Secciones

Actualidad Las razones por las que ha hecho más calor en Bilbao que en Sevilla

No siempre hace más calor en el sur que en el norte de nuestro país, aquí los datos

En esta ocasión las temperaturas más altas se dieron en el norte. Calor efímero en el Cantábrico. Te contamos la clave para que así sucediera.

Este domingo fue noticia el calor en el norte del país. Con un ascenso de temperaturas muy marcado respecto al sábado, que no fue tan caluroso, los valores llegaron a superar a los registrados en el valle del Guadalquivir durante esa misma jornada.

La temperatura máxima en Bilbao fue de 37,7ºC, cuando lo típico es que durante el mes de septiembre la máxima sea allí de unos 23ºC, según la climatología, es decir, la temperatura estuvo unos 15ºC por encima de lo normal. Hasta 38,3ºC llegaron a registrarse en Ribadavia, municipio de la provincia de Ourense.

La temperatura más alta del día a nivel nacional se registró en Galicia.

Estos valores superan los registros de localidades como Andújar (37.5ºC) o Montoro (37,4ºC), especialmente conocidas por sus altas temperaturas. En Sevilla y Córdoba rondaron los 36ºC, también más calor del que corresponde para esta época del año, aunque allí las temperaturas bajaron respecto al sábado.

Calor extremo de madrugada a una semana del otoño

Las temperaturas durante la madrugada del lunes han sido más que llamativas. En plena noche los termómetros superaban los 29ºC a orillas del Cantábrico en País Vasco. En una zona donde las noches tropicales (mínimas superiores a 20 grados) no son habituales ni siquiera en la canícula, el periodo más cálido del año, en esta ocasión las mínimas no han descendido de los 25ºC (noches ecuatoriales).

Temperaturas registradas durante la madrugada del lunes

¿Por qué sucedió?

La posición sobre España de una dorsal de aire cálido y la configación de viento de sur fueron determinantes para provocar la fuerte subida de temperaturas en la zona respecto al día anterior.

Las condiciones de flujo de norte/sur condicionan las temperaturas en Galicia y regiones del Cantábrico mientras que en el área mediterránea son los viento de levante y poniente los que provocan ambiente fresco o caluroso, respectivamente.

Los vientos de sur en estas zonas también suponen un alto riesgo de incendios forestales.

Cuando sopla el viento de sur el Cantábrico implica que el aire ha recorrido sobre el suelo cálido y seco cientos de kilómetros sobre la península Ibérica. Posteriormente, se ha encontrado con la cordillera Cantábrica, viéndose forzado a ascender. Cuando esas masas de aire consiguen llegar al otro lado de las montañas, al descender han perdido humedad y aumentado su temperatura, es lo que se conoce como efecto Foehn.