Secciones

Cambio Climático Las regiones áridas de España, en riesgo por el cambio climático

Investigadores españoles muestran los abruptos cambios que pueden sufrir los ecosistemas áridos debido al cambio climático

Las sequías que se producen cuando las lluvias son inferiores a las esperadas son un fenómeno conocido en España. Sin embargo, debido al cambio climático y según pronostican los expertos, en el futuro estás sequías serán cada vez más frecuentes.

«A medida que avance este siglo la escasez de agua irá en aumento».

En España dos terceras partes del territorio están en riesgo de desertificación. Estas son las zonas áridas o semiáridas, en las que se evapora más agua de la que se recibe debido a la precipitación. Estas regiones son particularmente vulnerables al cambio climático y a la degradación de la tierra.

¿Cuál es el impacto de la aridez en estos ecosistemas?

Un estudio, realizado por científicos españoles y publicado en la revista Science, muestra cómo a medida que la aridez aumenta los ecosistemas de tierras secas sufren bruscos cambios. Los investigadores mostraron que estos cambios se producían en tres fases, que definieron en base a tres umbrales de aridez.

En la primera fase se observa un declive de la vegetación. Cuando el umbral de la aridez es superior a 0.54 la falta de agua hace que las plantas se vayan adaptando a condiciones más secas. La vegetación predominante cambia y da paso a plantas más adaptadas a la sequía. Este es un proceso que ya ocurre en algunas zonas de la península, como Murcia o Albacete.

Bardenas Reales, en Navarra

A medida que la aridez aumenta, al superar el umbral de 0.7 se produce lo que los investigadores llaman la perturbación del suelo. La tierra es cada vez menos fértil y está más expuesta a la erosión. Durante esta fase también se observa un cambio en la vegetación. Pasa a estar dominada por matorrales, que se adaptan mejor a suelos pobres en nutrientes.

Finalmente se produce la ruptura del ecosistema. Cuando la aridez supera el umbral de 0.8 se observa una reducción extrema de la cubierta vegetal. La mayoría de las plantas no son capaces de sobrevivir a la escasez de agua y nutrientes, por lo que disminuye drásticamente la diversidad de plantas. Estos ecosistemas pasan a ser desiertos.

¿Cómo se plantea el futuro?

Según las estimaciones de los científicos, más del 20% de la superficie terrestre cruzará uno o varios de estos umbrales para el año 2100. Además, estos cambios en la vegetación pueden modificar el albedo, la capacidad de reflejar la radiación del sol que tiene la tierra, pudiéndose incrementar el calentamiento global.

Como señalan los autores, más de 2.000 millones de personas viven en estas tierras secas. Por tanto, es necesario exigir medidas inmediatas para reducir al mínimo los efectos negativos de la aridez en nuestros ecosistemas.

Fuente:  Berdugo M, Delgado-Baquerizo M, Soliveres S, et al. Global ecosystem thresholds driven by aridity. Science. 2020;367(6479):787‐790. doi:10.1126/science.aay595

VÍDEO: UN RECORRIDO POR LAS ZONAS MÁS SECAS DE ESPAÑA