Secciones

Actualidad Mareas vivas equinocciales: ¿por qué son más intensas?

Las mareas vivas son fenómenos producidos por la acción de la gravedad del Sol y la Luna y se intensifican cerca de los equinoccios

Mientras que en el Mediterráneo el agua del mar apenas se mueve unos centímetros, en la costa y playas atlánticas las mareas pueden hacer avanzar o retroceder el mar decenas de metros. Este impresionante fenómeno de las mareas se agudiza cerca de los equinoccios, dando lugar a intensas mareas vivas. ¿Por qué sucede?

¿Por qué se producen las mareas?

Las mareas son debidas a las fuerzas de atracción gravitatoria que ejercen el Sol y la Luna sobre la Tierra. La mayor parte de esta fuerza gravitacional está ejercida por la Luna, que, aunque es mucho más pequeña, está considerablemente más cerca de la Tierra que el Sol.

Las mareas vivas se producen cuando el Sol, la Luna y la Tierra se alienan.

Además de la fuerza de gravedad hay una segunda fuerza que modula las mareas, la fuerza centrífuga. Esta fuerza está causada por la propia rotación de la Tierra, que dura 24 horas. Estas dos fuerzas actúan conjuntamente causando el ciclo aproximado de 12 horas de las mareas.

Marea baja en la playa de la Concha de San Sebastián.

Durante un día tenemos dos momentos de bajamar y dos de pleamar. Cuando el océano está más cerca de la luna es atraída por ella y se producen la pleamar. Cuando el océano está en el lado opuesto de la Tierra es la fuerza centrífuga la que actúa atrayendo el agua del mar. En los océanos fuera del eje Tierra-Luna se producen las mareas bajas.

¿Por qué se intensifican las mareas en los equinoccios?

Los equinoccios son eventos astronómicos que ocurren dos veces al año, en primavera, el 20-21 de marzo y en otoño, entre el 21-23 de septiembre. Se producen cuando el Sol y el plano del ecuador de la Tierra están alineados.

Posición del ecuador de la Tierra, el Sol y la Luna durante las mareas vivas equinocciales.

Durante los equinoccios, debido a la alineación del Sol con el ecuador, el Sol ejerce una mayor atracción sobre la Tierra. También la superficie del agua es fuertemente atraída por el Sol, lo que acentúa las mareas. Si además hay una alineación de la Luna con la Tierra y el Sol, entonces las mareas serán aún más fuertes, dando lugar a mareas vivas de gran intensidad.

Durante estas mareas la bajamar se amplifica, dejando al descubierto extensiones de playa y costa que de otra forma no podemos disfrutar. Sin embargo, la intensidad de estas mareas hace que el nivel del mar suba también con gran virulencia, y puede llegar a ocasionar inundaciones.

Efecto contrario durante los solsticios

En cambio, cerca del solsticio de verano, el 21-22 de junio, y de invierno, el 21-22 de diciembre, las mareas se debilitan. Durante los solsticios la Tierra está inclinada respecto al Sol y la fuerza de atracción que esta ejerce es mucho menor. Las mareas son más débiles.

Posición del ecuador de la Tierra y el Sol durante los solsticios.

VÍDEO: EQUINOCCIO DE  OTOÑO