Secciones

Actualidad Movilidad sostenible: un recorrido por los proyectos europeos más innovadores

En los próximos días se celebra la Semana Europea de la Movilidad, un evento que pretende promocionar la movilidad sostenible y fomentar las buenas prácticas

VÍDEO: ¿QUÉ ES LA ‘NUEVA MOVILIDAD’?

Como cada año, del 16 al 22 de septiembre se celebra la Semana Europea de la Movilidad. Un acontecimiento que pretende promocionar la movilidad sostenible y fomentar las buenas prácticas en materia de transporte en las ciudades.

Sin embargo, la pandemia provocada por el coronavirus ha trastocado todos los planes en este campo ya que las medidas recomendadas por los expertos, el confinamiento y las demandas de los ciudadanos han creado un nuevo paradigma en movilidad al que las autoridades y administraciones han tenido que hacer frente. 

Tanto es así que desde el propio Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico detallan que debido al coronavirus “la forma de desplazarnos en las ciudades ha cambiado de manera excepcional” y que “muchas de las ciudades están ampliando el espacio dedicado a la movilidad activa”. 

Por ello, desde Eltiempo.es realizamos un recorrido por algunos de los proyectos más innovadores para esta nueva movilidad en el contexto actual de pandemia global. 

Milán, una ciudad pionera ante la nueva normalidad 

La ciudad italiana de Milán, situada en el norte de Italia, una de las regiones más afectadas por el coronavirus la pasada primavera, fue una de las primeras en abordar el reto de la nueva normalidad. De hecho, ya en el mes de mayo aprobó el plan denominado ‘Strade aperte’ con el que se ponían en marcha medidas como la creación de nuevos carriles bici, la potenciación de las zonas peatonales con el ensanchamiento de aceras o la limitación de la velocidad de los vehículos a motor a solo 30 km/h en gran parte muchas calles de la ciudad, 

milan-movilidad-coronavirus

“La puesta en marcha de este plan acelera el proceso de regeneración de la ciudad que ya estábamos implementando antes del Coronavirus, comenzando con la implementación de proyectos diseñados para mejorar la calidad del espacio público y la vida en los barrio”, señalaba Pierfrancesco Maran, concejal de urbanismo de la localidad. 

Además, la nueva normalidad también obliga a cambiar los “ritmos de la ciudad” lo que ha incentivado las soluciones más económicas y más eficientes como la peatonalización de algunas calles o la utilización de las plazas de aparcamiento como terrazas para locales de hostelería. 

Valencia: aparcamientos vigilados para bicicletas 

Otra de las consecuencias más visibles de la pandemia ha sido la venta de bicicletas lo que ha facilitado que se conviertan en uno de los medios de transporte que más se ha favorecido ante la nueva movilidad.

De hecho, tanto es así que en ciudades como Valencia se van instalar aparcamientos o consignas de estacionamiento para bicicletas en varias estaciones de metro con el objetivo de «para mejorar la intermodalidad y fomentar los modelos de movilidad sostenible como un instrumento al servicio de un sistema de movilidad respetuoso con el medio ambiente y la calidad urbana, herramienta decisiva frente al cambio climático».

Holanda: calles de un único sentido para peatones

Otra de las soluciones que se han puesto en marcha para durante la pandemia es la peatonalización de muchas calles. Pero no solo cortando el tráfico, también marcando el sentido de la marcha de los viandantes. Por ejemplo, en la ciudad de Utrecht en Holanda, se ha apostado por la reorganización de ciertas calles del centro del casco urbano en sentido único. 

Una situación con la han ido informando a la ciudadanía mediante carteles colocados en las calles y con informadores apostados en los cruces para solventar las dudas de los peatones y orientarlos sobre los diferentes trayectos a los lugares más comunes.  Esta medida también se ha puesto en marcha en algunas calles comerciales de Ámsterdam para asegurar una distancia de 1,5 metros entre los peatones en la zona.

Reino Unido: nuevas normativas de movilidad

Pero además de este tipo de soluciones, la situación actual también ha servido de incentivo para que algunas administraciones aceleren las normativas y las adecúen a los retos actuales como el distanciamiento social o calentamiento global. 

En este sentido, en países como Reino Unido se ha desarrollado un guía para ciudades y municipios que contempla medidas como el cierre de calles al tráfico rodado para crear “un ambiente más agradable que alienta a las personas a caminar y andar en bicicleta, y a mejorar la seguridad “o la creación de vías o corredores específicos para autobuses, entre muchas otras medidas. 

“Este momento es una oportunidad única en una generación para fomentar un cambio transformador duradero en la forma en que realizamos viajes cortos en nuestros pueblos y ciudades”, ha destacado Grant Shapps, Secretario de Estado de Transporte. 

Barcelona: premios y aplicaciones para frenar los contagios 

Otra de las soluciones innovadores que se ha desarrollado durante la pandemia es la gamificación de ciertas aplicaciones para evitar los contagios en entornos como el transporte. Este es el caso de FutureMob, una aplicación que ofrece retos de movilidad de carácter mensual que da premios a ciudadanos y empresas por reducir sus desplazamientos. 

“Esta es una herramienta que facilita la transición y adaptación de la movilidad cotidiana en el contexto de la pandemia, incentivando la movilidad activa y no contaminante para garantizar un entorno más saludable para los y las residentes y visitantes”, detallan los diseñadores de esta aplicación coordinada por el Área Metropolitana de Barcelona (AMB).