Secciones

Actualidad Lo que se esconde tras el negocio de las flores por San Valentín

Explotación masiva de flores en países pobres, producción de plástico o alta emisión de CO2 son sólo algunas de las consecuencias

En el Día de San Valentín se multiplica por diez la venta de flores. El año pasado, por ejemplo, los australianos importaron más de 5,22 millones de tallos de rosas entre el 1 y el 14 de febrero. Rosas que procedían principalmente de Kenia. Suponiendo que los ramos “típicos” suelen ir de las 12 a las 24 rosas, eso supone un total de 217.500 ramos vendidos en tan sólo dos semanas.

El problema es que nuestra forma de demostrar el “amor” durante San Valentín entregando flores cortadas está afectando seriamente a la naturaleza. Si suponemos que esos 217.500 ramos estaban envueltos en 75 cm de celofán de plástico, eso suma más de 163 km de envoltura de plástico utilizada en un período de dos semanas. Y hablamos de una cantidad de plástico destinada solo para rosas, y solo en Australia.

En este sentido, y con el Día de San Valentín encima, te proponemos la posibilidad de hacer una compra de flores más inteligente y sostenible.

Solo en Australia, hay más de 900 granjas de flores para abastecer a casi 2.000 floristas. Sin embargo, la mayoría de las flores cortadas vendidas en en este país en realidad se originan en el extranjero. Destacan las importaciones procedentes de Ecuador, valoradas en más de 1.9 millones de dólares en 2015.

Anthurium no son nativos australianos, pero sus bonitas flores en forma de corazón los convierten en un Valentine perfecto para vivir. Jim, el fotógrafo / Flickr, CC BY

La pregunta más frecuente aquí es “¿por qué y cómo se envían flores delicadas a la otra mitad del mundo?”.

Los países cercanos al ecuador, como es el caso del propio Ecuador, se benefician de las buenas condiciones de crecimiento de su plantas, entre las que se encuentran 12 horas de luz durante todo el año. En estas regiones, la contribución de la industria de las flores a la economía de los países -que suelen ser pequeños y menos desarrollados- suele ser significativa.

En África oriental, por ejemplo, las flores representan más del 10% de las exportaciones totales, solo superado por el té.

Las emisiones de dióxido de carbono

En los Estados Unidos, los aproximadamente 100 millones de rosas cultivadas, enviadas y compradas en un día típico como puede ser San Valentín producen unas 9.000 toneladas de emisiones de dióxido de carbono, en el proceso que va desde el campo hasta la floristería.

Sin embargo, la cuestión de la huella de carbono de una flor no es tan directa como podría parecer. Los Países Bajos son uno de los mayores exportadores de flores de corte del mundo , donde la mayoría se cultivan en invernaderos con calefacción o refrigeración.

El mantenimiento de las condiciones ambientales controladas dentro de estos edificios requiere luz artificial, calor y refrigeración, por lo que cada rosa cultivada en los Países Bajos contribuye con un promedio de alrededor de 2,91 kg de CO₂ a la atmósfera  Por el contrario, una sola rosa cultivada en una granja en Kenia aporta solo 0,5 kg.

Esto se debe en gran parte a que las casas de Kenia no usan calefacción o iluminación artificiales, y la mayoría de los trabajadores agrícolas caminan o van en bicicleta al trabajo. Como resultado, las flores cultivadas en regiones tropicales a veces se consideran bajas en carbono.

Pesticidas

Como las flores no son un cultivo comestible, por lo general, están exentas de las reglamentaciones sobre el uso de pesticidas. Como resultado, la industria de flores cortadas es uno de los mayores consumidores de pesticidas en todo el mundo.

En Kenia y otros países, los productos químicos como el bromuro de metilo (y otros que están prohibidos en países como EEUU) son importados regularmente en cantidades significativas por cultivadores de flores para el control de plagas.

La industria de flores cortadas es uno de los mayores consumidores de pesticidas en todo el mundo

Es preocupante que el metilbromuro sea una sustancia que agota la capa de ozono. En algunos casos, la escorrentía de estos productos químicos desde campos en crecimiento adyacentes a cuerpos de agua, como el lago Naivasha enKenia , ha resultado en el colapso de poblaciones de peces que son cruciales para las comunidades locales.

¿Entonces que puedes hacer?

Hay muchas maneras ecológicas par celebrar San Valentín. La mejor opción es cultivar tus propias flores para regalar. También puedes regalar una planta viva que pueda crecer en tu jardín en los próximos años.

Si cultivar o dar plantas vivas no es una opción, elige flores orgánicas cultivadas localmente. Las especies nativas o razas resistentes como los lirios y las aves del paraíso requieren menos recursos y sobreviven durante más tiempo en el transporte, lo que significa que hay menos desperdicio.

  • Yo siempre que he comprado flores han sido en planta, tipo cactus o de otra especie. No suelo comprar flores salvo en casos de fallecimientos y en aniversarios de bodas de familiares. Me quedo perpleja con el artículo que habeís publicado. Un día vi en un programa de televisión este problema con el criadero de las flores en los invernaderos y la verdad es que es un problema de todos.
    Gracias por la publicación. Feliz San Valentin para los enamorados/as y un saludo cordial.

    Responder