Secciones

Cambio Climático Los pueblos de la sequía en España

Un 2019 bastante seco está dejando los primero síntomas de la falta de lluvias en los conocidos como pueblos de la sequía

Todavía no ha llegado el verano, pero los indicios de sequía ya se pueden ver en muchos pueblos de la conocida como España vaciada, esas zonas de nuestro país cada vez más despobladas. De hecho, la merma de la cosecha del cereal con respecto a otros años es un claro indicativo de la falta de lluvias y de las consecuencias económicas que puede provocar la falta de lluvias.

En este sentido, las asociaciones de agricultores de Castilla y León han estimado que a día de hoy hay unas 156.000 hectáreas de cultivos afectadas por la falta de agua. No obstante, esta cantidad se podría incrementar hasta las 500.000 hectáreas sino caen lluvias en las próximas semanas.

Esta falta de precipitaciones está provocando que muchas regiones de la denominada España vaciada tengan problemas para mantener parte de su actividad económica, como es el caso de la agricultura, aunque gracias a los medios técnicos, como pozos y desaladoras, se puede hacer frente a la demanda, en especial, el abastecimiento humano.

A día de hoy hay unas 156.000 hectáreas de cultivos afectadas por la falta de agua solo en Castilla y León

Sectores afectados por la falta de lluvias

“La sequía es un riesgo silencioso pero constante. Se va manifestando primero en la agricultura de secano, que depende exclusivamente de la lluvia», apunta Jorge Olcina, presidente de la Asociación de Geógrafos Española y director del Laboratorio de Climatología de la Universidad de Alicante.

«Luego, si se agrava la situación, afecta a la agricultura de regadío porque empieza a escasear el agua embalsada o descienden mucho los niveles de agua de los acuíferos; a continuación se ve afectada la producción energética hidráulica porque escasea aún más el agua embalsada”, agrega este experto.

En este sentido, hay que recordar que este 2019 está siendo un año especialmente seco, por lo que las las reservas de agua embalsada se encuentran antes del verano a unos niveles muy parecidos a los registros de 2017, cuando se produjo una intensa sequía.

Cortes de agua potable

Durante el año 2017 hay que recordar que una buena parte de pueblos de España se quedaron sin agua potable a causa de los largos periodos sin nada de lluvia. Ocurrió en Campillos (Málaga) donde hubo cortes nocturnos a causa de la sequía y en donde se tuvieron que inyectar 70.000 litros de agua desde cisternas.

Esta misma situación se vivió en toda la Sierra Sur de Sevilla, donde unos 15.000 vecinos de los municipios de Badolatosa, Lora de Estepa, Casariche y La Roda de Andalucía sufrieron restricciones de agua debido al bajo caudal del acuífero del que se abastecen.

En este 2019 Murcia ha llegado a estar hasta tres meses seguidos sin que cayera ni una sola gota de agua. Por ejemplo, en Jumilla, conocida por el vino, apenas cayeron 3 mm de lluvia a principios de año y durante el resto de meses no hubo rastro de precipitaciones.

Un 2019 seco

“Los embalses se resienten, ya que junio no está siendo demasiado generoso en precipitaciones pese a ser el mes más lluvioso de los tres meses que componen el verano. Nos encontramos a un 59.31% de capacidad de agua embalsada cuando el año pasado estábamos a más de un 70%«, advierte Mar Gómez, doctora en Físicas y meteoróloga de Eltiempo.es.

«Una situación que podría ser preocupante si las previsiones estacionales se cumplen ya que podríamos tener un verano especialmente cálido en gran parte de España y ligeramente más seco en el cuadrante noroeste peninsular”, agrega Gómez.

VÍDEO RELACIONADO: CAUSAS Y CONSECUENCIAS DE LA SEQUÍA