Secciones

Radiación ultravioleta


La radiación ultravioleta (UV) es la radiación electromagnética cuya longitud de onda está comprendida aproximadamente entre los 400 nm (4×10-7 m) y los 15 nm (1,5×10-8 m). Su nombre proviene de que su rango empieza desde longitudes de onda más cortas de lo que los humanos identificamos como el color violeta. Esta radiación es parte integrante de los rayos solares y produce varios efectos en la salud.

La luz solar es la fuente principal de la radiación ultravioleta. La exposición a los rayos del sol es el factor de riesgo principal para la mayoría de los cánceres de piel. Además, las lámparas y camas bronceadoras también son fuentes de radiación ultravioleta y las personas que se exponen mucho a los rayos UV son potencialmente más vulnerables a posibles cánceres de piel.

radiación_ultravioleta

Los rayos UVA y UVB constituyen sólo una pequeña porción de los rayos solares pero aún y así son la causa principal de los efectos dañinos del sol en la piel. Los rayos UV dañan el ADN de las células de la piel y éstos comienzan cuando este daño afecta el ADN de los genes que controlan el crecimiento de las células de la piel.

Los tres principales tipos de rayos UV son los siguientes:

  • Rayos UVA: envejecen a las células de la piel y pueden dañar el ADN de estas células. Producen las arrugas, pero también se considera que desencadenan algunos tipos de cáncer. La mayoría de las camas bronceadoras emiten grandes cantidades de UVA.
  • Rayos UVB: tienen un poco más de energía que los rayos UVA y pueden dañar directamente al ADN de las células de la piel y causan quemaduras por la radiación solar. Asimismo, se cree que causan la mayoría de los cánceres de piel.
  • Rayos UVC: tienen más energía que otros tipos de rayos UV, pero no penetran en la atmósfera y no están presentes en la luz solar. A diferencia de los anteriores, no son habitualmente causantes del cáncer de piel.

Te puede interesar: