Secciones

Cambio Climático Canadá suma 700 muertes y 170 incendios: España debería prepararse

La ola de calor registrada estos días en Escandinavia está relacionada con la que la semana pasada afectó a Canadá

La semana pasada fue el oeste de Canadá y esta semana ha sido la región norte de los países Escandinavos, la que ha vivido valores históricos de temperatura. Hace una semana la localidad Canadiense de Lytton batía todos los registros con diferencia alcanzando los 49.6 grados a la sombra. En el norte de Noruega y Finlandia no llegaban a tanto este fin de semana, aunque los cerca de 35 grados que registraban, están muy por encima de los valores habituales por estas fechas.

Los ingredientes que causaron la ola de calor en Canadá

Las olas de calor registradas una detrás de otra, primero en Canadá y luego en Europa parecen están relacionadas. El desencadenante inicial parece ser una zona de bajas presiones situada en el Pacífico occidental no lejos de Japón que provocó cambios en la circulación atmósferica.

Ese tipo de perturbaciones que a priori no llaman tanto la atención, pueden desencadenar una ondulación en la corriente en chorro. Cuando ocurre, perturban los vientos intensos que se mueven en capas más altas de la atmósfera, también conocidos como ondas de Rossby.

Lejos de las regiones tropicales, las ondas de Rossby son las que se encargan habitualmente de conducir el tiempo atmosférico. Durante su avance, se pueden hacer más fuertes, como ocurrió hace unos días a medida que avanzaban desde el Pacífico norte hacia Norte América. En este caso, esa especie de ola de aire en forma de vientos, se rompió de la misma forma que rompe una ola del mar.

Tras la ruptura, formó un intenso y estacionario anticiclón sobre el noroeste de Estados Unidos y suroeste de Canadá. Toda la región se vio atrapada bajo una gran cúpula de aire que se ha ido recalentando día tras día. Las largas horas de insolación que genera el tiempo estable, sumadas al aire descendente que caracteriza a estos sistemas, hacen que el aire se caliente mucho más de lo habitual.

El intenso calor se traslada de Canadá a Europa

El rápido calentamiento del aire en la zona del oeste americano sumado a la intensa sequía que vive la región desde hace ya meses, son solo algunos de los principales factores que han ayudado a disparar las temperaturas en la región. 

Los expertos también apuntan a que la formación del intenso anticiclón sobre Norte América, posteriormente causó otra cúpula anticiclónica similar sobre el norte de Europa y por tanto las elevadas temperaturas registradas. Los valores máximos en el norte de Escandinavia no han sido tan elevados, aunque detrás de estos registros hay un fenómeno similar al vivido solo días antes al otro lado del Atlántico. 

Hay que tener en cuenta que las características geográficas entre el oeste de Estados Unidos y el norte de Europa son distintas. Los accidentes geográficos, las condiciones oceánicas, la latitud y la misma superficie y situación de sequía pueden marcar la diferencia. De ahí que en Canadá, las temperaturas registradas fueran cerca de 15 grados más altas que las de Europa.   

¿Llegará el intenso calor de Canadá y el norte de Europa a España?

Aunque los anticiclones son cada vez más intensos, duraderos y abarcan mayor territorio, no nos va a tocar vivir el mismo infierno que ha vivido Canadá estos días. Por lo menos, no en relación con está cúpula de aire cálido que ha recorrido Norte América y el norte de Europa.  

Esta semana, mientras media Europa se asa de calor, nosotros hemos arrancado con temperaturas inferiores a las habituales para estas fechas de julio en muchas zonas. Sin embargo, ese respiro que nos ha dado la atmósfera no va a durar mucho. Para la recta final de la semana se espera un importante asenso de las temperaturas con valores que el fin de semana conseguirán superar los 40ºC en algunas localidades.

Durante el final de la semana y el inicio de la siguiente, podríamos vivir una ola de calor. Parece que en este caso estaría condicionada por la amplificación del anticiclón de las Azores, pero también por la incursión de aire cálido desde el norte de África

Las futuras olas de calor más intensas que las actuales

Cada vez hay más estudios que relacionan las olas de calor con el cambio climático. Eso significa que España, un país especialmente vulnerable al cambio climático, vivirá olas de calor más extremas con el paso de los años. Lo mismo ocurrirá en mucho otros rincones del mundo donde ya están siendo más frecuentes e intensas.

España es un país especialmente vulnerable al cambio climático que en un futuro vivirá olas de calor más intensas con mayor frecuencia que hoy

Está previsto que el sur de Europa viva el doble de días de olas de calor de aquí al 2050. Si la situación no cambia, vamos a experimentar temperaturas cada vez más parecidas a las que hoy se registran en oriente medio con termómetros superando los 45 grados varios días durante el verano.

Las olas de calor en España serán más intensas y frecuentes en un futuro.

Necesitamos plantear con urgencia soluciones y planes de acción eficientes, que protejan a la población, animales y al medio ambiente en general, de estas situaciones meteorológicas tan extremas que se repetirán con más frecuencia en un futuro.

Algún día no muy lejano veremos temperaturas rondar los 50 grados a la sombra y no bajar por la noche de los 30 grados. Antes de que llegue ese escenario propio de otro planeta, tenemos que apostar por una rápida adaptación a la vez que seguimos luchando contra todo aquello que potencia el calentamiento global que no deja de aumentar a pasos agigantados.