Secciones

Consejos ¿Cuál es la temperatura recomendada para la calefacción?

¿A qué temperatura hay que poner la calefacción? La temperatura ideal es de 21ºC

VÍDEO: CALEFACCIÓN CASERA PARA AHORRAR

Como con la lluvia, que nunca llueve a gusto de todos, con la temperatura recomendada para la calefacción sucede algo parecido: nunca todo el mundo estará conforme.

Pero, ¿algún día nos pondremos de acuerdo para saber qué temperatura programar en el termostato? Te traemos la respuesta.

La temperatura recomendada para la calefacción es…

Para contestar a esta pregunta debemos introducir la denominada temperatura de confort, es decir, la temperatura con la que nos encontramos más a gusto en nuestra vida diaria. Esta oscila entre los 19 y 21 grados centígrados.

Sin embargo, para dormir la temperatura recomendada para la calefacción oscila entre los 15 y 17 grados centígrados.

La denominada temperatura de confort oscila entre los 19 y 21 grados centígrados.

Además, si la temperatura sobrepasa los 23 ºC el aire estará reseco, estaremos más incómodos y aun por encima pagaremos más en la factura de la calefacción.

Lo ideal es contar con aparatos que nos permitan programar el funcionamiento de la calefacción y el ajuste de temperaturas distintas dependiendo de la franja horaria. Es una inversión que compensa a largo plazo porque así ahorraremos energía.

consejos frio invierno

¿Por qué no todo el mundo estará conforme con esta temperatura?

La cantidad de ropa que se lleve puesta, la cantidad de grasa corporal o el género son factores que influyen en la sensación de confort térmico.

Las personas más gruesas tienen más grasa corporal y por tanto son más resistentes al frío, tanto hombres como mujeres.

Sin embargo las mujeres tienen además una característica importante con la que los hombres no cuentan. Las mujeres tenemos la capacidad de cerrar los vasos sanguíneos de la piel si hace frío. Esto hace que podamos mantener el calor de los órganos centrales pero sin embargo notamos más frío porque la sangre no llega a donde están los receptores de frío, sobre la piel.

Consejos para ahorrar en calefacción

Aquí te resumimos los consejos que puedes aplicar en el día a día para que tu factura de la calefacción no se dispare en invierno:

  • Utiliza un termostato digital programable, ya que permite programar diferentes temperaturas en distintas franjas horarias, adaptándose a las necesidades de uso de la calefacción. Con ellos conseguirás ahorrar energía porque al alcanzar la temperatura deseada se reduce la temperatura de impulsión y la potencia.
  • Por el día programa la temperatura a 21 ºC. Sin embargo de noche debes bajarla a unos 17 ºC. No apagarla, porque sino la temperatura de la vivienda baja tanto que después gastará más al tener que arrancar de nuevo.
  • Otra opción para ahorrar en calefacción consiste en colocar válvulas termostáticas en los radiadores. Con ellas podrás ajustar automáticamente la temperatura en cada radiador, por lo que cada habitación podrá estar a una temperatura distinta. No es necesario calentar todas las estancias de la casa con la misma intensidad. Por ejemplo en la cocina ya hay muchas fuentes de calor.
  • Te puede interesar:
  • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

    Responder
  • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

    Responder
    • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

      Responder
  • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

    Responder
  • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

    Responder
  • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

    Responder
  • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

    Responder
  • […] la ciencia el calor que proporciona la calefacción no “nos sienta bien”. La temperatura ideal de la climatización, por el día no más de 21º y por la noche entre 17º y […]

    Responder
  • […] fuertes producen un gasto mayor. Lo recomendable es mantener una temperatura constante (entre 18 y 21 grados) en la vivienda. Los termostatos programables te pueden ayudar a mantener una temperatura estable […]

    Responder
  • […] temperatura es clave para la confortabilidad de un hogar. Un espacio hogareño tiene una temperatura adecuada a […]

    Responder
  • Como Ldo en CC. Biológicas (y otras varias licenciaturas) puedo asegurar que decir que para el hogar en invierno la buena temperatura es de 19ºC, es desconocer por completo el metabolismo humano: en el hogar, que se está QUIETO, NO debe bajar de los 24ºC, salvo que estemos vestidos como esquimales. Si no, la pérdida NORMAL del calor corporal nos dejaría ‘pajaritos’ en tan sólo media hora. Y también soy meteorólogo, y fuí quien hace ya cuarenta y cuatro años advertí que los ‘gases invernadero’ podrían incluso voltear el eje de rotación de la Tierra, conforme YA se está observando al comenzar a desplazarse dicho eje por el deshielo polar. Que NO deberemos ser todos Gretas con Garbo pero SIN pizca de cerebro.

    Responder
  • Como Ldo en CC. Biológicas (y otras varias licenciaturas) puedo asegurar que decir que para el hogar en invierno la buena temperatura es de 19ºC, es desconocer por completo el metabolismo humano: en el hogar, donde se está QUIETO, NO debe bajar de los 24ºC, salvo que estemos vestidos como esquimales. Si no, la pérdida NORMAL del calor corporal nos dejaría ‘pajaritos’ en tan sólo media hora. Y también soy meteorólogo, y fuí quien hace ya cuarenta y cuatro años advertí que los ‘gases invernadero’ podrían incluso voltear el eje de rotación de la Tierra, conforme YA se está observando al comenzar a desplazarse dicho eje por el deshielo polar. Que NO deberemos ser todos Gretas con Garbo pero SIN pizca de cerebro.

    Responder
  • Sobre que anunciamos incluso el lógico vuelco del eje de la Tierra por el deshielo de los Polos, compruébese en «Blanco y Negro – ABC» de Madrid, el 18 de septiembre de 1976. A ver si puede haber alguna Greta nueva Garbo que me dé lecciones.

    Responder
  • […] temperatura de confort se encuentra entre los 19 y 21 grados, tal y como se puede comprobar aquí. Subir a partir de un grado más puede suponer aumentar el gasto […]

    Responder
  • Por si a alguien le resulta difícil contrastar mi referencia al artículo publicado el 18 de septiembre de 1976, puede verse en
    https://peso-press.blogspot.com/2017/06/donald-trump-parece-querer-completar.html
    y complementarlo con el más moderno
    https://peso-press.blogspot.com/2017/12/en-mal-momento-isabel-zubiaurre-se.html
    Pero no matemos de frío a los que por mil motivos tienen que quedarse quietecitos en casa.
    Ni se limpia la atmósfera prohibiendo a la gente moverse por la ciudad, o convirtiéndola en velódromos para ciclistas o patinetes… Basta que se eche un vistazo a las modernas aspiradoras domésticas, y se instalen ‘torres ciclónicas’ para voltear el aire. Además, clero, de gravar de lo lindo a los vehículos diesel que son quienes provocan concentraciones de óxidos nitrosos; y se dejen felizmente en paz a los motores de gasolina, que sólo ‘respiran’ como las muchedumbres de caballerías con que habría que substituirlos para tener la misma utilidad SOCIAL que un viejo «Seiscientillos» por añejo que ya sea…
    Sin hablar de la enorme contaminación que causa la producción y desecho de ‘baterías’ y ‘pilas’… aunque sean para uso en bicis o tablas de patinar…

    Responder
  • «Además, claro,» … qusie decir…, ¡claro!

    Responder
  • Y por cierto: si alguien tuviese curiosidad y capacidad suficientes para interesarse por los fundamentos filosóficos de la Ecología y, viceversa, los fundamentos ecológicos de la Filosofía,… y que debieran ambos inspirar la necesaria política de convivencia y solidaridad humanas; puede leer la primera parte de la Tesis Doctoral accesible en
    http://webs.ucm.es/BUCM/tesis/19911996/S/3/S3012601.pdf

    Responder