Secciones

¿Sabías que...? Noches tropicales: la razón por la que no vas a poder dormir

¿Problemas para dormir por el calor? Conoce qué son las noches tropicales y las ciudades donde más cuesta conciliar el sueño

En pleno verano seguramente ya habrás notado que dormir se hace especialmente difícil. Esto es debido a las noches tropicales. Te contamos en qué consisten, las zonas donde más se producen, y cómo combatirlas.

¿Qué son las noches tropicales?

Las noches tropicales se podría definir como una noche en la que la temperatura mínima es igual o superior a 20ºC, una temperatura que se suele alcanzar poco después del amanecer.

Las noches tropicales han sido motivo de debate porque se cree que no es lo mismo una noche a 20ºC en una zona u otra de por ejemplo nuestra geografía. En el litoral mediterráneo, la influencia del mar hace que los termómetros no bajen tanto durante la noche. Además, la sensación térmica tampoco es igual en una zona donde la humedad es baja o alta como puede ser el litoral.

¿Dónde son más habituales las noches tropicales?

Sin duda, las Islas Canarias tienen el mayor número de noches tropicales al año, con 92, donde destaca por encima del resto de islas, El Hierro, con una media de 128 noches tropicales al año.

Ya dentro de la Península, ciudades marítimas del sur como Cádiz, Melilla o Almería, también están acostumbradas a sufrir el calor de las noches tropicales, con 89, 88 y 83 al año respectivamente.

Los habitantes de las Islas Baleares también sufren episodios de calor durante las noches, y por ejemplo en Ibiza cuentan con 79 días al año donde las temperaturas no bajan de los 20 grados en todo el día.

Ciudades con mayor número de noches tropicales al año. Foto: climaenmapas.blogspot.com.es

Una noche tropical es aquella en la que la temperatura mínima es igual o superior a 20ºC

El resto de ciudades del Mediterráneo tiene una media parecida. Comunidad Valenciana, Murcia y resto de Andalucía (incluyendo el interior) cuentan con más de 50 noches tropicales al año. Algo menos en Cataluña, que oscilan entre 40 y 50.

En el interior de la Península, exceptuando las ya mencionadas Andalucía y Murcia, el primer puesto del ranking se lo lleva Madrid, con 30 noches tropicales, seguido de Zaragoza, Cáceres, Toledo o Ciudad Real, con entre 20 y 30.

Temperatura ideal para dormir

Los expertos aseguran que la temperatura ideal para dormir oscila entre los 18 y 21 grados, haciéndose especialmente difícil a partir de los 25ºC.  En las noches tropicales la temperatura más baja no se produce normalmente hasta poco después del amanecer, siendo muy frecuente que la temperatura no baje de 25 grados hasta bien entrada la madrugada.

Por eso, cuando nos acostamos nos cuesta mucho conciliar el sueño, siendo muy habitual dar vueltas en la cama o buscando el lado frío de la almohada sin demasiado éxito. El trastorno de sueño conocido como insomnio ambiental puede ser perjudicial para nuestra salud de forma prolongada, por eso es imprescindible seguir una serie de consejos.

La causa de que nos cueste dormir en verano es debido a la melatonina, la hormona encargada de provocarnos sueño pero que sólo se segrega cuando existe poca luz.

Sin embargo, el verano destaca por tener muchas horas de luz, haciendo que nuestros niveles de melatonina disminuyan y sea más difícil conciliar el sueño.

Consejos para dormir en noches tropicales

Pero más allá de gastar en ningún aparato que además te moleste con el ruido, te proponemos algunas opciones caseras para dormir en las noches tropicales:

1 – ¿Una ducha de agua fría o tibia antes de ir a dormir? Tibia. Que no esté a menos de 18ºC y que no dure más de 10 min si no quieres que te den calambres.

2 – Utiliza sábanas de algodón, te ayudarán a mantenerte más fresco y transpirar con mayor facilidad. Mete las sábanas en el congelador antes de irte a la cama y conseguirás que la ropa no se te pegue. Un truco si no quieres meterte en una cama con olor a comida: pon las sábanas en una bolsa cuando las vayas a meter en la nevera o congelador.

3 – Mete los pies en agua fría. Esto hará que tu sangre se enfríe y viaje por tu organismo refrescándote.

4 – Coloca una toalla húmeda como manta, y para no mojar el colchón pon otra toalla seca por debajo.

5 – También puedes meter una botella de agua congelada en la cama para que te robe el calor. Eso sí, recuerda que el agua al congelarse aumenta de volumen, así que no llenes de todo la botella de plástico, ya que podría reventar.

VÍDEO: ¿SE PUEDE FREÍR UN HUEVO EN EL COCHE?

  • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

    Responder
  • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

    Responder