Secciones

Consejos Labios agrietados por el frío y el viento: trucos infalibles

El frío, el viento, los cambios de temperatura y la calefacción, los grandes aliados de los labios agrietados

Arrancan los meses con las temperaturas más frías y nuestro cuerpo empieza a notarlo. Los labios son unos de nuestros principales «termómetros» corporales. Su delicada piel es muy sensible a todos los condicionantes ambientales.

Por eso, no es extraño que durante esta época del año puedas sufrir los molestos labios con grietas o labios cortados a consecuencia del frío o los cambios bruscos en las temperaturas. Esos pequeños cortes que, además de ser estéticamente feos, duelen e incluso pueden llegar a sangra.

Sin embargo, el frío es sólo una de las causas de los labios agrietados. El viento es otro de los grandes enemigos de los labios secos, así como la calefacción, ya que los sistemas de climatización suelen agrietar los labios aún más. Debes tener en cuenta, además, que en esas grietas suelen acumularse bacterias que pueden derivar a heridas aún más molestas.

El frío, el viento, los cambios en la temperatura, la calefacción pueden ser factores que fomenten la sequedad en los labios, pero, ¿cómo evitar los labios agrietados durante el invierno? Te damos algunas soluciones para prevenirlo y para paliarlo.

Cómo evitar los labios agrietados y curarlo


1 – EVITA HUMEDECERLOS

Si tienes la costumbre de humedecer con tu propia lengua y saliva los labios, es sin duda una mala praxis. Lejos de evitar la sequedad, lo que harás es que se corten aún más con el viento al estar humedecidos.

2 – EXFÓLIALOS UNA VEZ A LA SEMANA

¿Te exfolias la piel o la cara? ¡No olvides que los labios son una de las partes más sensibles de tu cuerpo! Elimina las pieles muertas con un exfoliante específico para los labios. Verás que quedan más suaves y lisos y adiós a las células muertas. Un buen primer paso para evitar labios agrietados.

3 – HIDRÁTALOS MUCHÍSIMO

Una de las principales causas de los labios cortados y agrietados es la falta de hidratación. El primer consejo es, por supuesto, beber el agua diaria recomendada (por lo menos, dos litros); pero además tienes un enorme catálogo de productos para sumar a tus labios una hidratación extra. Apuesta por los tratamientos naturales basados en aceites naturales, rosa mosqueta o almendras y coco.

4 – CICATRIZANTES NATURALES

Si tienes ya grietas en los labios provocadas por el frío, hay tratamientos específicos para curarlos; pero un buen remedio natural es el aloe vera puro. Como sabes es un cicatrizante natural, con gran valor curativo y que aporta mucha hidratación.

5 – CUIDADO AL LAVARTE LOS DIENTES

Si tus labios tienen ya grietas, ten especial cuidado a la hora de lavarte los dientes. Evita que la pasta de dientes se pose sobre ellos durante mucho tiempo. Además de escocerte, tenderá a resecarlos aún más.

6 – PROTECTOR SOLAR TAMBIÉN EN INVIERNO

Usamos bálsamos y protectores labiales en verano para evitar que se quemen y corten, pero en invierno son igual de importantes. La radiación solar en invierno también provoca lesiones sobre nuestra piel y labios, por lo que es esencial utilizar cacaos y bálsamos con protección siempre que salgamos a la calle. ¡Sobre todo si visitamos la montaña o esquiamos!

Processed with VSCO with s1 preset

7 – EVITA TOCARLOS O ARRANCAR LA PIEL

Si tienes los labios cortados, no se te ocurra tirar de la piel levantadas. Sólo conseguirás hacerte heridas más profundas o, incluso, que se te infecte. Evita también morderlos, los irritarás más; y tampoco toquetearlos. Tus manos contienen bacterias.

8 – NO ABUSES DE LA CALEFACCIÓN

Los sistemas de climatización resecan aún más el ambiente. Con labios agrietados, lo mejor es que evites encender la calefacción en la medida de lo posible. Y si lo haces procura no tener esa fuente de calor directa hacia tus labios.

9 – ADIÓS A COMIDAS SALADAS Y PICANTES

Tus labios son la primera puerta de entrada de los alimentos. Si tienes heridas en ellos, evita aquellas comidas que puedan irritarlos aún más; como por ejemplo los alimentos con alto contenido en sal, picantes o ácidos. De caso contrario, tendrás dolor y molestias aseguradas.