Secciones

Consejos Día del Sueño: la influencia de la luz natural en la calidad de tu sueño

Sólo uno de cada dos españoles es consciente de la importancia de la luz natural para la calidad de su sueño

Solo 1 de cada 2 españoles (el 54%) afirma que la calidad de su descanso puede verse influida por la luz natural. Así se desprende de un informe internacional llevado a cabo por la compañía danesa VELUX en 14 países, con motivo del Día Mundial del Sueño, que se celebra cada 15 de marzo.

Estos datos posicionan a los españoles ligeramente por debajo de la media global, situada en el 55%, siendo italianos (62%) y eslovacos (61%) los más concienciados sobre esta realidad.

Percepción por países de la influencia del luz natural en la calidad del sueño. Fuente: Velux

Según el Dr. Alejandro Iranzo de Riquer, neurólogo y presidente de Sociedad Española del Sueño (SES), “uno de los pilares fundamentales de la salud es dormir adecuadamente las horas necesarias y mantener un ritmo regular del ciclo sueño-vigilia”.

“El control del sueño corre a cargo de un reloj interno situado en el cerebro que depende de factores externos como la temperatura y la luz. La luz natural tiene una gran importancia en la regulación del reloj interno y de que tengamos un ritmo sueño-vigilia ordenado y estable”, agrega este experto.


La luz natural tiene una gran importancia en la regulación del reloj interno y de que tengamos un ritmo sueño-vigilia ordenado y estable

Por su parte, Elena Arregui, Directora General de VELUX en España, afirma que “este estudio pone de manifiesto que los españoles no son del todo conscientes de la relación entre luz natural y sueño, y de la importancia de disfrutarla durante el día y protegerse de ella en el momento de dormir”.

“Una pequeña cantidad de luz por la noche hace que nuestro sueño pueda verse perturbado. Sin embargo, durante el día, la luz natural se convierte en aliada de nuestra salud. Llegar a la cama habiendo recibido la suficiente luz natural durante el día ayudará a conciliar mejor el sueño”, destaca Arregui.

Para lograr un descanso óptimo, en la preparación de una habitación se recomienda disponer de aislamiento lumínico, térmico y acústico, con lo que las fachadas y cerramientos de los hogares juegan un papel fundamental.

Además, gracias a las nuevas tecnologías existen soluciones inteligentes que ayudan a tener un control sobre la relación de los espacios interiores con el exterior y aumentar la calidad y salubridad del hogar.

El cambio de hora perjudica nuestra salud

El inminente cambio de hora puede tener efectos adversos en nuestra salud, ya que desregula el ritmo circadiano, el reloj molecular interno que mantiene el cerebro y cuerpo sincronizados con el sol, es decir, indica al cuerpo cuándo es la hora de despertarse o de irse a dormir.

La Sociedad Española de Sueño aconseja que lo más conveniente para la salud es que exista un horario estable sin cambios durante el año y mantener de forma permanente el horario de invierno (GMT+1).

Con ello se consigue una mayor exposición a la luz solar durante la franja horaria laboral y escolar más habitual (de 8.00 a 17.00 horas), especialmente en las primeras horas de la mañana.

Luz natural y calidad del sueño

Esto facilita mejorar el rendimiento intelectual, una mejor calidad de vida y ayuda a disminuir la aparición de enfermedades cardiovasculares, obesidad, insomnio y depresión. El horario de invierno sería el más beneficioso para la población, especialmente para los grupos más sensibles a los cambios de horario y a padecer trastornos del sueño y de la salud, como son los niños y las personas de edad avanzada.

En este sentido, el Dr. Iranzo de Riquer afirma que “el cambio de horario, aunque sea de una hora, altera el tiempo de exposición al sol durante el día y desequilibra al reloj interno, que tarda varios días en volverse a ajustar”.

“Es necesario promover una mayor exposición a la luz natural cuando la mayoría de las personas están trabajando o aprendiendo en la escuela. Esto es lo que ocurre durante el horario de invierno (GMT+1) en contraposición con el de verano (GMT+2)”, apunta.

El futuro de los edificios: la casa circadiana

Según la OMS, las personas pasan de media el 90% de su tiempo en interiores, para la mayoría de ellas el único momento en el que reciben luz natural y aire fresco entre semana es en el trayecto al trabajo o la escuela. Sin embargo, muchos no son conscientes de los riesgos asociados a este estilo de vida.

Las personas que trabajan en oficinas con ventanas duermen un promedio de 46 minutos más por noche

De hecho, un estudio realizado por neurocientíficos estadounidenses mostró que las personas que trabajaban en oficinas con ventanas dormían un promedio de 46 minutos más por noche que los trabajadores de oficina sin ventanas.

Los problemas de humedad, calidad del aire o sobrecalentamiento en las viviendas pueden derivar o acentuar problemas de salud como el asma, alteración del sueño o enfermar por gripe. Según datos de ECOFYS, 1 de cada 6 europeos viven en edificios insalubres y el 90% de los edificios existentes en Europa todavía continuarán habitados en 2050.