Secciones

Cambio Climático La contaminación del aire causa el 20% de las muertes prematuras mundiales

La contaminación del aire procedente de quema de combustibles fósiles es la responsable de más de 8 millones de personas en todo el mundo en 2018

Las partículas que viajan en los gases que recalientan el planeta causan el 20% de las muertes prematuras mundiales. Esta es la principal conclusión de una reciente investigación que estima que sólo en 2018 más de 8 millones de personas murieron por culpa de contaminación causada por los combustibles fósiles, lo que supone un porcentaje significativamente superior con respecto a otros cálculos anteriores.

muertes-contaminacion-aire (2)

“Nuestro estudio se suma a la creciente evidencia de que la contaminación del aire por la dependencia continua de los combustibles fósiles es perjudicial para la salud mundial. No podemos, en conciencia, seguir dependiendo de los combustibles fósiles, cuando sabemos que hay efectos tan graves en la salud y alternativas viables y más limpias”, explica Eloise Marais, profesora asociada del College de Londres, y una de las autoras principales de este trabajo. 

Regiones con mayor contaminación

Esta investigación, realizada por investigadores de la Universidad de Harvard, en colaboración con otras prestigiosas entidades y publicada en la revista científica Environmental Research, detalla que las regiones con las mayores concentraciones de contaminación del aire relacionada con los combustibles fósiles con las tasas más altas de mortalidad son el este de América del Norte, Europa y el sudeste de Asia.

Según los expertos, estas muertes causadas tan elevadas causadas por la contaminación, con respecto a estudios previos a que estas investigaciones anteriores se basaron en observaciones satelitales y de superficie para estimar las concentraciones anuales promedio globales de material particulado en el aire.

Sin embargo, estas observaciones no pueden diferenciar las partículas de las emisiones de combustibles fósiles y las del polvo, el humo de los incendios forestales u otras fuentes.

Para ser más precisos, los expertos recurrieron a un modelo global 3-D de química atmosférica capaz de dividir todo el planeta en pequeñas parcelas de unos 60 kilómetros cuadrados y observar los niveles de contaminación en cada cuadro individualmente. “De este modo, en lugar de depender de promedios repartidos en grandes regiones, queríamos trazar un mapa de dónde está la contaminación y dónde vive la gente, para poder saber más exactamente lo que respira», detalla Karn Vohra, otros los autores del estudio. 

Impacto de la polución

Con estos nuevos datos, y aplicando modelos de evaluación de riesgos se relacionaron los niveles de concentración de partículas de las emisiones de combustibles fósiles con su impacto en la salud mundial. Gracias a este análisis, los expertos encontraron una mayor tasa de mortalidad por exposición a largo plazo a emisiones de combustibles fósiles, incluso a concentraciones más bajas.

No podemos, en conciencia, seguir dependiendo de los combustibles fósiles

“A menudo, cuando discutimos los peligros de la combustión de combustibles fósiles, es en el contexto del CO2 y el cambio climático y pasamos por alto el impacto potencial en la salud de los contaminantes emitidos conjuntamente con los gases de efecto invernadero. Esperamos que, al cuantificar las consecuencias para la salud de la quema de combustibles fósiles, podamos enviar un mensaje claro a los responsables políticos y las partes interesadas sobre los beneficios de una transición a fuentes de energía alternativas«, reclaman los responsables de esta investigación. 

Con este trabajo, los científicos quieren destacar la creciente evidencia de que la contaminación del aire por la dependencia continua de los combustibles fósiles es perjudicial para la salud mundial. «No podemos, en conciencia, seguir dependiendo de los combustibles fósiles, cuando sabemos que hay efectos tan graves en la salud y alternativas viables y más limpias», advierten los autores.