Secciones

¿Sabías que...? Los fenómenos astronómicos que te esperan esta primavera 2021

Súperlunas, conjunciones planetarias y eclipses. No te pierdas las citas con la astronomía de esta primavera

Ya tenemos a la primavera con nosotros y junto al buen tiempo, camino hacia el verano, también llega un buen puñado de oportunidades para observar el firmamento en las próximas semanas. ¡Vamos a repasar los fenómenos astronómicos que nos esperan!

Final de marzo y principio de abril

El 20 de marzo, a las 10:30 (horario peninsular español, 9:30 en Canarias) tendrá lugar oficialmente el equinoccio de marzo. Marcará la llegada de la primavera al hemisferio norte y del otoño al hemisferio sur. La recta final del mes de marzo nos va a dejar ya algunas citas que no podemos perdernos. Comenzando ya al día siguiente. El domingo, 21 de marzo, la Luna entrará en fase de cuarto creciente, siendo observable en las horas posteriores al atardecer. Aproximadamente, será visible de 19:45 a 02:58. El 27 de marzo, el planeta enano Makemake estará en buena posición para su observación.

La luna llena. Crédito: Pexels

Podremos verlo durante prácticamente toda la noche, pero necesitaremos un telescopio, de al menos cuatro pulgadas, para poder observarlo. Al día siguiente, el 28 de marzo, daremos la bienvenida a la primera luna llena de la primavera. Es popularmente conocida como la luna del gusano. El nombre hace referencia a que, en esta época del año, es cuando la lombriz de tierra se deja de ver nuevo, tras la descongelación del suelo. El 2 de abril, si tenemos un telescopio de al menos cuatro pulgadas, podremos observar la espectacular y popular galaxia del Sombrero (Messier 104). El mejor momento será hacia la medianoche en nuestro horario local.

El 4 de abril, la luna entrará en fase de cuarto menguante, siendo observable en las últimas horas de la noche. El 5 de abril, la galaxia espiral Messier 94 y el asteroide Metis estarán en buena posición para su observación, siendo visibles durante casi toda la noche. En ambos casos, necesitaremos disponer de, al menos, un telescopio de cuatro pulgadas para poder verlos. El 6 de abril tendremos una bonita conjunción entre la Luna y Saturno, que será visible en las horas previas al amanecer.

Resto de abril

El 7 de abril, la Luna estará en conjunción con Júpiter, con Saturno a no mucha distancia de la pareja. De nuevo, tendremos que madrugar si queremos observarla, porque tendrá lugar en las horas previas al amanecer. Ya el lunes, 12 de abril, la Luna entrará en fase de luna nueva, dándonos una gran oportunidad para observar los objetos más tenues del firmamento, sin el obstáculo que supone el brillo de nuestro satélite. Después tendremos que esperar al jueves, 15 de abril, para nuestra siguiente cita con el firmamento. Durante toda la noche, si disponemos de un telescopio de al menos cuatro pulgadas, podremos ver la galaxia Remolino (Messier 51).

La galaxia del Remolino, a 25 millones de años-luz de la Vía Láctea. Crédito: NASA, ESA, S. Beckwith (STScI), and The Hubble Heritage Team (STScI/AURA)

El sábado, 17 de marzo, podremos observar una bonita conjunción entre la Luna y Marte. Será visible en el atardecer, entre las 21:30 de la noche y la 01:15. Al día siguiente, el 18 de abril, podremos ver el cúmulo globular Messier 3, durante toda la noche. Si bien necesitaremos disponer de, al menos, unos prismáticos astronómicos. En esa misma jornada, y durante toda la noche, podremos observar el planeta enano Haumea. Necesitaremos un telescopio de al menos cuatro pulgadas. Ya el 20 de abril, la Luna entrará en fase de cuarto creciente, siendo visible en las horas posteriores al atardecer.

El 22 de abril, jueves, tendremos una de las grandes citas con el firmamento. Se producirá el pico de actividad de las Líridas, que podría dejarnos hasta 18 meteoros por hora. El mejor momento para observarlo será hacia las horas previas al amanecer. El viernes, 23 de abril, podremos ver la galaxia del Molinete durante toda la noche, si disponemos de un telescopio de al menos cuatro pulgadas. Finalmente, el martes 27 de abril, la Luna entrará en fase de luna llena. Es popularmente conocida como la luna rosa, porque coincide con el florecimiento del phlox musgoso, una de las primeras flores de la primavera.

Los fenómenos de la primera mitad de mayo

Mayo comenzará con mucho movimiento. Solo tendremos que esperar al lunes, 3 de mayo, para poder ver una conjunción entre Saturno y la Luna. Será observable desde, aproximadamente, las 3:30 de la madrugada hasta el amanecer. Ese mismo día, nuestro satélite entrará en fase de cuarto menguante, siendo observable en las últimas horas de la noche. Al día siguiente, el martes, 4 de mayo, podremos ver una conjunción entre Júpiter y la Luna. De nuevo, en las horas previas al amanecer. En la noche del 5 al 6 de mayo, tendremos otra gran cita de la primavera, el pico de actividad de las Eta Acuáridas.

lluvia de estrellas deseos estrella fugaz

Esta lluvia de estrellas nos podría dejar hasta 40 meteoros por hora. El mejor momento para observarla, a pesar de la presencia de la Luna, será en las horas previas al amanecer. El 11 de mayo, la Luna entrará en fase de luna nueva, desapareciendo del firmamento durante unos días. Al día siguiente, el 12 de mayo, miércoles, podremos observar el cúmulo globular Messier 5. Aunque necesitaremos disponer de unos prismáticos astronómicos, como mínimo, para poder observarlo. Después, tendremos que esperar al domingo, 16 de mayo, para nuestra siguiente cita, una conjunción entre la Luna y Marte.

Podremos verla en las horas posteriores al atardecer, desde las 22:00 hasta la 01:30, aproximadamente. Al día siguiente, el lunes 17 de mayo, tendremos una buena oportunidad para intentar observar Mercurio en el atardecer. Aunque estará cerca del horizonte, justo tras la puesta de Sol, podríamos ver el planeta más cercano a nuestra estrella. El miércoles, 19 de mayo, la Luna entrará en fase de cuarto creciente. Será observable, durante las primeras horas tras el anochecer. Aproximadamente, será visible desde las 21:45 hasta las 03:30, en horario peninsular español. Después, tendremos unas cuantas jornadas de calma…

Resto de mayo e inicios de junio

El 26 de mayo, la Luna entrará en fase de luna llena. En la cultura popular, es tradicionalmente conocida como la luna de las flores. El nombre hace referencia a que, en esta época del año, ya han florecido la mayoría de las flores de la primavera. Ese mismo día se producirá un eclipse lunar total. Sin embargo, solo será observable desde el Océano Pacífico, Australia, gran parte de América y este de Asia. Ya el sábado, 29 de mayo, con prismáticos astronómicos podremos ver el cúmulo globular Messier 4. El 31 de mayo, podremos ver una conjunción entre Saturno y la Luna, visible en las últimas horas de la noche.

La luna creciente y Saturno en conjunción, fotografiados el 16 de enero de 2015. Crédito: Eric Teske

El martes, 1 de junio, podremos ver una conjunción entre la Luna y Júpiter, visible en las últimas horas de la noche. Al día siguiente, el miércoles, 2 de junio, la Luna entrará en fase de cuarto menguante, siendo visible en las últimas horas de la noche. El jueves, 3 de junio, con la ayuda de prismáticos astronómicos, podremos observar el cúmulo de Hércules. Será visible durante toda la noche. Al día siguiente, el 4 de junio, podremos ver el cúmulo globular Messier 12. El domingo, 6 de junio, el cúmulo globular Messier 10 estará en buena posición para su observación. Necesitaremos, al menos, un telescopio pequeño para verlo.

El lunes, 7 de junio, será el cúmulo globular Messier 62 el que estará en buena posición para su observación. Necesitaremos, al menos, prismáticos astronómicos para poder observarlo. Después, tendremos que esperar ya hasta el 10 de junio para nuestra próxima cita. En esta ocasión, nos encontraremos, incluso, con un eclipse anular. En España será visible como eclipse parcial, y no será especialmente espectacular. Pero no deja de ser una buena ocasión para poder ver el Sol parcialmente oculto por nuestro satélite…

Eclipse anular y resto de junio hasta el solsticio de verano

El jueves, 10 de junio, la Luna entrará en fase de luna nueva. Ese mismo día, se producirá un eclipse solar anular. Nuestro satélite ocultará el Sol casi por completo. Al coincidir con la Luna en su punto más alejado de su órbita alrededor de la Tierra, no llegará a taparla por completo. El recorrido del eclipse anular será visible solo desde el norte de Canadá y partes de Groenlandia. En el resto será visible como un eclipse parcial. En gran parte del hemisferio norte tendremos la oportunidad de verlo. Sin embargo, en el territorio español será un eclipse parcial tremendamente suave, con muy poco porcentaje de eclipse.

Fases del eclipse anular del 20 de mayo de 2012. Crédito: Wikimedia Commons/Brocken Inaglory

En las Islas Canarias, apenas el 1% del disco solar llegará a estar eclipsado. En la Península, encontraremos porcentajes desde algo más del 1% al 12% en el noroeste de la Península. No será, por tanto, el eclipse solar más espectacular que podremos observar. Ese mismo día, se producirá el pico de actividad de las Ariétidas diurnas. Podrían dejarnos hasta 50 meteoros por hora, siendo el mejor momento antes del amanecer. El sábado, 12 de junio, podremos ver el cúmulo globular Messier 92. El 13 de junio, domingo, podremos ver una bonita conjunción entre la Luna y Marte, en las horas posteriores al atardecer.

El viernes, 18 de junio, la Luna entrará en fase de cuarto creciente. Será visible en las horas posteriores al atardecer. Ya el sábado, 19 de junio, tendremos la oportunidad de observar el cúmulo abierto IC 4665 con la ayuda de unos prismáticos astronómicos. Finalmente, el 21 de junio, a las 05:25, tendrá lugar el solsticio de junio. Marcará la llegada del verano al hemisferio norte y el invierno al hemisferio sur. Pero, hasta entonces, tenemos por delante semanas con un buen puñado de citas que no deberíamos dejar pasar. ¡Disfruta de la primavera!