Secciones

Deportes Hablamos con Lucía Martiño…¡la novia del surf!

Lucía Martiño, una joven deportista de Gijón cuya pasión de pillar olas comenzó con solo 10 años y desde que participó en el campeonato de España de surf  siendo adolescente, no ha parado de competir al más alto nivel. Esta surfer en 2013 se hizo con el número uno en el circuito nacional y el tercero en el ranking Europeo junior. Nacida en 1994, lleva 11 años haciendo surf y hoy hablamos con esta crack del mundo de las olas cuya técnica y melena rubia no pasan desapercibidas.

Lucía, ¿cómo supiste que querías dedicarte a esto?
Comenzó como una actividad más para divertirme en la playa. Desde que cogí mi primera ola, supe que éste era mi deporte. Al estar en una escuela de surf con un grupo con el que me lo pasaba genial, nos llevaron a competir a un campeonato de Asturias por diversión y pasarlo bien. Poco a poco, empecé a ver que se me daba bien competir y tenía buenos resultados, así que pasé a competir en el circuito nacional. Me seleccionaron para unos Campeonatos del Mundo en Portugal con la selección nacional y a partir de ahí, ya me tomé más en serio este deporte. Actualmente estoy realizando el QS, circuito profesional absoluto de la WSL.

¿Practicas algún otro deporte?
Esquí desde que soy muy pequeña, además de pilates, algo de boxeo y circuitos de entrenamiento en el gimnasio para complementar el surf.

¿Qué significa el surf para ti?
Ahora mismo el surf mueve mi vida, mis viajes, entrenamientos y campeonatos… Estoy conociendo casi todo el mundo gracias al surf y creo que tengo que aprovechar esta gran oportunidad.Estoy estudiando ADE también, ya que me gustaría tener una carrera en el futuro, pero voy poco a poco, ya que mi prioridad en este momento es el deporte.

¿Cuál es tu próximo objetivo a corto plazo?
Realizar el mayor número de pruebas del QS esta temporada para poder tener buen ranking el año próximo.

¿Cómo ve una mujer deportista como tu, el papel de la mujer en el mundo del deporte náutico?
En el surf, que es el mundo que conozco, cada vez hay más mujeres que lo practican. Cuando yo comenzaba, en invierno era de las pocas o la única chica en el agua cada día. Ahora hay baños que comparto con muchas chicas, y eso me encanta.

En competición también ha aumentado el número de mujeres que corren el circuito mundial, campeonatos nacionales… y hay chicas que podrían estar al nivel de muchos chicos que se encuentran en el circuito profesional.

¿Cómo está el surf en España ahora mismo?
Está creciendo mucho. En todas las playas hay muchas escuelas y tiendas de surf… Hay mucha cantera por delante, aunque creo que todavía queda mucho por hacer.

¿Tu mejor momento como surfista? ¿Y el peor?
Mi mejor año fue el de los 18, en el que logré una tercera posición en el ranking del circuito profesional Europeo junior, logrando ganar una de las pruebas más importantes de este en Francia. No tenía mucha presión encima y en todos los campeonatos fui logrando buenos resultados.

Mi peor momento fue el año siguiente, en el que me propuse unos objetivos, entrené mucho para conseguirlos, pero mi cabeza me pudo y los nervios y la ansiedad en cada competición fueron en mi contra. Cada vez que entraba en el agua, tenía tal presión que me bloqueaba en cada ola.

¿Cuáles son tus playas favoritas para surfear?
Me encanta surfear en casa, en Asturias. Tenemos muy buenas olas… En Rodiles, Playa España, Xagó, Salinas…En verano me encanta surfear en Hossegor (Francia) Paso toda la temporada de verano por allí.

¿Crees que es útil para los surfistas tener una fuente de información del estado del mar, el viento y las olas?
¡Por supuesto!! Yo cada día miro las condiciones de olas, viento, mareas para elegir la mejor playa a la que ir al día siguiente y a la hora adecuada. Es muy importante, ya que es mejor ir en el buen momento para coger mejores olas.

¿Qué consejos les darías a los que están empezando en este mundo del surf?
Lo primero, que se apunten a una escuela para dejarse guiar por profesionales. El mar es muy peligroso a veces y hay que saber seguir ciertas pautas para no correr riesgos.
Disfrutar, pasarlo bien e ir sin miedo desde el momento que entren en contacto con las olas.