Secciones

Actualidad Las amenazas de los humedales en España

Los humedales son ecosistemas muy valiosos pero están expuestos a demasiados peligros.

Recientemente saltó la noticia de que España lleva tres años seguidos siendo el país con más infracciones ambientales abiertas de la Unión Europea.

Éstas van desde la contaminación del aire a la calidad del agua, pasando por residuos mineros, caza o daños en ecosistemas. Éste último apartado es al que pertenece el problema ambiental de los humedales.

España es el tercer país con mayor número de humedales protegidos.

Los dos humedales más importantes de España, muy castigados.

En la mitad sur de nuestro país encontramos los dos humedales más famosos, tanto por su extensión como por su importancia: Doñana (Andalucía) y las Tablas de Daimiel (Castilla-La Mancha).

Doñana

El humedal más grande de España se sitúa dentro del Parque Nacional de Doñana, nombrado así en 1969, siendo además es Patrimonio de la Humanidad desde 1994. Una de las imágenes más típicas es la de los flamencos en primavera y verano, donde conviven con más de 300 especies de aves.

No todo allí es de color de rosa. Recientemente, la Comisión Europea ha denunciado a España por no haber tomado las medidas oportunas para preservar el agua subterránea del humedal ni para evitar el deterioro de los hábitats protegidos que viven en él.

Tablas de Daimiel

Este humedal se sitúa en el Parque Nacional más pequeño de nuestro país. Es el último representante de las tablas fluviales en la Península Ibérica, formadas a partir de los desbordamientos de dos ríos distintos en sus tramos medios.

Sus amenazas más importantes son la contaminación y la sobreexplotación de los recursos hídricos.

En la primera década de este siglo el humedal se secó por completo y sufrió un incendio subterráneo. Bajo el suelo del humedal se acumula materia orgánica, así se forma la turba, una especie de carbón vegetal. Cuando el humedal está seco entra oxígeno por las grietas y llegada a cierta temperatura la turba se prende por autocombustión.

Desde entonces el humedal lleva arrastrando problemas de sequía. A pesar de que la primavera 2018 fue muy lluviosa, la mayor parte del humedal está seco a causa del consumo insostenible del agua de regadío. Es tal el problema, que el Parque ha comenzado a comprar terrenos adyacentes para evitar así la sobreexplotación.

Por qué merece la pena protegerlos

Los humedales tienen un papel crucial en la regulación hidrológica, ya que no solo suponen una reserva de agua, sino que sirven para controlar las crecidas, ayudando en época de sequía.

Constituyen el hábitat para numerosas especies de flora y fauna, sobre todo de aves. Muchas de ellas visitan los humedales de nuestro país durante la migración hacia el sur en invierno.