de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), mientras que los escenarios de clima futuro generados proceden de las simulaciones realizadas con los modelos del Coupled Model Intercomparison Project (CMIP5) adaptado a las características climáticas de cada región. 

Muertes por olas de calor antes de llevar a cabo una adaptación a este fenómeno.

Uno de los elementos diferenciadores del estudio, es que se utiliza como ¨temperatura límite¨ para definir la ola de calor, una que ya considera las variaciones que se producirán en el futuro en una determinada zona geográfica.

Con esa metodología en mente, las predicciones apuntan a que los valores medios diarios de la temperatura máxima aumentarán en relación con los del periodo 2000-2009, 1.6oC entre 2021-2050 y 3.3oC entre 2051-2100.

Alicante es la provincia española donde más podrían aumentar las muertes por olas de calor, 464 fallecidos por año entre 2021-2050 y 1.314 entre 2051-2100. En la lista, por orden de mayor a menor, le siguen Zaragoza, Madrid, Vizcaya, Huesca, Sevilla y Barcelona.

La temperatura máxima aumentará en relación con las del periodo 2000-2009, 1.6oC entre 2021-2050 y 3.3oC entre 2051-2100

Una de las funciones principales del estudio, a parte de cuantificar como aumentarán las olas de calor en un futuro, es buscar soluciones para evitar que estas causen más muertes.

Por ese motivo, se define lo que los investigadores llaman ¨temperatura disparo¨, aquella a partir de la cual se produce un aumento de las muertes en una ola de calor.

Alicante está en lo alto de la lista porque su temperatura disparo es de tan solo 32oC, un valor que se alcanza un 17% de días al año.

En Madrid por ejemplo, la temperatura disparo está en 36oC y se da cerca de un 18% de días. En cada provincia, aunque las temperaturas disparo no son tan distintas, los valores varián porque dependen de otros factores como la cantidad de habitantes, la edad de esos habitantes etc… 

Muertes por olas de calor una vez realizada una adaptación al aumento térmico.

Según explica Julio Díaz, jefe de Área del Departamento de Epidemiología y Bioestadística de la Escuela Nacional de Sanidad del Instituto de Salud Carlos III, lo importante es conseguir que la mortalidad, debido al elevado calor, se produzca a una mayor temperatura, así se puede reducir el número de días con riesgo de muerte.

Eso conllevaría una mejora en los planes de prevención, mejoras en los servicios sanitarios, y una mejor adecuación de las viviendas además de educar más y mejor sobre la cultura del calor.

Si en un futuro, no conseguimos que las temperaturas disparo cambien, querrá decir que la adaptación ha sido cero y aumentará de manera significativa el número de muertes.

En el caso de Madrid, si la temperatura disparo actual es de 36oC, en 2100 lo seguirá siendo, pero el número de muertes aumentaría y mucho. En el peor de los futuros escenarios previstos, España tendría unas 12.000 muertes por olas de calor cada año, en lugar de las 1.400 que experimenta ahora.

En el peor de los escenarios, España tendría unas 12.000 muertes por olas de calor cada año, en lugar de las 1.400 que experimenta ahora

La clave está en que la temperatura disparo suba al mismo ritmo que suben las temperaturas en un determinado entorno debido al calentamiento global.

Si conseguimos ese objetivo, la mortalidad en el peor de los casos se podría contener, con valores cercanos a las 900 muertes por año, aunque ello supondría una inversión aproximada de unos 50 millones de euros entre 2051-2100. 

VÍDEO RELACIONADO: ¿CÓMO SERÍA ESPAÑA SI AUMENTASE LA TEMPERATURA UN 5ºC?

  • Eso contribuiría a mejorar la sostenibilidad del sistema de pensiones, de tal forma que se compense la enorme longevidad que se avecina, provocada por la adopción masiva de los hábitos de vida saludable. ¡La naturaleza es muy sabia, Picazo!

    Responder