Secciones

¿Sabías que...? No te pierdas la primera luna llena del otoño

En la noche del domingo 13 de octubre, la Luna entrará en fase de luna llena. Será visible durante toda la noche. En la tradición popular, es conocida como la luna del cazador. Curiosamente, su nombre no se debe a algo relacionado con el mes en que sucede.

Algunas de las mejores jornadas para observar la Luna

La luna llena tiene ventajas y desventajas desde el punto de vista de la observación del firmamento. No son las mejores fechas ni para observar su superficie ni para buscar objetos del cielo profundo. En el primer caso, porque las sombras proyectadas en la superficie son mucho más cortas.

La luna llena es, a fin de cuentas, el mediodía en la superficie lunar. Las sombras son más cortas y, por tanto, es más difícil apreciar sus detalles. La luna en fase de cuarto creciente o menguante es mucho mejor, en ese sentido, porque las sombras son más largas.

luna-llena-febrero-2019
La Luna llena alzándose sobre el horizonte.

Del mismo modo, el brillo de la luna llena provoca que los objetos más tenues del firmamento queden ocultos. Por lo que es más complicado observar objetos como nebulosas o galaxias.

Las fechas de luna nueva son, lógicamente, las mejores, ya que el satélite no es visible en el firmamento nocturno durante unos días. Por supuesto, además, ayudará que tengamos un cielo lo más libre de contaminación lumínica posible.

Pero, en ese caso, ¿qué ventajas tiene la luna llena? Desde el punto de vista fotográfico, es útil en fotografías de paisajes.

Es habitual, de hecho, encontrar fotos de la luna llena alzándose sobre el horizonte en el atardecer, cerca de algún monumento o lugar conocido. Su luz también es muy útil si nos encontramos en campo abierto o en la montaña. Ya que brilla con la suficiente intensidad como para dejarnos observar nuestros alrededores.

No hace falta nada especial para observar nuestro satélite. Pero unos prismáticos astronómicos, o un telescopio, incluso pequeño, nos permitirá observar los detalles de la Luna con mucho mayor detalle que la simple vista.

La luna del cazador

La luna llena de octubre es popularmente conocida como la luna del cazador. Su nombre no viene de las tribus amerindias (como sucede en la mayoría de casos) sino que está directamente relacionada con la luna de la cosecha (la luna llena de septiembre). Porque la primera luna llena, tras la luna de la cosecha, siempre será llamada la luna del cazador.

Puede suceder, por tanto, en octubre, como en este año, como en noviembre. El nombre, sin embargo, sí podría tener su explicación. Podría indicar el momento en el que comenzar a cazar.

A fin de cuentas, con los campos ya segados, los cazadores lo tendrían más sencillo para poder ver a sus presas. Pero también recibe otros nombres, como el de Luna de viajes, luna de sangre e, incluso, luna de la hierba que muere.

El segundo podría hacer referencia a la época de caza, mientras el último, sin duda, es una referencia a la llegada del otoño. La luna ha estado muy presente en nuestra sociedad desde tiempos inmemoriales. Cada mes recibe un nombre que suele estar relacionado con algún fenómeno o costumbre de alguna tribu.

También sucede en el hemisferio sur. Para los maoríes de Nueva Zelanda, esta luna llena recibe dos nombres. De septiembre a octubre es Whiringa-a-nuku, un nombre que indica que la tierra es más cálida con la llegada de la primavera.

De octubre a noviembre, la llaman Whiringa-a-rangi, que indica que la temperatura sigue aumentando y los rayos del sol, a diferencia de lo que sucede en invierno, ahora sí calientan. Todos ellos sirven para recordarnos que nuestro satélite, a pesar de lo familiar que es su presencia en el firmamento, siempre ha despertado nuestra atención.

Otros fenómenos interesantes

En estas jornadas es posible observar el firmamento. Aunque algunos objetos serán más difíciles que si hubiese luna nueva, hay muchos que observar. Además, en estas fechas tenemos otras citas que también pueden ser interesantes.

El próximo martes, 15 de octubre, la galaxia del Triángulo estará en una buena posición para su observación. Necesitarás, al menos, unos prismáticos astronómicos y cielos lo más libres de contaminación lumínica posible, para verla. Pero si es así, podrás ver la tercera galaxia más grande del Grupo Local del que forma parte la Vía Láctea.

luna-llena-junio-luna-de-fresa

También hay algunas lluvias de estrellas. Sin embargo, se tratan de lluvias con un nivel de actividad muy bajo. No deberíamos esperar, por tanto, ver muchos meteoros, pero serán un buen complemento para una jornada de observación del cielo nocturno.

Y, por supuesto, no podemos olvidarnos de la cita con las Oriónidas, cuyo pico de actividad se producirá el próximo 21 de octubre. No es una de las lluvias más espectaculares del año, pero las condiciones en esta ocasión serán buenas. Porque, en esa misma noche, la luna entrará en fase de cuarto menguante.

Por tanto, su brillo será menor y obstruirá una cantidad menor de meteoros más tenues. Las mejores fechas para observar el cielo profundo serán a partir del 28 de octubre, ya que en ese momento nuestro satélite estará en fase de luna llena.

En cualquier caso, recuerda, este domingo, y los días anteriores y posteriores, nuestro satélite estará completamente iluminado. La temperatura todavía es agradable en el atardecer, ¡así que es un gran momento para salir y ver la primera luna llena del otoño!