Secciones

Cambio Climático Los incendios de Australia han calcinado en 2019 una superficie mayor que Aragón

Detrás de los incendios de Australia, una huella inconfundible del cambio climático que vivimos

VÍDEO: LOS PEORES INCENDIOS QUE RECUERDA AUSTRALIA

Australia ha sido un constante incendio esta primavera (otoño en el hemisferio norte) y hasta la fecha, ya se han quemado cerca de 5 millones de hectáreas, un tamaño algo mayor que la superficie de Aragón. La escasa precipitación y las constantes y extremas olas de calor están detrás de los peores incendios que se recuerdan, y eso que Australia es un país habitualmente afectado por el fuego, aunque no con el grado de intensidad vivido este 2019. 

La comunidad científica asegura que no hay precedentes de los incendios que se están viviendo estos últimos meses, mientras que políticos del actual gobierno aseguran que estas llamas, estas grandes humaradas, ya se han dado en el pasado y es un ciclo más del actual clima.

De nuevo parece surgir ese gran debate entre ciencia y la política a la hora de buscar explicaciones sobre las causas de tan devastadores incendios. 

El estado de Nueva Gales del sur en el sudeste del país ha sido uno de los más afectados por las llamas este 2019.

Australia es un país que experimenta con frecuencia incendios, especialmente durante años en los que el fenómeno de El Niño está presente en el Pacífico ecuatorial. Lo que no parece nada normal, y eso es lo que defiende la comunidad científica, es que se registren incendios tan intensos, tan duraderos y tan difíciles de controlar, sobre todo cuando este 2019 ha sido un año en el que el fenómeno El Niño no ha estado presente. 

Este 2019 ya se han quemado cerca de 5 millones de hectáreas, un tamaño algo mayor que la superficie de Aragón

No solo son los científicos los que defienden esta anomalía tanto climática como de incendios que se esta produciendo. Los mismos servicios de emergencia qué luchan contra los incendios, aseguran que nunca han visto algo similar durante la habitual temporada de incendios.

En Nueva Gales del Sur, donde en los últimos años se habían calcinado en torno a 280 mil hectáreas de media, ya han visto arder cerca de 3.4 millones de hectáreas este 2019. Es, sin duda, una cifra astronómica para científicos, protección civil y muchos de los habitantes de la zona. 

Australia ha ardido muchas veces pero nunca como ahora

Haciendo marcha atrás en el tiempo, este estado del sudeste de Australia, ya ha visto millones de hectáreas calcinadas con valores similares a los de este 2019. De hecho, en 1974, se quemó una zona algo mayor. En esa ocasión, la gran superficie quemada se debió a que las copiosas lluvias de la primavera aumentaron el volumen de vegetación y mucha de ella ardió durante los meses de más calor, pero en esa ocasión  fue principalmente matorral de monte y en zonas remotas. 

1 – fuegos 2019 hasta la fecha, 2 – Fuegos 1974 en el oeste del estado 3 -Fuegos Navidad
Source: Centre for Environmental Risk Management of Bushfire, Australia Government

Este año sin embargo, Nueva Gales del Sur, ha visto las llamas avanzar por zonas mucho más pobladas. Todo ello después de una sequía récord, que ha dejado hectáreas y más hectáreas de vegetación totalmente seca, con muy poca agua en el subsuelo para ayudar a evitar la propagación de las llamas en un entorno tan extremadamente seco.

El estado ha vivido los primeros 8 meses del año con los valores de precipitación más bajos de su registro. 

La escasa precipitación y las constantes y extremas olas de calor están detrás de los peores incendios que se recuerdan

Pero la sequía y los incendios no solo se viven en Nueva Gales del Sur, gran parte del país pasa por una situación también extrema de fuegos descontrolados, temperaturas elevadas y nubes de humo inmensas y eternas. Muchos de los fuegos de 2019 están siendo mas grandes que ninguno que hayan vivido recientemente en Europa o incluso en zonas de Norte América como California

Zonas de gran valor medio ambiental a merced de los incendios

Algunas de las zonas calcinadas este año en Australia, ya habían ardido en el pasado pero los incendios de este año están arrasando con zonas de gran valor ecológico. Entre ellas, las selvas de Gondwana, que albergan algunas de las mayores selvas subtropicales del planeta.

Preocupan los incendios en estas zonas, porque en ellas se encuentra el bosque tropical templado Antártico. Se los considera un vínculo activo con la vegetación que cubría el súper continente meridional Gondwana antes de que se rompiera hace unos 180 millones de años.

Autor: Rob y Stephanie Levy / Licencia

También se teme que los pinos Wollemi, actualmente en peligro de extinción, se hayan quemado en los fuegos que arrasaron las Montañas Azules. Se creían extintos hasta que los aborígenes los descubrieron en 1994. Hasta ahora, su paradero se ha mantenido en secreto para mantenerlos a salvo.

El humo uno de los principales problemas para la población

El humo también ha llegado a numerosos núcleos urbanos, pero lo vivido en grandes urbes como Sydney o Canberra, las principales ciudades de Nueva Gales del Sur, ha sido devastador para millones de habitantes.

Durante las últimas semanas, los niveles de contaminación han estado 11 veces por encima de los se que se consideran peligrosos. Solo en Sydney, ciudad de más de 5 millones de habitantes, los niveles de contaminación han sido peligrosos o muy peligrosos 30 días consecutivos. 

En Sydney los niveles de contaminación han estado 11 veces por encima de los se que se consideran peligrosos

Nadie que vive en la ciudad recuerda haber experimentado una situación similar, y como consecuencia el número de visitas a hospitales por temas respiratorios se ha disparado, sobre todo entre la población de bebes, niños y ancianos.

El papel del cambio climático en la situación extrema de incendios 

La acumulación de gases efecto invernadero no causan los incendios de manera directa pero si indirectamente. Sin embargo ya se ha demostrado a través de la ciencia, la relación entre una atmósfera más energética debido al aumento de estos gases y las olas de calor y sequía que viven especialmente en el este de Australia. 

Ese cambio de clima está cambiando también la temporada de incendios, haciendo que sea más larga y más intensa. Hoy en día a parte de pronosticar como serán las temporadas de incendios con antelación, en Australia y otras zonas del planeta hace falta buscar medios más eficientes para luchar contra incendios como los vividos en este año.

Son incendios nuevos, incendios propios de un clima cada vez más extremo y aunque primero necesitamos frenar los factores que los desencadenan también hay que buscar métodos de adaptación y lucha.