Secciones

Actualidad Los fenómenos astronómicos de diciembre 2018

Encaramos el último mes de 2018 con nuestra cita con los fenómenos astronómicos de los próximos días. En el horizonte nos espera la tradicional lluvia de las Gemínidas, que promete dejarnos un buen espectáculo. Siempre, claro está, que el tiempo lo permita…

Pocos fenómenos visibles a simple vista, pero espectaculares

El mes arrancará con una bonita conjunción entre Venus y la Luna. Se producirá el día 3 y será visible desde las 04:52 hasta el amanecer. Nuestro satélite se encontrará en fase de cuarto menguante muy avanzada, por lo que nos dejará una estampa muy bonita. El día 7, nuestro satélite entrará en la fase de luna nueva, permaneciendo fuera de nuestro firmamento nocturno durante varias jornadas.

La luna creciente y Saturno en conjunción, fotografiados el 16 de enero de 2015.
Crédito: Eric Teske

En esta primera semana de diciembre hay varias citas que podremos observar, si bien en algunos casos hará falta un telescopio grande y cielos extremadamente oscuros para poder observarlos. Es el caso de los cometas 69P/Taylor y 38P/Stephan-Oterma. El primero será visible desde las 20:30 hasta las 3:00, mientras el segundo desde las 23:00 hasta el amanecer en la jornada del domingo 2. Así como la conjunción entre Marte y Neptuno, que será visible desde las 19:09 hasta las 23:48 del viernes 7.

El domingo 9 de diciembre, será posible apreciar, aunque con mucha dificultad, la conjunción entre la luna creciente y Saturno. Serán visibles muy cerca del horizonte en los instantes posteriores al anochecer. Mercurio será visible, junto a Júpiter, en la mañana del martes 11. Se alzará sobre el horizonte hacia las 06:40 y será visible hasta las 07:59, cuando desaparecerá bajo la luz del día. Por su cercanía al horizonte, será difícil de observar.

La espectacular lluvia de las Gemínidas

El jueves 13 de diciembre podrás observar el cometa 46P/Wirtanen con la ayuda de unos prismáticos astronómicos. Será visible desde las 18:56 hasta las 03:53 en dirección este. Pero la gran cita del mes llegará en la noche del viernes 14 de diciembre. Será ahí cuando se produzca el pico de actividad de las Gemínidas. Es una lluvia de estrellas muy activa que, en condiciones ideales, puede llegar a producir hasta 100 meteoros por hora.

Una Gemínida en el cielo.
Crédito: Ranbo55/skyandtelescope.com

Está activa entre las jornadas del 7 al 16 de diciembre, alcanzando el pico de actividad en la jornada del 14. Si bien, tanto en la jornada anterior como en la posterior es posible observar más meteoros de lo normal. Además, la Luna se pondrá bajo bajo el horizonte unos minutos después de la medianoche, dejando el cielo completamente despejado para el espectáculo. El momento ideal de observación es las horas previas al amanecer.

Por lo que, desde las 2 de la mañana, en adelante, es cuando podremos esperar observar la mayor parte de la actividad. La previsión es que se podrían llegar a producir unos 75 meteoros por hora. Eso sí, en condiciones ideales de observación, con un cielo lo más oscuro posible y lejos de la contaminación lumínica de las ciudades. Si no puedes desplazarte a un lugar con cielos oscuros, podrás ver meteoros ocasionalmente, pero con una frecuencia mucho menor.

El solsticio de diciembre

El sábado 15 podremos observar una conjunción entre la Luna y Marte. Ambos parecerán estar muy cerca en el firmamento. Aunque, en realidad, estarán separados por millones de kilómetros. Serán visibles desde el atardecer hasta la medianoche. En esa misma jornada, también podremos ver a Mercurio poco antes del amanecer y muy cerca del horizonte. Será visible desde las 06:40 de la mañana hasta el amanecer. De nuevo, aparecerá muy cerca de Júpiter.

Además, la luna entrará en la fase de cuarto creciente a la 12:51 del mismo sábado. En la jornada del domingo 16 podremos volver a observar el cometa 46P/Wirtanen con la ayuda de unos prismáticos astronómicos. Será visible desde el atardecer hasta las 04:48. Después, entraremos en un período de varias jornadas de tranquilidad. La siguiente cita se producirá ya el 21 de diciembre. Será cuando daremos la bienvenida al invierno.

Se producirá exactamente a las 23:09. El solsticio de invierno marca el día de menor duración de horas de luz solar en el hemisferio norte. En la Península Ibérica, tendremos algo menos de 10 horas de iluminación solar. Del mismo modo, en el hemisferio sur, la jornada marca la llegada del verano. Allí indica, también, la jornada de mayor cantidad de horas de luz solar. En esta fecha no habrá ningún fenómeno astronómico especial que observar.

La luna llena de diciembre: la luna fría

El 22 de diciembre, la Luna entrará en la fase de luna llena. Se producirá exactamente a las 18:50. Será visible durante toda la noche. Para las tribus amerindias, era conocida como la luna fría, así como la luna de las largas noches. El nombre se debe al hecho de que sucede cerca del solsticio de invierno. Si deseas fotografiar la superficie de nuestro satélite, es recomendable esperar a la fase de cuarto creciente o menguante. Es en ese momento cuando se proyectan las sombras más largas en su superficie.

La luna fría.
Crédito: Max Pixel

En la jornada del 22 de diciembre también podremos observar la lluvia de las Úrsidas. No es una lluvia particularmente activa, ya que puede llegar a alcanzar solo 10 meteoros por hora en condiciones ideales. A esto, hay que sumarle la interferencia que supondrá el brillo de la luna llena. Algo que provocará que los meteoros más tenues queden ocultos bajo su luz. Por ello, en lugares con cielos muy oscuros, no se espera observar mucho más de 5 meteoros por hora.

Parecerán proceder de la constelación de la Osa Menor. El mejor momento para la observación será en las horas previas al amanecer, a partir de las 2:00 de la madrugada. Ya en la jornada de Navidad, el 25 de diciembre, se podrá observar una conjunción entre la Luna y el cúmulo abierto de El Pesebre. Para ello, será necesario disponer de, al menos, unos prismáticos astronómicos. Serán visibles desde las 21:11 hasta el amanecer.

Recta final del año tranquila

Los últimos días de 2018 serán bastante tranquilos. En la jornada del 28 de diciembre podremos observar, con la ayuda de unos prismáticos astronómicos, el cúmulo abierto NGC 2232. Será visible desde las 21:10 hasta las 05:20 de la madrugada. En la jornada del sábado 29 nuestro satélite entrará en la fase de cuarto menguante. Se producirá, exactamente, a las 10:36 de la mañana. En esa misma jornada podremos realizar varias observaciones.

Sin embargo, será necesario disponer de prismáticos o telescopio. Por un lado, tendremos una conjunción entre Venus y el planeta enano Ceres. Para poder observarla será necesario disponer de cielos oscuros y un telescopio grande. Serán visibles desde las 04:36 hasta el amanecer. Del mismo modo, con un telescopio grande también podremos observar el asteroide 6 Hebe, que será visible desde las 20:40 a las 05:29.

Con unos prismáticos astronómicos, podremos observar el cúmulo abierto NGC 2244. Será visible desde las 20:39 hasta las 05:50. Además, a lo largo del mes, tendremos la oportunidad de observar los planetas del Sistema Solar en diferentes momentos. Venus será visible en las horas previas al amanecer, al igual que Mercurio. Saturno será visible en las horas posteriores al anochecer. ¡Disfruta del mes de diciembre!