Secciones

Actualidad Mosquitos: la razón por la que te pican más este verano

Las lluvias de la primavera y el intenso calor del verano han creado las condiciones perfectas para la proliferación de mosquitos.

Las picaduras de mosquitos durante el verano se convierten en uno de los inconvenientes más habituales de la población en esta época del año. Unas molestias que se producen en mayor medida debido al aumento de las temperaturas y a que pasamos más al aire tiempo libre, especialmente entre en el atardecer y el anochecer.

Sin embargo, este verano, debido a las condiciones climáticas de una primavera muy húmeda y lluviosa, estamos sufriendo una mayor incidencia de las picaduras de mosquitos. “Las habituales lluvias de la primavera, que este año han sido además especialmente intensas, producen por lo general grandes encharcamientos de agua que favorecen la aparición de insectos como los mosquitos. Estos ponen sus huevos en lugares húmedos y, al subir las temperaturas, las larvas se reproducen con más facilidad”, señala a Eltiempo.es Milagros Fernández de Lezeta, directora general de la Asociación Nacional de Empresas de Sanidad Ambiental (ANECPLA).

“Cuando el ambiente está seco, es más fácil para un insecto localizar un huésped que agua»

La suma de esa humedad con las altas temperaturas estivales crea el ambiente óptimo para la proliferación de estos insectos. “A partir de los 28-29ºC la reproducción, por ejemplo del mosquito, se multiplica. Y cada grado aumenta en un 50% su ciclo vital. Por tanto, temperaturas extremas como las que estamos sufriendo estos días son el mejor caldo de cultivo de estas especies”, apunta Fernández de Lezeta. Este aumento de las picaduras es, por tanto, una consecuencia del crecimiento de la población mosquitos favorecido por las características climáticas de este año.

Las hembras de mosquito, las causantes de las picaduras

En concreto, las picaduras de mosquito que sufrimos las realizan las féminas de las especies para obtener nutrientes y proteínas que necesitan para poner sus larvas. “Los mosquitos y moscas negras son insectos agresivos ya que las hembras necesitan sangre para reproducirse”, apuntan desde ASTERTEC, la Asociación Nacional de Responsables técnicos en control vectorial.

Además, un reciente estudio de la Universidad de Cincinnati, en EE.UU., detalla que en condiciones de sequía los mosquitos comunes pican más veces para obtener alimento y calmar su sed. “Cuando el ambiente está seco, puede ser más fácil para un insecto localizar un huésped que un suministro limitado de agua o néctar», apuntan los autores del estudio.

Riesgos de las picaduras de mosquito

No obstante, hay que tener en cuenta que los mosquitos no solo producen estas picaduras, también son un peligroso transmisor de enfermedades como el Dengue, el Chikungunya y el Zika. “Estas patologías habitualmente propias de climas tropicales, que el cambio climático, el incremento del volumen de población en áreas urbanas y el aumento de la movilidad están trayendo a Europa, especialmente al Sur del continente”, subraya la directora general de ANECPLA.

«Cada grado aumenta en un 50% su ciclo vital de los mosquitos»

Por el momento, en España apenas se han localizado focos de estas enfermedades a pesar de encontrarse en una zona considerada de posible riesgo debido al cambio climático. Uno de los principales transmisores en nuestro país podría ser el mosquito tigre, de especial presencia en la costa mediterránea con las altas temperaturas del verano. Según el Ministerio de Sanidad, se han identificado varios casos, especialmente en viajeros que visitaron zonas epidémicas en América Latina y el Caribe.

Por su parte desde ASTERTEC, destacan también que las picaduras pueden producir reacciones alérgicas y un potencial transmisor de enfermedades víricas. “Son un riesgo para la salud pública”, advierten.

Las zonas más afectadas por los mosquitos

Estos insectos tienen una incidencia por todo el territorio del estado aunque según su especie se pueden reproducir en mayor medida en zonas concretas. Así, el mosquito común (Culex pipiens), uno de los más habitual, está presente en todas las áreas urbanas de España.

“Este verano está viniendo también plagado de otras especies como las cucarachas o las garrapatas”

“Por su parte, el mosquito tigre (Aedes albopictus) viene invadiendo progresivamente España desde el año 2004. Comenzó ocupando las zonas de Cataluña, la cuenca del Ebro y el área mediterránea, fundamentalmente, pero desde entonces no ha hecho más que extenderse y colonizar ya hasta 15 provincias españolas”, puntualiza Fernández de Lezeta. Este insecto es notablemente más grande, con negro en su abdomen puntiagudo y sus patas blancas y negras. “Su picadura es muy dolorosa y puede ser portador también de otras enfermedades como el Dengue y la fiebre amarilla”, explican desde ANECPLA.

Plagas de insectos este verano 2018

Pero no solo han aumentado la presencia de mosquitos, también es considerable el aumento de otras especies. “Este verano está viniendo también plagado de otras especies como las cucarachas o las garrapatas”, destaca Fernández de Lezeta . Unos insectos que también se han visto favorecidos por el cóctel de intensas lluvias de la pasada primavera, calor y humedad, tres de las condiciones indispensables.

Estas características también han permitido el crecimiento de chinches. “Al contrario de lo que mucha gente cree, la higiene no siempre está asociada a la proliferación de las chinches: llegan por contaminación, se alimentan de nuestra propia sangre y empiezan a proliferar y a extenderse”, apuntan desde ANECPLA.