Secciones

Actualidad MeteoCine: Star Wars VII, el despertar de la fuerza (sin spoilers)

VÍDEO: UN VIAJE POR LOS CLIMAS DE LOS PLANETAS DE STAR WARS

 

Hoy vamos a hablar de Star Wars VII: El despertar de la fuerza. Una de las películas que más hype han generado en los últimos años. Y es que el regreso de la saga se ha hecho de rogar, pero por fin la tenemos en la gran pantalla dónde parece que va a batir todos los récords en taquilla.

Ya en la cola para entrar a la película, me he encontrado gente de absolutamente todas las edades, algunos incluso disfrazados de Jedi, Darth Vader y Chebwacca, aunque lo de este último no sé muy bien si era un disfraz. J.J. Abrams dirige este séptimo capítulo de la saga, que no es una continuación de la nueva trilogía sino que sigue a la trilogía antigua, es decir, que es un lío.

En la película Luke Skywalker ha desaparecido, pero un droide (BB-8) guarda un mapa con el que encontrar a Luke. La resistencia, en la que se encuentran los viejos personajes como Han Solo, Leia o Chebwacca trata de encontrarlo para dar con él. Pero también es buscado por la Primera Orden, una organización surgida de las cenizas del Imperio Galáctico.

J.J. Abrams ha querido evocar a la primera trilogía de Star Wars y lo ha conseguido de pleno. La película es una mezcla de acción, drama, efectos especiales y humor. Y es que Abrams ha conseguido dar con ese punto exacto en que los protagonistas de la historia juegan con el humor de una manera fluida y graciosa sin tener que meter estos toques con calzador, como ocurrió con nuestro amigo Jar Jar Binks en la segunda trilogía (y le damos las gracias por ello).

POCO ARRIESGADA

No se ha arriesgado en la producción de esta película, porque aunque la historia transcurra 30 años después, seguimos evocando tanto en aspectos técnicos, estéticos y narrativos a la primera trilogía. Y por aquí es por dónde vienen tanto los aciertos como los errores de esta película.

Desde el inicio del filme, con las míticas letras recorriendo el espacio que nos ponen en situación de la historia (que a saber dónde van a parar), el ritmo narrativo es perfecto. Nos engancha y entretiene el ritmo alto con el que comienza, pero durante el segundo acto, hay algunos momentos en los que este decae y se nota, es cierto que no llega a aburrir, pero estás deseando que pase algo y volver a engancharte a la historia.

La narrativa de la película, si bien nos recuerda a las de antaño, tenemos un estilo más actual. Y es que la cámara adquiere gran poderío a la hora de guiar la atención del espectador. Además tenemos otros aspectos como las clásicas transiciones de «barridos» entre escenas o una dirección de arte y fotografía casi calcada a esa estética que nos cautivó.

Aunque esta película de Star Wars tenemos un villano más explorado, con una lucha interna entre el lado luminso y el lado oscuro, es cierto que nos deja con ganas de más. No tiene esa imponencia que tenía Darth Vader allá por donde pisaba. Pero si tenemos héroes, y desde luego los nuevos personajes son lo más potente de la película. Daisy Ridley en el papel de «Rey» está sencillamente espectacular, transimitiendo mucha fuerza en su papel y adquiriendo gran protagonismo.

Por otra parte, tenemos a John Boyega en el papel de «Finn» que carga con el peso de la película en buena parte de ella, y no se arruga por ello. Además tenemos al nuevo pequeño droide «BB-8» que  aporta otra dosis más de humor y ternura, formando un trío cómico perfecto con C3P-O y R2D2. El mayor problema para mí han sido los personajes veteranos, y es que me han dejado con ganas de algo más.

Si bien Chebwacca me ha parecido que ha estado a la altura, Han Solo y Leia (interpretados por Harrison Ford y Carrie Fisher) creo que han estado un paso por detrás. El problema seguramente ha estado en la introducción de estos personajes de una manera algo forzada en la historia, cuando el protagonismo ya no era para ellos, sino para los nuevos.

La banda sonora creo que es, a parte de los nuevos protagonistas, unos de los puntos fuertes de esta película. John Williams a sus 83 años nos avisa de cuando nuestros vellos se tienen que poner de punta en cada momento de la película. Deberíamos empezar a plantearnos en clonar a este hombre porque necesitamos que su música siga sonando en las salas de cine.

La conclusión es que esta nueva película de Star Wars va a hacer soñar a los antiguos fans y va a conseguir nuevos jóvenes adeptos. Es entretenida, vibrante y apasionante, si bien por algunos fallos no está entre las 2 mejores de la saga, sÍ podemos decir que podría llegar a entrar en el podio.

Te puede interesar:

  • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

    Responder
    • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

      Responder
  • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

    Responder