Secciones

Cambio Climático Los ‘Súper El Niño’ serán más frecuentes e intensos por el cambio climático

El Niño es cada vez más intenso por el cambio climático. Pero, ¿cómo será el futuro de este fenómeno, que tanto altera el clima de la tierra?

Una versión amplificada de El Niño, conocida como Súper El Niño, podría ocurrir con mayor frecuencia en el futuro debido al cambio climático. Es lo que concluye el reciente estudio realizado por un equipo de científicos de varias instituciones de todo el mundo, dirigido por Bin Wang.

La investigación se basa principalmente en el análisis de las propiedades cambiantes de El Niño, debido al cambio climático que ha ocurrido durante el siglo XX. El objetivo principal del estudio es comprender cómo serán los fenómenos de El Niño en el futuro.

El Niño es el calentamiento periódico de las aguas del Pacífico ecuatorial y provoca cambios en los vientos alisios y en los patrones de precipitación de la región.

Al agregar enormes cantidades de energía a la superficie del océano y la atmósfera, los episodios de El Niño pueden alterar los patrones climáticos por todo el mundo.

Su impacto se suele sentir desde América del Norte hasta Asia, África o Australia. En Estados Unidos, por ejemplo, una de las principales señales de esta anomalía, es el aumento de la precipitación en el tercio sur del país, desde California hasta Florida.

Anomalía de la temperatura de la superficie del Pacífico en diciembre de 2015. Este ha sido uno de los fenómenos El Niño más intensos del siglo XXI. Fuente: NOAA

Analizados 33 años de fenómenos de El Niño registrados entre 1901 y 2017, se observa cómo, desde finales de la década de los 70, se han producido cambios significativos en la estructura y la frecuencia de estos episodios.

Entre los principales cambios, se encuentra un desplazamiento de miles de kilómetros hacia el oeste, de la región donde El Niño alcanza con mayor frecuencia su máximo de intensidad.

También se ha concluido, que aumentará la probabilidad de que se produzcan situaciones de El Niño extremadamente fuertes.

En un futuro los fenómenos de El Niño podrían ser más intensos y provocar alteraciones climáticas globales de mayor impacto

En esta configuración de aguas ecuatoriales más cálidas, El Niño tendería a formarse en una región del Pacífico que ya de por sí es más cálida por naturaleza. Esto significa que, a la temperatura habitual del agua, hay que sumar la de la anomalía que aparece durante estos episodios cálidos, aumentando así la probabilidad de que El Niño sea más intenso, un Súper El Niño. 

Impacto habitual de El Niño durante el invierno y verano del hemisferio norte.
Fuente : NOAA

El cambio climático parece ser el responsable de este calentamiento desigual de las aguas del Pacífico occidental respecto a las del Pacífico central. Un escenario que acaba afectando a los vientos alisios en la región, ya que tienden a soplar con mayor intensidad desde aguas más frías a las más cálidas.

Los 11 episodios de El Niño identificados desde 1978 se han formado en el Pacífico occidental y central, con tres fenómenos Súper El Niño que han contribuido a aumentar la temperatura media global a la vez que se producían fenómenos meteorológicos extremos por todo el mundo.

Los episodios de Súper El Niño ocurridos en 1982, 1998 y 2015-16, han tenido un tremendo impacto en el clima global. Con ellos se han registrado sequías extremas y calor o fuertes precipitaciones con inundaciones en un buen número de regiones.

Los investigadores han monitoreado todos los detalles de situaciones únicas de El Niño, y ahora intentan entender cómo se comportará El Niño en un futuro.

Usando métodos estadísticos, ocho modelos numéricos diferentes y el comportamiento previo de los patrones de anomalías oceánicas, han concluido que las cálidas aguas del Pacífico ecuatorial occidental se tornarán más cálidas aún en las próximas décadas.

Fenómenos de El Niño registrados desde principios del siglo XX. Las barras negras reflejan la formación de un Súper El Niño. Fuente: Bin Wang et al.

Olas de calor y sequías más severas

El estudio también resalta las diferencias significativas que hay entre los episodios de El Niño que se registran en el Pacífico occidental y los del oriental.

Una es que, cuando aparece El Niño en el Pacífico occidental, puede empezar a afectar los patrones climáticos globales durante el verano del hemisferio norte, en lugar de hacerlo durante los meses de invierno.

Este tipo de configuración de El Niño puede tener un mayor impacto en patrones climáticos más duraderos, como las olas de calor o las sequías.

Cómo será El Niño en el futuro, dependerá entre otras cosas del cambio de temperatura que se produzca en el Pacífico occidental en comparación con el Pacífico central.

Si las aguas occidentales se calientan más rápido que las centrales, se registrarán más situaciones de El Niño, en la región oeste. El Niño es un gran motor del clima terrestre y esta situación podría tener un importante impacto global sobre el. 

De cumplirse las predicciones de este estudio, seguramente acabaríamos con un clima aún más diferente que el de hoy. Algo así como tener más situaciones de Súper El Niño en el futuro. 

Cambio Climático: el planeta se apaga

En su apuesta por sumar evidencia científica, la divulgación y la información, eltiempo.es cuenta con una sección de Cambio Climático en la que se pone el foco en la la importancia de ampliar el conocimiento sobre la extensión, la evolución y las consecuencias de la actual crisis climática, «una amenaza real a la que nos enfrentamos».

Un espacio de consulta, información y análisis con contenidos que, no sólo reconocen y aportan evidencias de este problema planetario, sino que llaman a la actuación inmediata a favor del clima global. Accede aquí a la Sección de Cambio Climático de eltiempo.es