Secciones

Actualidad Ola de récord: ¡casi 28 metros!

La Boya de Villano-Sisargas, en la Costa da Morte (Galicia) midió el pasado invierno una ola monstruosa, convirtiéndose en la primera “freak wave” (ola gigante) que se mide por las boyas de Puertos del Estado con un altura superior a los 20 metros.

Este dato se tomó en aguas gallegas durante  el pasado enero, que si recordáis fue especialmente severo en estas aguas atlánticas. El día 6 de enero, y como regalo de reyes, esta boya midió una ola individual de 27.81 metros de altura, de valle a cresta. Este valor corresponde a un registro con una altura significante de la ola de 12.4 metros.  El anterior récord lo tenía la boya Augusto González Linares, del IEO, con 26,13 metros cerca de Santander, que se midió al paso de la ciclogénesis explosiva Klaus el 24 de Enero de 2009.

La altura del oleaje varia de una ola a otra, es por ello que se suele utilizar un término que representa aproximadamente la altura media del tercio mas alto de las olas. A esto se le llama altura significante.

La “enorme ola” medida por la boya de Villano-Sisargas tiene una particularidad porque se trata de una “freak wave (ola insólita o gigante), ya que la relación entre el valor de altura máxima y el de altura significante es mayor que 2 (concretamente 2,24 en este caso).

Las tormentas de este pasado invierno, aun siendo muy numerosas y severas no han marcado ningún récord de altura significante. Sin embargo, sí se han registrado olas individuales especialmente altas. De hecho, no sólo la boya de Cabo Vilán batió su particular récord de altura máxima, sino que las otras dos boyas gallegas, Silleiro y Estaca de Bares, también superaron sus propias marcas durante el invierno

Desde 1996, año en el cual se estableció la red de boyas de puertos del estado, no se habían registrado en un mismo invierno tres tormentas que superaran los 10 metros de altura significante, como ha ocurrido a principios de este 2014.