Secciones

¿Sabías que...? En cada comida podemos llegar a ingerir más de 100 microplásticos

El origen de estos residuos es principalmente de alfombras, cojines y telas sintéticas convertidas en polvo que se depositan sobre los platos y los alimentos.

La contaminación por microplásticos no solo está en el océano, es mucho más cercana de lo que creemos. De hecho, en cada comida, una persona puede llegar a ingerir hasta 114 partículas de microplásticos, según un estudio elaborado por investigadores de la Universidad Heriot-Watt, en Escocia.

En contra de lo que pudiera parecer, el origen de estos residuos no está en los alimentos procedentes del mar, sino en las pequeñas partículas de microplásticos que flotan en el ambiente como consecuencia del deterioro de telas sintéticas de la ropa, alfombras o las ruedas de los coches, entre otros elementos.

Es más, el riesgo de ingestión de plástico a través del consumo de productos marinos como el mejillón “es mínimo” en comparación con la exposición a las fibras que existen en el polvo doméstico durante una comida, concluyen los expertos.


«Necesitamos un plan de acción para eliminar la contaminación plástica e investigar los posibles impactos en la salud»

Una ingesta que puede alcanzar hasta más de 68.000 fibras de microplásticos “potencialmente peligrosas” con el simple hecho de sentarse a la mesa durante un año, según las estimaciones de los expertos.

“Estos resultados pueden sorprender a algunas personas ya que pueden esperar que las fibras plásticas de los productos del mar sean más altas que las del polvo doméstico”, detalla Ted Henry, autor principal del estudio y profesor de toxicología ambiental en la Universidad Heriot-Watt.

Los microplásticos están presentes en la comida por diversas fuentes.

Origen de la contaminación por microplásticos

Por su parte, Julian Kirby, miembro de la organización Friends of the Earth, y participante en la investigación, asegura que “las microfibras de plástico que se encuentran en el polvo de nuestras casas y en el aire que respiramos” pueden provenir del desgaste de los neumáticos de los vehículos, de las fundas de los cojines y sofás, e incluso de las cortinas y la ropa que esté fabricada con telas sintéticas .

El riesgo de ingestión de plástico a través del consumo de productos marinos en comparación con la exposición a las fibras sintéticas

«De estos elementos desprenden regularmente pequeños trozos de plástico en el medio ambiente a medida que se desgastan. Por ello, necesitamos con urgencia un plan de acción para eliminar la contaminación plástica e investigar los posibles impactos del plástico ambiental en la salud humana», advierte Kirby.

VÍDEO RELACIONADO: 10 ALTERNATIVAS AL USO DEL PLÁSTICO