Secciones

Actualidad No todo lo que arde es Amazonas

Las selvas tropicales de África registran el triple de incendios

VÍDEO: EL CONGO ARDE TRES VECES MÁS QUE EL AMAZONAS

La semana pasada, los medios de comunicación y la atención política, se centraron en los incendios forestales del Amazonas, con la atención puesta, entre muchos otros países, en Brasil. Pero en realidad, la nación sudamericana, es la tercera del mundo en número de incendios forestales según la empresa de análisis climático Weather Source.

Los datos de satélite muestran cómo la semana pasada, durante 2 días, Angola tuvo 6.902 incendios, la República Democrática del Congo 3,395 y Brasil 2.127. Haciendo marcha atrás, en junio, los datos de incendios forestales muestran cómo en una sola semana, ardieron simultáneamente cerca de 250.000 en África. 

Imagen del satélite Terra de NASA mostrando el humo que la pasada semana se extiende desde el Amazonas hacia otras zonas de Brasil, Perú y Bolivia. Fuente: NASA

Los datos que llegan de los satélites de la NASA muestran cómo la frecuencia de incendios forestales en todo el mundo ha ido en aumento desde principios de siglo. 

La mayoría, relacionados con prácticas agrícolas y no solo en América del Sur, algunos países de África y el sudeste asiático también aparecen en la parte alta de la lista.

En las tres regiones, muchos de los incendios, como los vividos este mes, ocurren entre agosto y octubre, y sirven en muchos casos para despejar tierras de uso agrícola.

Los incendios forestales en el hemisferio norte también han aumentado pero están más relacionados con el cambio climático, con temperaturas más altas y condiciones climáticas más secas que favorecen ese aumento.

A pesar de toda la quema que se está produciendo en nuestros bosques y selvas, los datos de la NASA también muestran cómo la superficie quemada en todo el mundo ha estado disminuyendo desde 2003.

Una disminución relacionada principalmente con el crecimiento de la población y su expansión hacia zonas de pastizales y sabanas. Pero no es el caso en todas las regiones, en el oeste de los Estados Unidos y otros países de Europa, los incendios forestales han aumentado en intensidad y superficie, pero principalmente debido al cambio climático.

¿Más incendios significa mayor deforestación?

En 2002, sólo dos países, Brasil e Indonesia, sumaban el 71 por ciento de la pérdida de bosques primarios tropicales. Datos más recientes muestran que las fronteras de la pérdida de bosques primarios están comenzando a cambiar.

Brasil e Indonesia solo representaron el 46 por ciento de la pérdida de la selva tropical primaria en 2018, mientras que países como Colombia, Costa de Marfil, Ghana y la República Democrática del Congo han visto aumentar considerablemente las tasas de pérdida.

Países con mas deforestación en 2018. Area total (izquierda) y aumento respecto a 2017 (derecha). Fuente: Instituto Mundial de Recursos

La selva amazónica es la más grande del mundo, pero seguida muy de cerca por la selva tropical de la cuenca del Congo. Tiene cerca de 200 millones de hectáreas y juega un papel fundamental para miles de especies de plantas y animales, además de ayudar a regular el sistema climático de la Tierra.

A lo largo y ancho de África, los incendios se concentran principalmente en zonas de sabana, pero la selva tropical cercana también está en riesgo, ya que la deforestación debido a la actividad industrial ha hecho que la región sea cada vez más vulnerable.

En África central, la agricultura de tala y quema, junto con el aumento de las temperaturas en la región, han llevado a un aumento progresivo del número de incendios.

Deforestación en el Amazonas entre 1985 y 2017 y en 2017. Fuente : Landsat NASA

En la Amazonía, sin embargo, la deforestación es una práctica común, al igual que la quema de gran parte de la madera después de haberse secado durante meses.

Además, la región ha estado experimentando sequías intermitentes durante la última década. Este escenario más seco amplifica la actividad de los incendios forestales durante la estación seca, pero también durante otros meses del año.

El Amazonas produce grandes cantidades de oxígeno, hasta el 20% del total mundial, pero también consume la mayor parte

Con respecto a la producción de oxígeno, los bosques tropicales como el Amazonas producen grandes cantidades de oxígeno, hasta el 20% del total mundial, pero también consumen la mayor parte. Las plantas selváticas lo producen a través de la fotosíntesis, pero al igual que los animales y los microbios que habitan en la selva, también lo absorben.

En relación con la deforestación, una de las principales preocupaciones para los científicos que la investigan, no es tanto la falta de producción de oxígeno. Preocupa más el aumento que los incendios están produciendo en la concentración de dióxido de carbono.

¿Cómo afectarán los incendios y la deforestación a nuestro clima?

En la actualidad, el mundo emite alrededor de 40,000 millones de toneladas de dióxido de carbono que acaban en la atmósfera cada año. Solo el Amazonas absorbe 2.000 millones de ellos, aproximadamente el 5% de las emisiones globales totales.

Eso significa, que el papel principal del Amazonas y otras selvas tropicales del planeta, es el de actuar como sumideros para drenar una importante cantidad del dióxido de carbono atmosférico.

Profundidad óptica de aerosoles (550 nm) el 27 de agosto de 2019. En colores rojos las más elevadas debido principalmente al humo de incendios, contaminación, polvo en suspensión de desiertos y sal de océanos. Fuente : CAMS

Pero la deforestación significa más que la mera eliminación de bosques que absorben carbono. Durante la temporada de lluvias, se tala vegetación, se arrancan árboles de raíz, y luego se secan para quemarlos durante la estación seca.

Millones de troncos que se han secado al sol durante varios meses, eventualmente se convierten en una gran hoguera en plena selva tropical, enviando a la atmósfera millones de toneladas de dióxido de carbono.

Columna total de CO2 el 26 de agosto de 2019. Fuente: CAMS

Un menor efecto sumidero y mayor de emisión de dióxido de carbono, significa que la concentración en la atmósfera de este gas de efecto invernadero continuará aumentando. A mayor más dióxido de carbono en la atmósfera, las temperaturas globales también serán más altas y el cambio climático mayor.

Por lo que se refiere al agua, las selvas tropicales reciclan la suya propia para producir una porción de la lluvia de la región. La deforestación hace que las precipitaciones sean menos frecuentes, alargando e intensificando la estación seca.

Si, como se espera, se destruye del 20% al 25% de la selva, la estación seca se alargará lo suficiente como para que esta, un día, se convierta en sabana

  • Hola . Todo este , rollo , con la ecologia y crear alarma , me parece que solo es , basura , que extienden las ONG,S recaudadoras que lo utilizan para su lucro y disfrute . Se acaba el petróleo , las ballenas , la selva , el ártico. …todo mentiras , manipulación de cabezas huecas y si fuese verdad ! , en las cuentas sobraría la raza humana ? . Vale ya de mentiras ! , el clima no es una operación matematica , evoluciona , cambia . DEJAR DE USAR EL CLIMA , LA ECOLOGÍA O LAS HAMBRUNAS ARTIFICIALES PARA ROBAR DINERO Y VIVIR COMO REYES !!! .SINVERGUENZAS !

    Responder