Secciones

Cambio Climático Lo que esconden las inundaciones en Alemania: ¿está el cambio climático detrás?

Las fuertes tormentas e inundaciones han dejado al menos 81 fallecidos en Alemania, 11 en Bélgica y miles de desaparecidos. Se trata de las inundaciones mas devastadoras de este siglo en Alemania

VÍDEO: TRÁGICAS INUNDACIONES EN ALEMANIA

Tragedia meteorológica por las graves inundaciones en Alemania, que dejaron a mediados de este julio 2021 un total de 183 fallecidos. Sabemos que las tormentas son un fenómeno habitual en los meses de verano, se producen fruto (normalmente) de la convección: el sol calienta la superficie terrestre y ese aire cálido menos denso y pesado se eleva. Si se encuentra con aire mas frío por encima se generan poderosas nubes de tormenta. Pero esto ocurriría con la típica tormenta de verano que suele dejar chaparrones vespertinos.

Sin embargo, en torno al 16 de julio se formó una DANA (depresión aislada en niveles altos) que se movió desde el Atlántico hacia Francia, desplazándose hasta situarse ayer al sur de Alemania. Las DANAS por sí solas no tienen por qué producir graves inundaciones y catástrofes, pero sí pueden hacerlo si se dan las condiciones e ingredientes propicios para ello.

Así fue en este caso, en el que se generaron focos de tormentas importantes, incluso trenes de tormentas intensas potenciadas por la orografía de la zona y que descargaron cantidades de precipitación de entre 50 y 100 litros por metro cuadrado en un día. 

Las lluvias que se produjeron fueron las más intensas medidas en 24 horas (pendiente de confirmación) desde que hay registros causando decenas de fallecidos en Alemania y Bélgica. La tromba de agua ha provocado el desbordamiento de ríos y arrastrado varias casas. Algunas personas han muerto ahogadas en el interior de ellas. 

¿Se puede atribuir las inundaciones de Alemania al cambio climático?

Aunque cualquier evento individual no puede atribuirse directamente a los efectos del cambio climático lo cierto es que este tipo de fenómenos tenderán a hacerse más habituales y con graves consecuencias. Sabemos que los fenómenos meteorológicos extremos se intensificarán y se harán aun más extremos y las inundaciones asociadas a este tipo de situaciones pueden ser uno de ellos. Las lluvias torrenciales, muy posiblemente, serán aun más torrenciales.

Y es que el calentamiento global amplifica las sequías e las inundaciones severas al interrumpir y modificar la corriente de chorro. Las corrientes de chorro (polar) son corrientes de aire en forma de cinta que serpentean a través de la mitad norte (y sur) del globo alrededor de 8 a 11 kilómetros sobre la superficie de la Tierra.

La corriente en chorro polar determina el tiempo en nuestras latitudes y se genera por el contraste entre el aire del polo y el aire mas cálido tropical. Cuando se mueven, se ondulan y aplanan creando patrones de tiempo, incluidos sistemas de bajas y altas presiones, entradas de aire frío de los polos, vaguadas y dorsales,etc.

Los fenómenos meteorológicos extremos se intensificarán y se harán aun más extremos y las inundaciones asociadas a este tipo de situaciones pueden ser uno de ellos

Cuando estas se ralentizan o se ondulan mas de la cuenta, los sistemas meteorológicos pueden ser mas extremos. Y ¿Qué puede causar esto? Que cambie la diferencia de temperatura entre el aire Ártico y el tropical: el gradiente térmico. Sabemos que el Ártico se calienta tres veces mas que el resto del planeta, de modo que esta diferencia empieza a reducirse por lo que cambios en la corriente en chorro podrían inducir condiciones de tiempo más adverso.

¿Puede pasar algo así en España?

Podría y, de hecho, hemos registrado episodios de lluvias torrenciales muy dramáticos en nuestro país. Sabemos que las inundaciones son el desastre natural que mas fallecidos causa en España. Aquí tenemos algunos ejemplos en los que las fuertes lluvias, junto con la geografía y el urbanismo produjeron graves consecuencias:

Era el 14 de octubre de 1957 cuando las inundaciones del río Turia dejaron 81 muertos en Valencia. El 25 de septiembre de 1962 las intensas lluvias de hasta 250 l/m2 sobre la comarca del Vallés Occidental, Vallés Oriental, Bajo Llobregat y Maresme hicieron crecer el caudal de los ríos Llobregat, Besós y afluentes. Las inundaciones causaron más de 800 víctimas mortales en localidades como Tarrasa, Sabadell y Rubí.

De nuevo el río Guadaletín protagonizó otra de las peores inundaciones de la historia de España, junto con el Almanzora y las ramblas de Nogalte y Albuñol. El 19 de octubre de 1973 continuó la tormenta iniciada el día anterior, recogiéndose 600 l/m2 en Zúrgena (Almería) y también en Albuñol (Granada).

Por no olvidar dos eventos muy destacados. En primero lugar, Las lluvias torrenciales caídas el 20 de octubre de 1982 en las provincias de Valencia, Alicante y Murcia provocaron la rotura de la presa de Tous en el río Júcar, dando lugar a una catastrófica inundación con más de 30 muertos. Entre los datos de precipitación destacan los 240 l/m2 en Cofrentes (Valencia) y 82 l/m2 en una hora en Alicante.

U en segundo el drama de la riada del Camping de Biescas. Una fuerte tormenta caída arrasó el camping de las Nieves en Biescas (Huesca), causando 86 muertos y un niño desaparecido. El camping estaba situado sobre el Torrente de Arás, que creció de 3 a 300 m3/s en una hora.

El puesto más reciente de esta lista lo ocupan las inundaciones producidas por las lluvias caídas entre el 16 y el 19 de diciembre de 2016 en el sureste peninsular. El temporal de Levante que afectó a la Comunidad Valenciana, Murcia, Almería y Baleares dejó 5 muertos y cantidades de lluvia en algunos puntos por encima de los 600 l/m2.