Secciones

Actualidad Los bosques tropicales ya no actúan como sumidero de carbono

Los bosques tropicales ya son una de las principales fuentes de emisiones de carbono. ¿A qué se debe?

Un reciente estudio afirma que los bosques tropicales del planeta están tan degradados que han pasado a ser una fuente de emisiones de carbono en lugar de un filtro purificador.

Las regiones forestales ya no sirven de filtro purificador para la atmósfera según concluye un estudio publicado en “Science” que mide los cambios en la densidad de carbono forestal subterráneo.

La deforestación y las perturbaciones generales hacen que los bosques en lugar de absorber emisiones, produzcan más carbono al año que todo el tráfico de Estados Unidos. Zonas forestales de Sudamérica, África y Asia, que hasta ahora jugaban un importante papel a la hora de absorber gases de efecto invernadero, están liberando 425 teragramos (425.000.000.000 kilogramos) de carbono al año.

Estas son las conclusiones de un equipo de científicos en el ‘Woods Hole Research Center‘ (WHRC) y la Universidad de Boston, que llaman a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y así revertir la tendencia en las emisiones, deteniendo la deforestación y la degradación.

Este análisis demuestra que la pérdida es mucho más grande de lo que se pensaba, y esperan que los resultados sirvan para tomar cartas en el asunto y remediar la situación.

El estudio ha medido los cambios en el carbono forestal subterráneo de los bosques más amenazados del mundo y los que cuentan con mayor capacidad para actuar como almacenes significativos de carbono.

Los bosques tropicales ya son una de las principales fuentes de emisiones de carbono

Alessandro Baccini, uno de los principales autores del equipo de investigación, asegura que “esto demuestra que no podemos relajarnos. Los bosques no están haciendo lo que nosotros pensábamos que estaban haciendo“. Además, concluyen que “como siempre, los árboles están eliminando carbono de la atmósfera, pero el volumen de bosques ya no es suficiente para compensar por las pérdidas. La región ya no es un filtro purificador”.

Las mayores pérdidas, en las regiones tropicales

Los investigadores afirman que las regiones tropicales son una fuente neta de carbono a la atmósfera, con más de 425 teragramos de carbono al año.

Más de la mitad de la pérdida tuvo lugar en América Latina, donde se encuentra el Amazonas, la mayor selva tropical intacta del mundo. África supone un 24% y Asia un 16%.

Según Baccini, todavía hay tiempo para la esperanza. “Tenemos que ser positivos. Transformemos los bosques en un filtro purificador de nuevo restaurando las zonas degradadas”.

VIDEO. ASÍ SERÁ LA PRIMERA CIUDAD BOSQUE DEL MUNDO