Secciones

Actualidad Más huracanes de lo normal para este 2018 en el Atlántico

El equipo de meteorología tropical de Colorado State Univeristy (CSU) pronostica una temporada de huracanes más activa de lo normal este 2018 en el Atlántico tropical. A poco más de 2 meses para que arranque oficialmente la temporada, las predicciones publicadas por este prestigioso equipo de científicos afirman que no se espera una repetición de lo que aconteció el año pasado, cuando grandes huracanes asolaron la región del Caribe y zonas próximas. Aun así, el riesgo de que se formen potentes y devastadores huracanes sigue existiendo pero en menor grado.

Trayectoria e intensidad de huracanes en 2017

¿Por qué no se formarán tantos huracanes como el año pasado?

Entre los ingredientes fundamentales que estan detrás de una temporada casi ¨normal¨ destacan:

  • Un periodo de transición entre una ya debilitada La Niña y el esperado, pero débil, fenómeno de El Niño. Este podría instalarse en el Pacífico tropical durante los meses de verano en plena temporada de huracanes en el Atlántico. Normalmente cuando se forma El Niño y su señal es intensa, aumentan los vientos del oeste en zonas altas de la atmósfera sobre la región del Caribe, y estos se encargan de dificultar la formación de tormentas tropicales o de deshacer las que ya se han formado. De momento los modelos de predicción apuntan a la posible formación de El Niño, aunque parece que será muy débil con tan solo anomalías positivas del agua del mar de 0 a 0.5o

Predicción de la evolución de El Niño y La Niña este 2018

  • Las temperaturas de la superficie del agua en el Atlántico tropical rondan la media habitual, así que salvo que haya un aumento inesperado durante las próximas semanas, no debería ser un factor que influya tanto en la formación de huracanes. De hecho, el Atlántico oriental, cerca de las costas de África donde se suelen formar un buen número de tormentas tropicales, está más frío que otros años. Si se mantiene en ese modo menos energético, su contribución a la formación y fortalecimiento de tormentas tropicales será menor que otros años. Además, cuando el agua está más fría de lo habitual, aumenta la estabilidad atmosférica en la región y la presencia de aire más seco de lo normal, dos ingredientes que tienden a limitar la formación de grandes tormentas necesarias para la gestación de huracanes.

Anomalía de temperatura de la superficie del mar el 31 marzo 2018

14 tormentas con nombre y 7 huracanes

Para que se forme un huracán primero tiene que formarse una depresión tropical y que esta evolucione a tormenta tropical y finalmente a huracán. Cuando alcanza la categoría de tormenta tropical recibe nombre y cuando los vientos sostenidos superan los 118 km/h pasa a llamarse huracán llevando el mismo nombre masculino o femenino que tenía la tormenta tropical.

Para esta temporada de huracanes en el Atlántico que arranca el 1 de junio y finaliza el 30 de noviembre, está previsto que se formen 14 tormentas con nombre, 2 más que la media de 1981-2010. 7 de estas tormentas deberían llegar a categoría de huracán, muy cerca de la media de 6.5, y 3 a huracán categoría 3 o superior, es decir a huracán intenso como los Irma, Harvey o María del 2017.

El profesor Klotzbach, jefe del grupo de meteorología tropical de CSU, también resalta en su publicación sobre la predicción que esta pretemporada de huracanes de 2018 de momento se parece mucho a las de 1960, 1967, 1996, 2006 y 2011. Las de 1996 y 2011 fueron temporadas más activas de lo normal, mientras que las otras estuvieron más cerca de la media. La del 2018 se espera que sea un 135% más activa que la media, casi la mitad que la de 2017 que fue un 245% más activa de lo normal.

El 2018 también se caracterizará por un aumento de la probabilidad de que algún huracán toque tierra en diferentes zonas del litoral americano. Existe un 63% de probabilidad de que haya impacto en la costa de Estados Unidos cuando la media es de un 52%. La probabilidad de impacto para la costa este de Estados Unidos incluyendo la península de Florida es del 39%. Para la costa del golfo desde el oeste de Florida hasta la frontera de Texas-México es del 38% y para la región del Caribe del 52%.

El impacto del huracán Harvey en zonas próximas a la costa del golfo de México como en Fort Arthur. Imagen: NOAA

De momento lo que si sabemos con certeza es que el primer huracán de la temporada tendrá nombre masculino y se llamará Alberto y el segundo nombre femenino y se llamará Beryl. Cada año se empieza con uno de los dos sexos y se va alternando entre masculino y femenino.

El equipo de investigación de CSU actualizará esta predicción el 31 de mayo, 2 de julio y 2 de agosto a medida que las condiciones del tándem atmósfera-océano-tierra-criósfera vayan evolucionando. Aquí te iremos contando todos los detalles de cómo evolucionan las predicciones y del impacto que estos huracanes puedan llegar a tener en diferentes zonas de América y el Caribe.

  • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

    Responder