Secciones

Actualidad ¿Por qué tienen ahora nombre las borrascas?

La AEMET comenzó en diciembre a nombrar a las borrascas para mejorar la efectividad de la comunicación de los avisos

La primera se llamó Ana, e inauguró la nueva era de ‘bautismos’ de las borrasca. Se trataba de la primera borrasca -que llegó el 10 de diciembre de 2017 a la Península acompañada de una ciclogénesis explosiva– con nombre propio. Ahora llega la borrasca Bruno, que ya ha puesto nombre al primer temporal de este invierno.

Pero, ¿por qué hemos empezado a llamar a estos fenómenos con un nombre de persona concreto? La decisión la comunicó el pasado 1 de diciembre la Agencia Estatal de Meteorología de Meteorología (AEMET),  que comenzó a poner nombre a las borrascas profundas, de carácter atlántica, que pasen por España, Francia y Portugal, y que puedan producir “un gran impacto en bienes y personas”, tal y como informó.

El objetivo de este cambio de nomenclatura -tal y como advirtió la agencia estatal- es mejorar la efectividad de la comunicación en torno a este tipo de fenómenos, así como coordinar mejor los avisos de seguridad entre la AEMET, MétéoFrance (la agencia francesa) e IMPA (la homóloga portuguesa).

Se trata de una práctica que ya se realiza desde hace otros años en otros países europeos, como en Reino Unido e Irlanda, en donde aseguran que se ha demostrado que la población permanece más atenta a las recomendaciones de seguridad cuando la amenaza de viento fuerte está claramente identificada.

¿Cuándo se pone nombre a una borrasca?

La AEMET decidió bautizar exclusivamente a las borrascas profundas que supongan la activación de alertas de viento -de nivel naranja y rojo- en las que se alcancen rachas máximas superiores a los 90, 100 y 110 kilómetros por hora en algunos de los tres países (España, Portugal o Francia).

¿Qué es una borrasca profunda?

Una borrasca o depresión es un tipo de ciclón (término genérico donde se incluyen los huracanes, tifones, bajas polares, medicanes, etc.) que transcurre por latitudes medias, entre 30 y 60º de latitud.

Son sistemas de bajas presiones donde el viento gira en sentido contrario a las agujas del reloj en el Hemisferio Norte. Asociados a las borrascas se suelen producir vientos fuertes o muy fuertes, que serán más intensos cuanto menor sea el mínimo de presión en el centro de la baja.

¿Qué nombres se elegirán?

El servicio meteorológico de cada país que prevea emitir el primer aviso de nivel naranja o rojo le dará nombre a la borrasca, siguiendo la siguiente lista preestablecida e informando a los otros dos:

Ana-Bruno-Carmen-David-Emma-Felix-Gisele-Hugo-Irene-Jose-Katia-Leo-Marina-Nuno-Olivia-Pierre-Rosa-Samuel-Telma-Vasco-Wiam

En el caso de que la borrasca que nos afecte sea post-tropical o extra-tropical y que, por tanto ya haya sido nombrada por el Centro Nacional de Huracanes (NHC) de Miami, se deberá usar el mismo nombre añadiendo el prefijo “ex-“. La borrasca mantendrá el mismo nombre a lo largo de todo su ciclo de vida.

  • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

    Responder
  • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

    Responder
  • Raúl, en todos los municipios daban que el 4 de enero de 2018 llovía torrencialmente. Vamos, que solo nos salvávamos construyendo miles de arcas de NOE, jajaja. Era de imaginar que era un error informático, pero oye, para llenar embalses de sobra.

    Responder