Secciones

Actualidad Los 5 datos curiosos que no sabías de las olas de frío

  • La ola de enero de 1985 fue la más fuerte y extensa
  • Las temperaturas más extremas se dan tras las nevadas
  • El Triángulo del frío registra entre -20 y -30ºC con ola de frío
Nevada Madrid

1. La más larga, la más fuerte, la más extensa…

La ola de frío más larga que se ha vivido en España fue la ocurrida en diciembre de 2001, cuando el episodio duró un total de 17 días. Le siguen en segundo puesto de duración la ola de frío de enero de 1985 y la de diciembre de 1980, con una duración de dos semanas con temperaturas gélidas.

Desde 1975 los años en los que más olas de frío hubo fueron 1975 y 1980, en los que se dieron 4 olas de frío.

La que se lleva todos los récords es la de enero de 1985: aunque esté en segundo lugar en cuanto a duración, fue la más fuerte de los últimos 50 años con una anomalía negativa de temperatura de 5,5ºC y también la más extensa en cuanto a territorio con 45 de las 50 provincias españolas afectadas.

2. ¿Qué temperaturas se dan en una «ola de frío»?

Lo cierto es que depende del punto de España. Existe para cada uno de ellos una temperatura umbral que tiene que registrarse para que el episodio sea considerado una ola de frío: la mínima diaria tiene que estar por debajo del percentil del 5% de las fechas más frías del año, es decir, ser inferior al 5% de las madrugadas más frías registradas en los meses de enero y febrero.

Además, para que se diga que hay una ola de frío tiene que ocurrir en al menos un 10% del territorio y durante al menos 3 días seguidos.

3. Suelen darse olas de frío tras las nevadas

No es necesario que los episodios de frío estén provocados por la llegada de masas de aire de origen ártico o polar a nuestro país, también la península es capaz de generar sus propias temperaturas extremas actuando como un congelador capaz de retener el aire muy frío.

Tras las grandes nevadas se suelen dar noches muy gélidas, especialmente si tras su ocurrencia hay tiempo anticiclónico, con el cielo despejado, ya que la ausencia de nubosidad ayuda a que el enfriamiento nocturno sea mayor. A su vez, el suelo cubierto de nieve provoca que el albedo sea mayor (la cantidad de luz solar que se refleja), lo que ayuda a que las temperaturas se mantengan bajas.

4. Existe «El Triángulo del frío»

Como es normal, las temperaturas más bajas de nuestro país se han registrado en zonas de montaña. El entorno del sistema Ibérico recoge algunos de los valores más bajos que se han registrado en España, entre Teruel y Guadalajara, en el llamado Triángulo del Frío, donde han llegado a registrarse -30ºC.

5. Las olas de frío son más mortales que las de calor

Aunque todos los extremos de temperatura pueden ser perjudiciales para la salud, la mortalidad asociada al frío es mayor. Los episodios de frío sobre todo se vinculan a los problemas y respiratorios. Aunque en España estamos más acostumbrados a oír advertencias y recomendaciones en las olas de calor, lo cierto es que según un estudio, de media de media sube la mortalidad 3,5 personas por provincia en España cuando hay ola de frío.