Secciones

¿Sabías que...? La segunda superluna del año llegará esta noche

Este mes de febrero podremos disfrutar de la segunda superluna del año, también llamada ‘luna de la nieve’ por coincidir en un periodo de intensas nevadas

Arranca un nuevo mes y tenemos una nueva cita con la luna llena. Tendremos que esperar hasta el 19 de febrero para ver nuestro satélite en todo su esplendor en el firmamento. Además, será la segunda superluna del año, y todavía nos quedará una más en marzo…

Pero, ¿qué es en realidad una superluna? Es el nombre que recibe, simplemente, la luna llena cuando coincide con nuestro satélite en su perigeo. Es decir, en el punto más cercano de su órbita alrededor de la Tierra. La órbita de la Luna no es perfectamente circular. De media, el perigeo está a unos 362.600 kilómetros de la Tierra. Si bien en ocasiones puede ser incluso más cercano (llegando a un mínimo de 356.400 kilómetros) o más lejano (llegando a los 370.400).

luna llena de febrero 2019

La luna de nieve.
Crédito: Max Pixel

El apogeo, por su parte, lleva a nuestro satélite, de media, a 405.400 kilómetros de distancia. Si bien puede alejarse hasta los 404.000 kilómetros o hasta los 406.700. Esa diferencia entre el apogeo y el perigeo hace que el tamaño aparente de la Luna, en el firmamento, sea ligeramente diferente. Es apenas un 10%. Una diferencia que no es apreciable excepto para los observadores más experimentados del firmamento nocturno.

La luna llena de febrero 2019 tendrá lugar el martes 19 

Del mismo modo, esa diferencia entre apogeo y perigeo no tiene ningún efecto particularmente destacable sobre la Tierra (más allá de que las mareas sean más pronunciadas). Es, por tanto, algo principalmente anecdótico más que importante. Ya que una superluna es, por tanto, una luna llena que coincide con el perigeo. Del mismo modo, también tenemos una miniluna: una luna llena que coincide con el apogeo.

La mecánica de la luna llena

La luna llena sucede cuando la Luna se encuentra en el extremo opuesto del Sol respecto a la Tierra. Es decir, desde nuestra perspectiva, la vemos iluminada de frente. Los cuartos menguante y creciente se corresponden con la luna iluminada en diferentes porcentajes. La luna nueva, finalmente, sucede cuando la luna se interpone entre la Tierra y el Sol. Debido a las inclinaciones de los ejes, normalmente nuestro satélite simplemente desaparece de nuestro firmamento.

La luna creciente y Saturno en conjunción, fotografiados el 16 de enero de 2015.
Crédito: Eric Teske

Pero, en ciertas ocasiones, todo coincide para que la luna nueva pase justo por delante del Sol. Se produce, así, un eclipse solar, que puede ser parcial, total o anular.

El eclipse solar anular, de hecho, está relacionado también con el apogeo. Porque solo suceden cuando nuestro satélite, en ese momento, se encuentra también cerca del punto más lejano de su órbita alrededor de la Tierra. De tal manera que no llega a cubrir por completo el disco solar.

La luna llena de febrero tendrá lugar el martes 19. El momento exacto de entrada se producirá a las 16:55 (15:55 en las Islas Canarias).

Tanto esa jornada, como en la anterior y posterior, la superficie de nuestro satélite estará iluminada en más de un 95%. Será, también las peores jornadas para intentar observar los objetos más tenues del firmamento. El brillo de nuestro satélite dificultará notablemente su observación.

La luna llena de febrero 2019: la luna de nieve

En la cultura popular, la luna llena de cada mes recibe diferentes nombres. Generalmente, nos referimos a cada luna llena por el nombre que le daban las tribus amerindias. En el caso de la de febrero, es popularmente conocida como la luna de nieve. El nombre es autodescriptivo. Es en estas fechas cuando se producen las mayores nevadas del invierno. No solo en Norteamérica, sino en todo el hemisferio norte.

Pero también tiene otros nombres en otros lugares del mundo. En Europa también es conocida como la luna de nieve. Aunque en español se la ha llamado tradicionalmente la luna del lobo. Que es, curiosamente, el nombre que recibe la luna llena de enero. Pero no es el único nombre que recibe. En el viejo continente, la luna llena de febrero también es conocida como la luna del hambre o la luna tormentosa.

En el hemisferio sur, sin embargo, es conocida como la luna del grano. Para los maoríes de Nueva Zelanda, usan diferentes nombres en función del calendario lunar. Para febrero hay dos nombres diferentes. Por un lado, Hui-tanguru (para enero y febrero), que significa que el pie de Ruhi (una estrella de verano) está sobre la Tierra.

Por otro lado, Poutu-te-rangi (para febrero y marzo), que significa que la cosecha ya ha sido recogida. Pero por aquí, en el norte, nos toca preparanos para el frío y la nieve…

VÍDEO: ¿CÓMO LE INFLUYE LA LUNA LLENA A LOS HUMANOS?