Secciones

Cambio Climático Los incendios del futuro: mas frecuentes, intensos y difíciles de controlar

Olas de calor cada vez más intensas, sequías prolongadas y más tormentas eléctricas entre los ingredientes destacados

Los incendios forestales, que cada vez recorren una mayor superficie del planeta, son también más frecuentes y devastadores. Expertos del mundo entero apuntan desde hace tiempo, que detrás de esa intensificación, hay varios factores que los hacen más extremos. El principal es el intenso calor que se registra sobre todo durante los meses de verano.

Las olas de calor son cada vez más intensas, duran más tiempo y se extienden por más territorio. Ese aire caldeado, que perdura en el tiempo, va muy ligado a la presencia de mega anticiclones de larga duración. A parte del intenso calor, otros dos factores que amplifican el riesgo de incendios, y que van ligados al cambio climático de origen humano, son las sequías y las tormentas eléctricas.

Los incendios forestales y la superficie que arrasan ha aumentado progresivamente durante las ultimas décadas con el aumento de las temperaturas y especialmente de las olas de calor.

Eltiempo.es ha podido hablar con dos expertos en incendios forestales sobre los factores que los hacen más intensos y su futuro en un clima mas cálido como el que nos va a tocar vivir.

Las olas de calor ingrediente fundamental para amplificar los incendios

Los expertos señalan a una combinación entre olas de calor y sequías, sobre todo las de mayor duración, como causa principal de los múltiples incendios que se vienen registrando estos últimos años. El aire seco recalentado, y la falta de precipitación absorbe mucha de la humedad del suelo en amplias zonas, sobre todo del hemisferio norte.

El intenso calor que se registra durante varios días consecutivos de una ola de calor, hace que una buena parte de la energía del sol evapore la humedad del suelo. Como el suelo está ya tan seco, toda esa energía se emplea directamente en calentar el aire y provocar temperaturas aún más elevadas que secan todo y facilitan la propagación del fuego.

https://twitter.com/picazomario/status/1409538184384368645?s=20

Las tormentas eléctricas grandes aliadas de los incendios

Una buena parte de los incendios, y sobre todo los que se registran en zonas remotas de nuestro planeta, ocurren cuando se forman tormentas eléctricas. La actividad del hombre ya sea por descuidos o intencionadamente también provoca incendios, pero los rayos generados por una tormenta causan más de la mitad de ellos. 

Una buena parte de los incendios los inician los rayos generados por las tormentas eléctricas y en un clima más cálido como el actual cada vez tenemos más.

Aunque los rayos de una tormenta parezcan una causa de lo más natural, en parte también están relacionados con la actividad humana. Según apunta Michael Flannigan, experto en incendios y profesor de la Universidad de Alberta en Canadá, a medida que calentamos el planeta hay más tormentas y más rayos para generar incendios. 

Las torments eléctricas y los rayos que generan son una de las principales causas de los incendios forestales.

¨Si a los ingredientes de calor y sequía, sumamos un elemento como el calor de un rayo, la chispa para iniciar el fuego, la situación se complica¨. En zonas remotas del Ártico Canadiense o Ruso, la actividad tormentosa ha aumentado estas últimas décadas y con ella el número de incendios, su extensión y la duración de los mismos. 

Anticiclones que actúan como auténticos hornos para calentar el aire

Daniel Swain, investigador en el Instituto del Medio Ambiente de la Universidad de California Los Ángeles, afirma que en concordancia con las olas de calor que hoy en día medimos, los anticiclones son cada vez más intensos, duraderos y abarcan mayor territorio. 

Según Swain, ¨las temperaturas están ganando la batalla a otros factores que podrían servir para aliviar el riesgo de incendios ¨. Aunque tengamos un buen año de precipitaciones, y el suelo y la vegetación estén húmedas, si luego llega una o más intensas olas de calor de varios días, ese calor acaba secándolo todo para potenciar la propagación de incendios¨. 

La intensa y prolongada sequía que afecta algunas regiones del planeta, está directamente relacionada con el cambio climático y ayuda a potenciar los incendios.

Swain investiga sobre todo el riesgo de incendios en el oeste de Estados Unidos donde los anticiclones son cada vez más potentes, una situación que amplifica el ya intenso calor. A ese factor atmosférico presente en el suroeste de Estados Unidos, hay que sumar últimamente el factor sequía. Durante varias décadas ha estado afectando a la región secando la vegetación e incrementando aún más el calor. 

Un futuro de más olas de calor y devastadores incendios

Swain y Flannigan coinciden en que cada vez hay más conexión entre las olas de calor y el cambio climático antropogénico. Eso significa, que en zonas del planeta donde los incendios ya son frecuentes, se pueden esperar olas de calor más extremas con el paso de los años y por lo tanto un más fuegos.

Esta previsto que el sur de Europa viva el doble de días de olas de calor de aquí a mediados de siglo. Viviremos temperaturas más parecidas a las que hoy se registran en oriente medio con termómetros superando los 45 grados varios días en verano y con incendios más habituales y difíciles de controlar.