Secciones

¿Sabías que...? Lo que necesitas saber para ver la lluvia de estrellas de las Dracónidas

La lluvia de estrellas de las Dracónidas comienza el 6 de octubre y terminará el día 10. El pico de actividad se producirá en la madrugada del 8 de octubre. Es cuando se espera que sea más brillante. Las Dracónidas son conocidas por ser una lluvia de estrellas con meteoros relativamente lentos. Son el producto del cometa 21P/Giacobini-Zinner. Se mueven a 64.000 km/h (no es mucho en comparación con otras lluvias de estrellas).

lluvia de estrellas

La velocidad es importante porque nos permite saber qué tipo de meteoro podemos esperar observar. En el caso de las Dracónidas, la mayoría son tenues y se desintegran antes de que lleguen a alcanzar la atmósfera. Solo los fragmentos más grandes llegan a calentarse lo suficiente para convertirse en meteoros visibles al ojo humano. Los meteoros parecen proceder de la constelación de Draco, que es circumpolar en el hemisferio norte.

Es decir, nunca se llega a poner por debajo del horizonte en el hemisferio norte. Por este motivo, las Dracónidas son una lluvia de estrellas visible solo en el hemisferio norte. En el hemisferio sur es posible ver alguna estrella fugaz, pero solo en aquellas regiones que no estén demasiado lejos del ecuador. En este caso, cuanto más nos desplacemos hacia el sur, peor será la visibilidad, ya que la constelación no se alzará sobre el horizonte.

Las Dracónidas es una lluvia de estrellas joven

Es interesante destacar que las Dracónidas parecen ser bastante recientes. La primera observación de esta lluvia de estrellas se produjo hace menos de un siglo. No hay constancia de observaciones anteriores. A pesar de su juventud, hay constancia de algunos episodios destacables. En condiciones normales, las Dracónidas generan, en el mejor de los casos, tan solo 5 meteoros por hora en condiciones ideales.

estrellas perseidas

 

Sin embargo, esto no fue lo que sucedió en los años 1933 y 1946. En ambos, parece ser que las Dracónidas fueron realmente espectaculares. Llegaron a producir miles de meteoros por hora, compitiendo con las lluvias de estrellas más espectaculares que conocemos. Este año no se espera que se repita algo como lo de 1933 o 1946. Sin embargo, la previsión no es tan baja como otras veces. Se espera que las Dracónidas produzcan 10 meteoros por hora.

Hay que recordar que estas estimaciones se realizan teniendo en cuenta cielos excepcionalmente oscuros y condiciones ideales. Es decir, que la radiante, el punto del que parecen proceder las estrellas fugaces, esté justo encima de nuestras cabezas (en el cénit). Algo que no siempre sucede y que, por tanto, reducirá la cantidad de meteoros que podemos observar. La contaminación lumínica siempre es un factor importante en contra.

2018 podría ser un año bastante activo

Lo más interesante de este año es que las Dracónidas no van a competir con la luz de la Luna. Nuestro satélite se encontrará en la fase de Luna nueva, por lo que podremos disfrutar de unos cielos realmente oscuros. Especialmente en aquellos lugares que estén lejos de la contaminación lumínica de las grandes ciudades. Además, el cometa 21P/Giacobini-Zinner llegó a su perihelio, el punto más cercano de su órbita alrededor del Sol, el pasado 10 de septiembre.

lluvia-de-estrellas-curiosidades-otono-2017

Así que cabe la posibilidad de que sea una lluvia de estrellas más espectacular de lo normal. Aunque no es algo que se pueda afirmar con rotundidad. Las condiciones, por lo menos, parecen darse para que podamos disfrutar de una lluvia de estrellas más activa. A todo esto, por último, hay que sumarle otro pequeño atractivo de las Dracónidas. A diferencia de otras lluvias de estrellas, no es necesario trasnochar para poder ver el momento de mayor actividad.

Las horas ideales para disfrutar de las Dracónidas son las inmediatas al ocaso. Las primeras horas de la noche son las que nos ofrecerán el mejor resultado. Aun así, hay que seguir los consejos habituales. Llegar 30 minutos antes de la hora a la que queramos comenzar a observar. Tener un cielo lo más oscuro posible… Y, como siempre, si tienes prismáticos astronómicos o telescopio, puedes aprovechar la jornada de observación para ver algunas de las grandes joyas del espacio.

¡Esperamos que disfrutes de la lluvia de las Dracónidas! (y a finales de octubre nos esperan las Oriónidas)