Secciones

Tormenta


Una tormenta es un fenómeno en el cuál dos masas de aire de diferente temperatura (fría y cálida) interactúan y causan lluvias intensas y de corta duración con rayos, relámpagos, truenos, viento e incluso granizo cuando son más severas.

Las tormentas se forman cuando un centro de bajas presiones se desarrolla con un sistema de altas presiones que lo rodea. Esta combinación es capaz de crear vientos y posibilitar la formación de nubes de tormenta, como el cumulonimbus.

El contraste térmico y otras propiedades de las masas de aire húmedo originan el desarrollo de fuertes movimientos ascendentes y descendentes (convección) produciendo fuertes lluvias y vientos en la superficie e intensas descargas eléctricas. Esta actividad eléctrica se pone de manifiesto cuando se alcanza la tensión de ruptura del aire, momento en el que se genera el rayo que da origen a los relámpagos y truenos.

tormenta

En Estados Unidos el término «storm» se refiere estrictamente en meteorología únicamente a tormentas intensas con vientos en superficie de al menos 80 km/h. Las tormentas producen nubes de desarrollo vertical como cumulonimbus y cúmulus que pueden llegar hasta la tropopausa en torno a 10 km de altura. El ciclo de actividad de una tormenta típica presenta una fase inicial de formación, una intermedia de madurez y una final de decaimiento que dura entre una y dos horas.

En general, una célula convectiva de tormenta tiene una extensión horizontal de unos diez kilómetros cuadrados. En cambio, a menudo se producen de manera simultánea varias células convectivas que provocan fuertes precipitaciones durante un periodo de tiempo más largo. De hecho, cuando las condiciones del viento son propicias, una tormenta puede evolucionar hasta el estado de supercélula originando corrientes ascendentes y descendentes y abundante precipitación durante varias horas.

VÍDEO: ¿CÓMO SE FORMAN LAS TORMENTAS? LOS INGREDIENTES NECESARIOS

Te puede interesar: