Secciones

¿Sabías que...? Los fenómenos astronómicos que te esperan en el invierno de 2020-2021

Lluvias de estrellas, conjunciones y asteroides vistos como nunca: estas citas astronómicas nos esperan en invierno

Acabamos de dar la bienvenida a una nueva estación. La llegada del invierno nos recuerda que estamos en la recta final de 2020 y que, solo en unos días, estaremos dando la bienvenida a 2021. En los próximos meses, como siempre, tendremos multitud de oportunidades para observar el cielo, y aquí queremos repasar algunas de las más interesantes. ¡Esto es lo que nos espera en el invierno de 2020-2021!

Finales de diciembre y primera mitad de enero

El 22 de diciembre, la Luna entrará en fase de cuarto creciente, siendo observable en las horas posteriores al atardecer. Además, la lluvia de las Úrsidas alcanzará su pico de actividad, llegando a dejarnos unos 10 meteoros por hora en condiciones ideales. El 23 de diciembre, desde las 18:00 hasta las 20:30, aproximadamente, podremos ver una conjunción entre la Luna y Marte. Ambos parecerán estar muy cerca en el firmamento. Ya el 28 de diciembre, podremos observar el cúmulo abierto NGC 2232, si disponemos de prismáticos astronómicos (como mínimo).

lluvia de estrellas draconidas octubre

El 29 de diciembre podremos observar el cúmulo abierto NGC 2244, de nuevo con prismáticos astronómicos, como mínimo. Al día siguiente, el 30 de diciembre, la Luna entrará en fase de luna llena. Esta es conocida como la luna fría, por ser la época del año (en el hemisferio norte) en la que llegan las jornadas más frías. Ya en enero, el día 1 podremos observar, con prismáticos astronómicos, otro cúmulo abierto, Messier 41. El 3 de enero de 2021 tendremos la primera gran cita astronómica del año, en la noche del 3 al 4 tendrá lugar el pico de actividad de las Cuadrántidas.

Es una lluvia de estrellas que puede llegar a producir 120 meteoros por hora, aunque se verá muy afectada por la presencia de la luna llena, que ocultará los meteoros más tenues. El 6 de enero, la luna entrará en fase de luna menguante. El 13 de enero, la luna entrará en fase de luna nueva. Al día siguiente, el 14 de enero, durante gran parte de la noche, tendremos la oportunidad de observar el cúmulo abierto Messier 47, para el que necesitaremos disponer de, al menos, unos prismáticos astronómicos y cielos sin mucha contaminación lumínica.

Segunda mitad de enero y febrero

Después tendremos que esperar hasta el 20 de enero para encontrarnos con la siguiente cita destacable. La luna entrará en fase de cuarto creciente en esa fecha. El 21 de enero, en las horas posteriores al atardecer, podremos observar una conjunción entre Marte y nuestro satélite, así como Urano, si disponemos de un pequeño telescopio. Ya en la recta final del mes, el 27 de enero, tendremos la oportunidad de observar a Mercurio justo después de la puesta de Sol. Tendremos que esperar a que la estrella esté bajo el horizonte para poder verlo.

La luna llena. Crédito: Pexels

El 28 de enero tendrá lugar la primera luna llena de 2021. En la cultura popular, es conocida como la luna del lobo, ya que en esta época del año solían escucharse con más frecuencia en los alrededores de las aldeas y asentamientos. El 30 de enero, si disponemos de prismáticos astronómicos, podremos observar el cúmulo abierto de El Pesebre. Después tendremos unos días de descanso, hasta el 4 de febrero, momento en que nuestro satélite entrará en fase de cuarto menguante. El 11 de febrero, una semana después, entrará en fase de luna nueva.

Febrero será un mes bastante tranquilo, ya que tendremos que esperar otra semana, hasta el 18 de febrero, para la siguiente gran cita. Será la conjunción entre la Luna y Marte, visible tras el atardecer. Al día siguiente, el 19, nuestro satélite entrará en fase de cuarto creciente, si bien ya estará muy iluminado en la jornada anterior. Después, tendremos que esperar hasta el 27 de febrero para la siguiente gran cita, la luna llena, popularmente conocida como la luna de nieve, por ser la época del año que trae las mayores nevadas.

Marzo

Después de un mes que será de lo más tranquilo, marzo volverá a llevarnos a un nivel de actividad más alto, con una cantidad de citas similar a las que encontramos en enero. El 5 de marzo, durante casi toda la noche, tendremos la oportunidad de observar el asteroide Vesta, el más grande del cinturón de asteroides, si disponemos de unos prismáticos astronómicos. Al día siguiente, el 6 de marzo, la luna entrará en fase de cuarto menguante. El 9 de marzo tendremos una conjunción entre la Luna, Júpiter y Saturno, aunque habrá que esforzarse para verla.

Saturno observado por la sonda Cassini. Crédito: NASA

Porque solo la podrán observar los más madrugadores, al ser visible desde las 6:00 de la madrugada hasta el amanecer. El 13 de marzo, nuestro satélite entrará en fase de luna nueva, dejándonos, como siempre, las mejores jornadas para la observación de objetos del espacio profundo, ya que su brillo no los ocultará. Hay que recordar que la luna llena es uno de los mejores momentos para fotografiarla, especialmente junto a paisajes llamativos, así como para observar su superficie. Aunque hay otro momento aún mejor…

En la fase de cuarto creciente y menguante, las sombras en la Luna son mucho más pronunciadas, por lo que podremos apreciar muchos más detalles. En cualquier caso, la siguiente cita con el firmamento ya tendrá lugar el 19 de marzo, con la conjunción entre la Luna y Marte, que será visible durante las horas posteriores al atardecer y hasta la medianoche. Finalmente, el 20 de marzo marcará la llegada de la primavera al hemisferio norte. Pero antes de eso, tenemos por delante la recta final de 2020 y, esperamos, ¡un fantástico 2021!