Secciones

Actualidad El martes 29 de octubre es el día más peligroso en las carreteras. Y el tiempo tiene mucho que ver

El otoño es la estación del año en la que más siniestros de tráfico se producen y la meteorología es un factor determinante.

Este martes 29 de octubre es considerado el día más peligroso del año para conducir el coche, especialmente a primera hora de la mañana y si el destino es el puesto de trabajo. Esta es una de las principales advertencias del I Informe sobre la Seguridad Vial Laboral en España, elaborado por el Real Automóvil Club de España (RACE) con la colaboración de GAD3.

accidentes-coche-trafico-otono

En concreto, según la revisión de estadísticas realizadas por los autores de este documento, la mañana del último martes del mes de octubre, entre las 8.00 y las 9.00 es el intervalo de tiempo en el que es más probable sufrir un accidente.

Así, el aumento de la siniestralidad en el tráfico de coches y vehículos se debe a que con la llegada del otoño y al cambio de hora, “a las personas les cuesta más establecer una nueva rutina”, detallan los autores del informe en un comunicado.

Cambio de hora y amanecer

Además, debido al cambio de horario y al movimiento de traslación y oscilación de la Tierra de esta época del año, en muchos puntos de España, a primera hora de la mañana, el sol se encuentra muy bajo y los rayos pueden dificultar enormemente la visibilidad durante la conducción, con el consiguiente riesgo para todos los usuarios de las carreteras y calles del país.

Uno de los principales factores riesgo es la mala climatología propia del otoño

Esto provoca que el otoño, especialmente en los meses de octubre y noviembre, sea la época del año en la que más siniestros se producen, con una media de 18.000 accidentes de media frente a 16.500 que ocurren en los meses de invierno o primavera, según el RACE.

Además, entre las causas principales de este incremento de accidente en el día más peligroso del año para conducir están las distracciones al volante y las prisas. Sin embargo, los autores de este I Informe sobre la Seguridad Vial Laboral en España señalan que las condiciones meteorológicas propias del otoño son unos de los elementos determinantes que aumentan las probabilidades de sufrir un siniestro.

Lluvias, nieblas y falta de visibilidad

De hecho, uno de los principales factores riesgo que incrementa la siniestralidad es la climatología propia del otoño. Unas condiciones meteorológicas que se caracterizan por la presencia de lluvias que dificultan la visibilidad, la adherencia del vehículo a la carretera, reducen la velocidad y aumentan la distancia de frenado.

Las prisas, la intensidad del tráfico, el número de vehículos son factores determinantes

Asimismo, especialmente en las zonas de interior del país como las dos mesetas o la depresión del río Ebro, durante el otoño también son frecuentes las nieblas persistentes a primera hora de la mañana, lo que impide la circulación normal del vehículo con el consiguiente riesgo de sufrir un accidente.

No obstante, también hay que tener en cuenta que estos factores no son los únicos. Así, las prisas, la intensidad del tráfico, el número de vehículos o la calidad y estado de la carretera también son factores determinantes en el aumento de la siniestralidad.

Por ello, aunque siempre hay que extremar la precaución, en el último trimestre del año, se debe prestar aún más atención durante la conducción. En este sentido es fundamental adecuar la velocidad y el modo de circulación a las particularidades y características de cada carretera y momento del día.