Secciones

Actualidad Incendios 2017: arde España más de lo normal. ¿Cómo será el verano?

En lo que llevamos de 2017 se han registrado más de 5.000 incendios en España, muchos más que a lo largo de 2016

VÍDEO: EL PROBLEMA DE LOS INCENDIOS FORESTALES EN ESPAÑA


Durante los primeros cuatros meses de 2017 los incendios han arrasado 28.382 hectáreas en España, cerca de un 23% más que la media de la última década, y unas 14 veces más que durante el mismo periodo de 2016.

Los datos publicados por el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (MAPAMA) para el periodo comprendido entre el 1 de enero al 30 de abril de 2017 son alarmantes, sobre todo de mantenerse la tendencia de este primer cuatrimestre.

Se han contabilizado 5.163 incendios, y aunque muchos han sido conatos (inferiores a una hectárea, lo equivalente aproximadamente a un campo de fútbol), 2.396 si fueron de más de una hectárea y seis (la media de los últimos diez años son tres) fueron grandes incendios que arrasaron más 500 hectáreas.

Las comunidades más afectadas por los incendios han sido las del noroeste peninsular

Por estas fechas en 2016, no se había registrado un solo incendio de los grandes, y es que 2017 ya es el quinto peor año de la última década, aunque afortunadamente lejos de las 61.788 hectáreas que se calcinaron en 2012, el peor año de los últimos diez.

El verano ha arrancado ya con un gran incendio, el que está poniendo en riesgo el Parque Nacional de Doñana (Huelva), declarado Patrimonio de la Humanidad y Reserva de la Biosfera por la Unesco. Y las previsiones en materia de incendios de cara a este verano no son nada esperanzadoras.

Tipo de vegetación calcinada

El gráfico inferior contiene detalles del tipo de vegetación calcinada por hectáreas en 2017.  En el destacan las superficies de matorral y monte abierto, que suelen ser de difícil acceso y por lo tanto las más complicadas a la hora de controlar posibles incendios.

Las comunidades más castigadas el fuego este 2017 han sido hasta la fecha las del noroeste peninsular. Esta zona de la península contabiliza ya cerca del 80% de la superficie forestal total arrasada en el territorio nacional.

El aumento de los incendios en el noroeste se debe en gran parte a las condiciones meteorológicas extremas que se han registrado durante los últimos meses, con precipitaciones un 25 a 50% por debajo de lo normal en algunas zonas y temperaturas por encima de la media.

La escasez de lluvia y las elevadas temperaturas primavera prevé mayor riesgo de incendios en muchas zonas este verano

Con este panorama en pleno mes de mayo, la predicción de incendios para este verano no parece ser la mejor. A medida que se consume la primavera las precipitaciones empiezan a ser cada vez más escasas, aunque se registren tormentas puntuales.

Si no llegan las tan necesitadas lluvias este próximo mes a mes y medio, las condiciones serán cada vez más propicias para que ante la llegada de las primeras olas de calor, se registren incendios en aquellas zonas afectadas por la sequía.

VER MÁS: EN LA PIEL DE UN BOMBERO


  • Estamos asistiendo a un cambio rapidísimo y muy preocupante en el patrón de vientos y precipitaciones, y creo que desde los partes meteorológicos no se está informando de ello con la gravedad que merece. Y que esto está causado por el cambio climático debido a las emisiones de CO2 debido a este modelo económico consumista y despilfarrador de recursos. Pero en la tele se sigue dando el Tiempo como si esto fuera normal, al menos es mi percepción. El problema no es ya tanto que un día puntual superemos los treinta y tantos en el mes de Mayo. Lo preocupante es que cada vez son más frecuentes y persistentes las incursiones de aire sahariano (ya hasta en invierno). El anticiclón que dura meses y tenemos una persistencia del calor preocupante. Esto es muy grave y hay que empezar a alertar con la que se nos viene encima. Hay que concienciar a la gente de que cambie sus patrones de consumo y a que los políticos se tomen de una vez en serio el cambio climático. España avanza hacia el desierto.

    Responder
    • Amén Paco.

      Responder