Secciones

Previsión Lluvia de barro y calima para dar la bienvenida al verano climatológico

Este martes 1 de junio comienza el verano climatológico y lo hará con tormentas en muchas zonas del país y polvo en suspensión. Se esperan algunas lluvias de barro.

El mes de junio llega con diferentes fenómenos meteorológicos a nuestro país, entre ellos las tormentas que se producirán en algunas zonas acompañadas de polvo en suspensión, lo cual se traducirá en lluvias de barro.

De momento este martes tendremos presencia de este polvo en suspensión gran parte de la Península y Baleares. Será en el Mediterráneo donde se mantenga también el miércoles, tal y como puede verse en la previsión a continuación:

La lluvia de barro es un fenómeno característico en España principalmente de la vertiente Mediterránea (aunque puede darse en otras zonas), y en ocasiones se la conoce con el nombre de ¨lluvia de sangre¨ por el color rojizo que puede llegar a dejar el polvo mezclado con agua al impactar sobre diferentes superficies.

¿Qué es la lluvia de barro?

Para que llueve barrio debe producirse un contraste de temperaturas entre el suelo y las capas medias y altas de nuestra atmósfera. La temperatura en el suelo, más altar, levanta las masas de aire arrastrando polvo hasta niveles altos de la troposfera. En este «viaje», y para que se produzca lluvia de barro, el aire cálido debe chocar con otro más frío. Si se eleva más y choca con algún frente que se encuentre en la zona caerá de nuevo a la superficie en forma de lluvia de barro.

Lluvia de barro sobre el Mar Menor. Twitter @CoyoteEstepario

Las partículas de polvo que se transportan desde la superficie del desierto a niveles más altos de la atmósfera, pueden actuar como un núcleo de condensación para que el vapor de agua presente a esas altitudes, se adhiera y acabe formando gotas de agua.

Cuando múltiples gotas comisionan entre ellas dentro de una nube, forman gotas más grandes que acaban cayendo a la superficie debido a la atracción que sobre ellas ejerce la fuerza de gravedad. Al impactar con la superficie, el núcleo de polvo se mezcla con el agua y se acaba depositando como barro.

Pero aún más importante para producir la lluvia de barro, es que las propias gotas de agua al caer puedan colisionar a gran velocidad con las partículas de polvo en suspensión,  arrastrándolas hasta la superficie donde se depositan como barro.